30 noviembre, 2006

Dudas lingüísticas

Personalmente, me gusta que cuando leo en un periódico una noticia, la escucho en la radio o la veo en la televisión: mayormente sea cierta, esté bien redactada, sea interesante… En fin, lo normal que se le puede exigir a profesionales del periodismo o la información (ya dudo más de cualquier cosa que leo en internet, donde a cualquiera, ¡incluso hasta a mí!, se le permite decir lo que le dé la gana sin importar que sea mentira, esté escrito en un pseudolenguaje nada parecido al castellano o cumpla unas reglas mínimas éticas).

Lo malo es cuando esos mismos profesionales me lían, se lían entre ellos mismos y sobre todo: lían a las pobres gentes que culpa ninguna tienen de nada. No hablo hoy de las anécdotas graciosas como las de los presentadores que cuentan la noticia y dicen un: “ahora, contactamos en directo con Xátiva”, y su compañero corresponsal (y seguramente valenciano) contesta: “sí, aquí en Játiva”… Y entonces siempre me río, y mucho…

Hoy me han hecho gracia las pronunciaciones de los nombres y apellidos de gente extranjera, y la disparidad (o más bien inexistencia) de criterios respecto a ello. No estoy muy puesto en reglas para la pronunciación de nombres no castellanos, pero presupongo una regla: si sabes pronunciarlo, pronúncialo bien en el idioma del que proceda; y si no, españolízalo con un poco de gracia (si hace falta diciéndolo como nuestros abuelos: [Klar Gable, Jak Nicholson]).

Ejemplos de un telediario cualquiera:

-Presentador: “La boda de [Tom Cruis] y [Kati Jolm]” -Corresponsal: “La boda de [Tom Crus] y [Keiti Jolms]”
-Pres: “El técnico [Fran Raikard]” –Corr: “El técnico [Frank Raijard]”
-Pres: “El brasileño [Edú] –Corr: “El brasileño [Edu]”
-Pres: “El suizo [Ruyér Federér]” –Corr: ”El suizo [Róyer Féderer]”

¡Y no me digan que son nombres raros, porque todos han estado saliendo la semana pasada en todos los telediarios varias veces! ¿Qué les hubiera costado unificar un poco su criterio?

Luego hay otras en las que no puedo culpar a los “angelicos” porque digan: [Lichensetin], cuando se puede decir [Liechestein] o mejor [Lijtenstain], porque, realmente ¡no hay forma de decirlo bien! (aunque todos se hacen los listos al hablar de Schwarzenegger). Y luego están los nombres árabes como aquella discusión Ben Laden–Bin Laden, que aún no sabemos cómo se resolvió.

En fin, mi queja va más bien por la falta de criterio dentro de un mismo telediario, que deja en completo ridículo al presentador la mayoría de las veces (pronunciando algo de forma distinta a como luego lo hace el reportero). No sé si los editores de las cadenas se han fijado, pero no da muy buena imagen. Uf, ahora caigo: si me pongo tan quisquilloso tendría que escribir un post diario sobre esto… ¡quita, quita!, hala, pues que lo digan como quieran, bastantes problemas hay en el mundo como para preocuparse por eso…

8 comentarios:

infopoeta dijo...

Pues eso hacen ellos... no se preocupan mucho, lo dicen como quieren, y por eso no coinciden ni en el mismo telediario jeje. Chao!

dreamer dijo...

Buh!! xD

tutty dijo...

Yo... flipo... con... la pronunciación de "Michael Schumacher".

He oido por lo menos mil formas de pronunciación... /mi-cha-el-chu-ma-cher/
/ma-i-kel-chu-ma-jer/.../mi-ja-el-chu-ma-ker/
/ma-i-ka-el-shu-ma-sher/...

¿Qué pasa?

O lo dices en español..."michael-eschumacher"
(que "chumache" suena a cachondeo) o lo dices en alemán..."mijael shumajear"
No lo digas en berebere... que no...

Javi dijo...

dreamer: ¡ostra!, otra jebi... (bueno, medio jebi-medio pija-medio... buf!!)

tutty: Jaja, mola lo de "shumajear", es como un nuevo verbo. Se podría decir: "estoy shumajeando", que sería como decir que estoy imitando a "Schumacher".
¿Cómo coj... sería en berebere? xD

El Germen dijo...

Yo veo dos asuntos:

a) Una persona o topónimo tiene más de un nombre comúnmente reconocido:

Xátiva/Játiva, London/Londres, Munich/München, Milan/Milano

incluso nombres artísticos y no artísticos de persona.

Si la pronunciación de ambas palabras en la lengua de discurso pueden ser consideradas suficientemente cercanas como para reconocer que una es una variación de la otra, como por ejemplo: Girona/Gerona, pues me parece correcto que cada interlocutor elija indistintamente cualquiera de ellas.

Si la pronunciación es muy lejana: Vitoria/Gazteiz entonces es mejor referirse la primera vez entre paréntesis, barra, guión o pausa (en el discurso hablado), quizás con una aclaración del tipo: "Edimburgo (ÉdinbArAuh en su pronunciación inglesa o Émb(A)ra en su pronunciación escocesa)..."

En cualquier caso, hay que confiar en la capacidad del oyente de reconocer sonidos parecidos como parecidos y sonidos distintos como distintos, sin imponer a un hablante una determinada pronunciación: Madrid/Madrit, Valencia/Valensia, Barselona/Barcelona, etc...

b) La persona o topónimo sólo tiene un nombre comúnmente reconocido y una pronunciación extranjera.

Si la diferencia es pequeña en el lenguaje del discurso: "Chuchunager/Shvartsenegar" y la gente a la que va dirigida el discurso lo puede entender, no hay problema. Es mucho peor decir constantemente München y que nadie se entere de que te refieres a Múnic, que es cómo la mayoría de gente lo pronuncia en español.

Libertad a la hora de pronunciar y tolerancia a la hora de escuchar, esa es mi opinión...

Javi dijo...

el germen: Sí, estoy de acuerdo contigo que lo importante es pronunciarlo de la forma que más gente pueda entender de qué hablamos; pero mi preocupación reside en que hay ciertos criterios que deben permanecer, como por ejemplo, que si demostrando que sabemos inglés decimos: "Son Cóneri", debemos decir luego "Maiquel Daglas", y no "Micael Duglas".

Claro, hablaba de "empresas informativas", donde no estaría mal que hubiese criterios uniformes para este tipo de cosas.

Gracias por el "rollo", xD, porque amplía y aclara cosas

El Germen dijo...

Bueno, la verdad es que para mí no tiene ninguna importancia que la misma o diferentes personas dentro del mismo medio pronuncien inconsistentemente un nombre de persona o lugar o incluso que lo digan en lenguas distintas. Considero que si es entendido por el público es una cuestion exclusivamente de gusto.

Sí que estoy de acuerdo en que se debe establecer un protocolo informativo, como por ejemplo, citar las fuentes siempre y en estilo chicago (para ver el autor y la fecha sin tener que ir un listado final) al lado de cada proposición controvertida, eliminar totalmente de un artículo periodístico cualquier frase que contenga construcciones evasivas.

Estas cuestiones sí que me parecen importantes hoy en día con respecto a la coherencia de los medios informativos...

Javi dijo...

Bueno, lo de las lenguas distintas (castellano frente a autonómicas) sí que es otro tema que no tiene que ver, y que cada uno tomará según su aceptación o no de las identidades propias de esas lenguas (ya digo que a mí me hace gracia).

Y respecto a las construcciones evasivas, pues la verdad que es un tema en el que también me gusta reparar (será por aquella aspiración pura e idealista que tuve alguna vez, de ser periodista; aunque un periodista extraño, por imparcial, ecuánime y vendido a la verdad, contada sin edulcoración... o sea, un periodista utópico).

Me da a mí que el propio idioma ya ha asimilado este tipo de estructuras como medio habitual para iniciar una comunicación contando algo, de forma que ya se utilizan naturalmente. No obstante, "bien" usadas son un potentísimo instrumento de manipulación: germen de sensacionalismos, controversias y oscurantismos que ningún favor hacen a la formación de ideas claras sobre lo que se está contando.

No navego mucho, pero he visto alguna web interesante en este sentido, porque analiza o "desenmascara" este tipo de errores... por ejemplo: Malaprensa