22 octubre, 2007

Nuestros manipulados medios de comunicación

No me voy a extender mucho, porque creo que es una cosa tan evidente que no merece más que tomar directamente cartas en el asunto. No sé si se dan cuenta, pero estamos hartos de que los de arriba nos manipulen para pensar lo que ellos quieren, para votarles a pesar de que no sabrían gobernar ni la vida de un tamagotchi, para que estemos callados mientras se enriquecen a nuestra cosa mientras nosotros trabajamos como negros para ellos.

La situación de los medios de comunicación en España es penosa, patética, caótica. Todos son de algún partido, todos están enormemente influenciados por sus políticos dueños, no existe la imparcialidad, y los grandes perjudicados son los millones de españoles que se mueven dentro de un océano confuso de noticias.

-En la prensa, cualquier análisis de una huelga, de una manifestación, de un atentado, de una inocente quema de banderas, es tratado de forma totalmente opuesta por ABC y El País, por El Mundo y La Razón (y podría seguir con el resto de periódicos, sujetos a los designios de cada grupo de comunicación propietario de los mismos). La llegada de nuevos diarios como Público podría mejorar esto, pero no tardará en vérsele algún "plumero".

-En la televisión, igualmente se le dan más minutos a las noticias que interesan a uno u otro bando, a izquierdas, derechas, centro, "parriba" o "pabajo". Totalmente opuesta es la noticia si se trata de Antena3 y de Telecinco. En este caso, el gobierno de izquierdas tiene también a su favor, no sólo la mayoría de las privadas, sino que también cuenta con una Televisión Española pública totalmente parcial (en Andalucía habría que sumar Canal Sur, que no es más que un panfleto de los acomodados socialistas andaluces, que jamás saldrán del poder a este paso). La llegada de La Sexta podría contrarrestar un poco a Cuatro (con influencia de izquierdas), pero tiene poca audiencia y no será suficiente.

-En la radio, más de lo mismo. La pelea entre Cadena COPE y SER es terrorífica, y como siempre entre izquierdas y derechas. Ambos mienten más que hablan, e intentan manipular a sus oyentes como auténticas hienas. Posiblemente Onda Cero sea la que escape un poco de esta lucha, aunque es más por no mojarse demasiado que por decir exactamente la verdad. Hay más fórmulas, como Punto Radio, pero sin suficiente cobertura todavía en el territorio nacional como para llegar a ser referencia de imparcialidad o no.-Y luego está internet... Internet todavía no se sabe hacia dónde va, ni siquiera qué es. Todavía cualquier persona desequilibrada o sin escrúpulos puede escribir ahí (ejerciendo su supuesta libertad de opinión o expresión); pero el problema es que cualquiera puede decir demasiadas mentiras sin que nadie pueda establecer un filtro para las mismas. Quizá la mayor manipulación venga desde internet, porque es una manipulación sin control. Eso sí, innegable es que el futuro de la comunicacion está en la red, pero bueno, de momento está en pañales y tiene mucho que regular para poder ser un medio fiable.

En fin, vamos, con este panorama dan ganas de crear un periódico, una radio, una televisión, para acabar con todo esto. Yo no soy de ningún partido (quizá en lo deportivo sí que me tiran más los equipos pequeños, y entre Madrid y Barça me quedo con el pobre), y en esto estaría mi "virtud", porque tendría una enorme capacidad para ser imparcial y riguroso. No sé, simplemente, los que sean capaces de no venderse a una u otra causa, que se vengan conmigo. Es sencillo, cambiaremos el mundo.

5 comentarios:

Jesús dijo...

A ver, si has visto el anuncio de público sabrás de sobra que no es imparcial desde su nacimiento... vamos que ponen como futuro todos los "logros socialistas" de esta legislatura, si canal sur es un panfleto no sé como calificarías a telemadrid, en Madrid la llama teleEspe... es mil veces peor que canal sur.
Es imposible ser imparcial porque somos humanos y tenemos ideas, de lo que para nosotros es correcto y lo que no... podemos pensar en igualdad para todos, o que nos sobran emigrantes, al final tu idea de lo correcto tiene una orientación (y no todas tus ideas de lo correcto tiene porqué tener la misma orientación)
En fin, que si tu idea de salvar el mundo es la imparcialidad te va a ser difícil conseguirlo con seres humanos... quizá con simios o ballenas tengas más suerte...

neox dijo...

Canalsur es muchísimo peor que telemadrid.
Yo donde esté libertaddigital que se quite lo demás

Jesus dijo...

Libertad digital, menudo nombre para un periodico, debería llamarse gaviota digital... o DND (averigua que significa...)

Javi dijo...

Bueno, parto también de que la imparcialidad total es imposible; pero hace años existía una palabra titulada "objetividad", que hoy por hoy ya no se usa apenas (bueno, sí se usa, pero pervirtiéndola). Basta con contar lo que ha pasado, LO QUE HA PASADO. Si son 100.000 manifestantes, yo voy a contar que son 100.000, no 10.000 ni 1 millón, no. Eso es ser imparcial, u objetivo.

Por definición, nunca se llegará al 100% de objetividad o imparcialidad, pero si nadie intenta ponerse ese 100% como meta, la situación no mejorará.

Otra cosa es definir las "pocas" noticias que se van a contar de entre los miles de acontecimientos diarios que se producen en el mundo, y esa tarea sí marcaría mucho lo que va a conocer o no tu audiencia (esa tarea la dejaremos para más adelante, porque es otra forma de manipulación).

Eso sí, importante: Uno no puede juzgar cosas que no conoce, yo no conozco TeleMadrid, pero por ejemplo "neox" sí es buena referencia, porque conoce ambas autonómicas. Me fiaría más de él, aunque me da igual, ambas son panfletos.

Javi dijo...

Por cierto, si no existieran cosas como Libertad Digital, la COPE actual (no la del siglo pasado), la SER, El País o medios de ese estilo tan partidista, habría que inventarlos.

Son claves para fomentar el pensamiento crítico de los ciudadanos. No de los que ya están "captados", que esos nunca van a ayudar a cambiar las cosas, pero sí de los que aún son capaces de pensar. Y ya dije antes que yo me suelo tirar más por los pobres (así que en ningún lado digo que sea imparcial, precisamente).