17 agosto, 2017

Inocentes locos matando a cambio de nada

Madrid, Nueva York, París, Berlín, Barcelona, Londres... primer mundo, y por supuesto también en el segundo Afganistán, Yemen, Libia, Irak, Siria, Túnez... Ya sea países musulmanes, cristianos, ateos o lo que sea. Ridículo espantoso para toda la humanidad, ridículo para todo el mundo musulmán, ridículo para sus propias comunidades.

La mayoría son jóvenes sin futuro, sin cultura, tuvieran estudios o no, analfabetos integrales, manipulables... simplemente se dejan morir por los ideales de otros, por algo que les han contado, que realmente no entienden. Se dejan morir por personas que jamás morirían por ellos, que son los que mandan, pero que siempre permanecen en su silla mientras un montón de niños y jóvenes se matan sin más remedio, sin consuelo, sin nada tangible a conseguir, más que perder su vida indiferente y vanamente.

Hoy a vuelto a pasar, indiscriminadamente, llevándose por delante a un montón de inocentes, como ellos son; y mientras los desalmados que los mandan, están tan tranquilos en sus poltronas, en sus ricas vidas comiendo cerdo y bebiendo alcohol, porque a ellos les importa nada su religión, por qué envían a esos niños a la muerte, simplemente quieren perpetuarse en el poder, perpetuar sus oligarquías y mantenerse ahí frente a todo. Si sus países fueran justos, los ciudadanos votarían para echarlos y eso no se puede permitir. Y mientras, la Europa vieja que los acoge, que acoge a los ciudadanos que huyen de sus países, sufre también esa barbarie.



Hoy ha tocado a España, pero antes fue en otros lugares, y después repetirá en muchos más, y sin duda que nos tocará también de nuevo en nuestro país. Simplemente nos queda el ser fuertes e inamovibles, el no permitir que eso nos haga cambiar, que modifique nuestra vida, que es lo que quieren, seguiremos adelante y acabaremos con ellos con nuestra indiferencia.

De hecho, los que acabarán con ellos serán los propios hermanos musulmanes, que algún día se manifestarán de verdad también en nuestros países para reclamar que para nada son lo mismo unos que otros, que están completamente hartos, y que dejen de matar en su nombre...

Y mientras la policía sigue rebuscando por Barcelona, y mientras muchos españoles aterrados y muchos extranjeros planeando modificar sus vacacaiones por miedo, es lo normal, ya pasó en muchos lugares. Sólo nos queda rezar por ellos a algunos, y solidarizarnos con ellos a otros, porque nuevamente unos inocentes locos, convertidos en despojo humano a través de un lavado de cerebro radicalizador, volvieron a matarse a cambio de nada, mientras otros se ríen desde su trono con su turbante...

10 agosto, 2017

Donar el 0,7% de lo que nos sobra

Este es un tema que estuvo de bastante actualidad hace unos años, y que hoy en día pasa totalmente inadvertido. Se trata del famoso 0,7% de la Ayuda al Desarrollo, que fue un acuerdo de varios países ricos para donar el 0,7% de su Producto Nacional Bruto a los países subdesarrollados, acuerdo que hoy en día sólo han cumplido los típicos: Luxemburgo, Holanda, Dinamarca, Noruega, Suecia...  Algunos, muchos otros no llegan ni al 0,5%

La idea, aunque insuficiente, trataba de redistribuir un poco la riqueza mundial, sin darse cuenta de que el porcentaje de nuestras ganancias que se debe al sometimiento de los países pobres frente a los ricos, a nuestro aprovechamiento de sus recursos, al sistema establecido de préstamos imposibles de pagar, y en general al capitalismo que jamás permitiría a un pobre y a un rico dejar de serlo, porque en eso consiste este sistema. Al fin y al cabo, si realmente quisiéramos un mundo justo y un reparto coherente de la riqueza, probablemente tendríamos que dar la cuarta parte de nuestro PNB, como poco...

En fin, el caso es que nunca se puede decir que una cifra es poca, pero al menos es la que es, así que sería un buen punto de partida.

¿Cómo puedo contribuir yo a eso?, teniendo en cuenta que ya contribuye el país por mí. Bien, yo quisiera extrapolarlo a nuestro comportamiento personal, de forma que cada uno de nosotros pudiera hacer ese mismo "sacrificio" donando el 0,7% de lo que nos sobra, es decir, de nuestro ahorro anual a causas sociales.




Ojo, aquí tendríamos un caso curioso, porque si un ciudadano llamado Pepe Pérez, que entre ingresos y gastos mensuales sólo tiene un saldo favorable de 20 euros, dona 1 euro a causas sociales, habría donado mucho más dinero en comparación que un ciudadano llamado Rico Millonetis, que entre ingresos y gastos mensuales tiene un saldo favorable de 10000 euros, que donase 300 euros al mes. Por eso, lo de los porcentajes en estos casos nos iguala a todos un poco.

Bien, una vez dicho esto, yo os propongo hacerlo durante el próximo año. Donar ese insignificante 0,7% de lo que ganéis entre gastos e ingresos a causas sociales.

La idea es, a final de cada mes, restar lo que hemos ganado con lo que hemos gastado (ojo, incluyendo por supuesto un prorrateo de los gastos fijos anuales, como el seguro del coche o la declaración de la renta, ya que si por ejemplo el seguro son 480 euros, debería sumarme 40 euros al mes para ser justo respecto de mis gastos). A esa diferencia le haré el 0,7%, y todo ese dinero, que a veces puede ser poco, muy poco, lo donaré a causas sociales diversas.

¿Qué entiendo por causas sociales? Pues no quiero ser estricto, así que valdría darle 1 euro a un pedigüeño en la calle, dar 50 céntimos en el cepillo de una iglesia, comprar una papeleta de 2 euros para una rifa benéfica de una asociación vecinal, comprar un paquete de pañuelos a un subsahariano en el semáforo, enviar un SMS con la palabra "ayuda" al 555XX para colaborar con cierta causa, etc...

Nuestro objetivo de ayuda, para no ser unos "ratas" y para que los cálculos sean más sencillos, podríamos aumentarlo hasta el 1%.

La verdad es que hay gente que da mucho más, y realmente más que dar el 1% de lo que nos sobra, deberíamos dar el 1% de lo que ganamos (que tampoco es tanto en general), lo que en vez de acabar siendo 20 euros al año podría acabar siendo hasta 200 euros, que como digo, no es tanto.


No sé si seguiré el ejemplo, ahí os lo dejo. En cualquier caso, seguro que el mundo sería un mejor lugar para vivir, que al final es la idea...

05 agosto, 2017

Mis mejores entradas (y 36)

--Post preferido del 876 al 900 (18-Feb-17 a 02-Jul-17)--

Carrero Blanco, el presidente volador

-Este post iba sobre... la libertad de expresión, que tan importante es, sobre saber reírnos de nosotros mismos, sobre saber qué importa y qué no, quién está intentando hacer sangre o leña del árbol caído y quién simplemente está jugando con el humor. En este mundo actual estamos muy necesitados de risas, y a veces la risa es lo último que nos queda, para no llorar.

-La motivación para escribirlo fue... de vez en cuando hay una denuncia a alguien que simplemente ha hecho un chiste de mal gusto en Twitter, que no se deben hacer... El problema es cuando la autoridad empieza a tomar la justicia por su mano y cualquier cosa es mal gusto y acaba siendo censurada. Entonces, todos perdemos.

-Tras los comentarios, mi opinión cambió en... no hubo.

-Me he decidido por él, porque... no había ninguno realmente merecedor, y qué mejor que apostar fuertemente por la libertad de expresión, que al final es un pilar clave de internet, o al menos de la red como la conocimos, la conocemos, como no sé si en el futuro seguirá siendo.

31 julio, 2017

Mis primeros juguetitos por Amazon

Para todo hay una primera vez, y hay primeras veces que hacen cierta ilusión. Es el caso del día de hoy, en el que acabo de recibir mis dos primeros juguetitos a través de Amazon.

Es cierto que alguna vez había realizado pedidos por Amazon o alguna otra, pero siempre formaban parte del pedido de otra persona, que muchas veces aprovechaba para evitarse portes o gastos extra al añadir mi parte. Por poner un ejemplo: recuerdo que hace casi una década pedí el libro "Historia de Dos Ciudades", de Dickens, en versión original (libro que curiosamente ahora mismo descansa a 2 metros de mí y que nunca llegué a leer, ojo, con intención de hacerlo alguna vez, eso sí).

En fin, a lo que vamos: hace menos de una semana me hice por fin mi primer usuario en Amazon, y tras dudar de si comprar un bote gigante de Espirulina o un canvas 2x2m. para el dormitorio, al final me decanté por dos juguetitos electrónicos relacionados con el audio.



El primero me permite escuchar con mi televisión o cualquier otro cacharro unos auriculares bluetooth, por lo que puedo oír sin cables cualquier cacharro sin molestar a otras personas, cosa que probaré seguramente a lo largo de la tarde. El segundo es más curioso, pues se trata de un walkman con salida USB que por tanto me permite grabar cualquier cinta de cassette a mp3 en el ordenador (ahora mismo estoy probándolo con una cinta llamada "Los Grandes de Virgin" en el Audacity y parece que todo va en orden, pues los Simple Minds,  Mike Oldfield, la E.L.O. o Bryan Ferry se escuchan divinamente).



No creo que de aquí a la fiebre consumista quede demasiado trecho, pero lo cierto es que ambos aparatos (o una funcionalidad similar) los venía buscando hace tiempo, así que por un módico precio y sin gastos de envío aquí los tengo en casa.

Como curiosidad y queja amarga a Amazon, puse un lugar de recogida cerca de casa porque preveía no estar disponible, y fue mi sorpresa al llegar que no me pidieron más que mi nombre y me dieron sin más el paquete, saltándose todo el sistema de seguridad, que al menos consiste en un código de seguimiento y enseñar el DNI, ¡qué menos! (mientras tanto suena el "Invisible Touch" de Genesis, otro temazo de estos de Virgin). Si nos ponemos así, uno puede recoger el paquete de cualquier otro y desaparecer entre la niebla para siempre con sus juguetitos...

El objetivo del cacharrito de las cintas es grabar viejas cassettes (sobre todo grabaciones de grabadora de mano) para evitar que desaparezcan para siempre, aunque quizá acaben siendo antes pasto del tiempo los ficheros mp3 en los que las convierta, antes que los propios soportes digitales, quién sabe...

27 julio, 2017

Alcanzadas las 70.000 visitas en un post

No es una cifra exacta, ni efeméride completa que se cumpla, ni es algo de lo que me sienta especialmente orgulloso ni nada, pero como curiosidad que os la dejo aquí.

Resulta que el artículo más exitoso de esta bitácora hasta ahora ha alcanzado ya las 70000 visitas desde que lo publicara allá por 2013, ni siquiera hace aún 4 años. En él hablaba de 20 juegos para jugar en la piscina, tras mucho jugar por aquellos veranos con mis sobrinos, sobrinos segundos e incluso primos de mis sobrinos. Así, inventaba algunos juegos, recuperaba otros o simplemente repetía los ya existentes. Tras un tiempo, comenzó a aparecer en los primeros lugares de Google, llegando a convertirse en un auténtico referente a la hora de buscar juegos para la piscina como es ahora.



Hoy ha llovido bastante desde entonces (no tanto en los veranos, desde luego), y al menos de momento este verano aún no lo hemos llevado a cabo... será el paso del tiempo, será que algunos se hacen mayores u otros nos hacemos más viejos, será que simplemente las cosas son como son y no como Piqueras nos las cuenta todas las noches, pero sin duda que algún día a alguien le harán falta, y por eso y para eso ahí las dejé, ya no sólo a modo de consulta para nosotros, sino para cualquiera, y a fe de que a muchos les ha encantado o servido, y sólo con que otros niños allende los mares hayan disfrutado alguno de estos juegos por haberlos leído aquí, ya merece la pena.

Eso sí, os espero en agosto para las olimpiadas de este año en la piscina, tradición que por supuesto no ha de perderse, y a modo de curiosidad también diré que hace un par de semanas inventamos un nuevo juego, que a su debido tiempo explicaremos (mezcla de waterpolo y rugby, pero quizá lo más parecido que se me ocurrió en el momento fue una especie de quidditch acuático sin escobas...), y les mantendremos informados de los primeros resultados, claro que sí.

23 julio, 2017

Los últimos veteranos de los 70

Como muchos sabréis, estos días-meses-años estamos a punto de dar carpetazo deportivo a la generación nacida en los años 70, hagamos un homenaje a los últimos, no los de Filipinas, tanto a nivel nacional como internacional de primera fila…

-Fútbol: Aquí tenemos en el extranjero un gran ejemplo: Gianluigi Buffon, portero de Italia desde hace décadas, que probablemente lo deje tras el Mundial de 2018. Otro italiano que ha estado hasta este año es Totti, toda una vida en la Roma. En la liga española ya se ha retirado el último este año, el malaguista Weligton, mientras que entre los nacidos en nuestro país, Xavi (nacido ya en enero de 1980) es uno de los más veteranos tras dejarlo Valerón.



-Baloncesto: Aquí tenemos bastante ejemplos de españoles en nuestra liga, como Albert Oliver, Alex Mumbrú o Laia Palau, que probablemente participe con España también en el Mundial de 2018, tras ganar el Europeo.  En la NBA este año han jugado leyendas como Vince Carter, Manu Ginóbili y Dirk Nowitzki, que probablemente sigan el que viene.

-Tenis: En España sigue en activo Rubén Ramírez Hidalgo (llegó a ser nº 50), mientras que en el extranjero, aunque cada vez los jugadores son mayores, no hay demasiados ejemplos, principalmente la leyenda Tommy Haas (ya salía en videojuegos de hace 20 años, recuerdo uno de la MegaDrive), que lo deja este año rozando los 40 e Ivo Karlovic (cañonero aún entre los 20 mejores habitualmente). Entre las mujeres y aunque sea en dobles, Kimiko Date aún colea.



-Ciclismo: Este suele ser un deporte donde muchos lo dejan jóvenes, mientras que otros pasan de 40. Este año en España tenemos compitiendo a Haimar Zubeldia (25 vueltas grandes acabadas) y Ángel Vicioso, y por supuesto aún en activo otros veteranísimos que tuvieron que hacer las Américas por el dopaje, como Paco Mancebo y Óscar Sevilla. En el extranjero aún sorprende a ver a Davide Rebellin compitiendo.

-Balonmano: También un deporte en el que habitualmente aparecen veteranos. En España, claros ejemplos son "el artista" Juanín García y JJ Hombrados. En el extranjero, buenos ejemplos son los franceses "ganalotodo" Omeyer y Narcisse.

-Ajedrez: Aquí es diferente, el número 3 Kramnik o el número 9 Anand (¡incluso es de los 60!), lo demuestran. En España, tras la "desnacionalización" de Shírov, no tenemos a nadie a alto nivel de estas edades, aunque los veteranos seguirán compitiendo hasta la vejez como es debido.

-Atletismo: En España tenemos el claro ejemplo de Ruth Beitia, reciente campeona olímpica, que está en su mejor momento.



-Motos: Aquí contamos con un gran ejemplo como Valentino Rossi, que sigue dando guerra y aspirando a un nuevo título mundial a pesar de su veteranía.

-Coches: En la alta competición un gran ejemplos son los Raids (dado que en la Fórmula 1 ya no queda ninguno), donde gente como Loeb, Peterhansel o Sainz (¡estos dos últimos de los 60 incluso!) aún da el do de pecho.

  En fin, vaya desde aquí este homenaje a muchos de ellos, que comenzaron a competir en los 90 cuando aún tenían edad para ser nuestros ídolos, por ser aún mayores que todos nosotros, los millenials. Ahora quedan pocos de ellos, y ya incluso comienzan a retirarse millenials como Arbeloa, Berni Rodríguez, Jenson Button, etc...  El ciclo sin fin que le dicen... si ya hasta hay deportistas nacidos en el siglo XXI... ¡a dónde vamos a parar!!! 

16 julio, 2017

Los mejores en el páramo de hace 25 años

Estos días hace 25 años de aquellas 2 semanas inolvidables y mágicas que vivimos los que aún lo recordamos, mayores de 30 todos, millenials algunos, nosotros, incluso centenarios otros, nuestros abuelos.  España fue el centro del mundo durante ese año, y más si cabe durante los JJOO de Barcelona, donde España se mostró al mundo capaz de eso y de más, y donde además nuestros deportistas fueron partícipes de un gran cambio de mentalidad que dura hasta nuestros días.

Hoy puede sonar a chino, a arcaico, a batallitas del abuelo, incluso a imposible, pero cuando comenzó 1992, hace 25 años, España no había sido jamás campeona del mundo u olímpica más allá del hockey, ningún deportista español había ganado más de un Tour de Francia, ni habíamos ganado el mundial de Fórmula 1 o el de MotoGP (500cc. por entonces). Por supuesto, la última Copa de Europa la había ganado el Real Madrid hacía 26 años, y para encontrar una mujer española campeona del mundo en algo había que escarbar casi hasta el centro de la Tierra... sí, nuestro deporte era un páramo hace 25 años, y entonces no hizo más que despegar.  Como muestra, las irrisorias 4 medallas que ganó España en los Juegos de Seúl en 1988. Y como botón casi exagerado, la comparación entre las 22 medallas que España había ganado en las 23 ediciones de los Juegos Olímpicos previas a esos juegos de Seúl, y las mismas 22 que consiguió sólo en Barcelona. Algo, sin duda, cambió en la montaña mágica de Montjuich...

Como curiosidad, y un poco a ojo, me gustaría hacer un pequeño juego parecido al de los Pronósticos deportivos de 1992 que hice hace semanas, y a imagen y semejanza de las listas de los 100 mejores deportistas masculinos españoles de la historia y las 60 mejores deportistas femeninas españolas de la historia. 



Ahora los logros de todos son impresionantes, pero... ¿cuáles habría elegido a comienzos de 1992 como los mejores deportistas chicos y chicas españoles de la historia?  Hagamos esa práctica de documentación-ficción.

Los mejores 30 deportistas masculinos españoles de la historia hasta 1992:

1- Severiano Ballesteros (golf)

Considerado uno de los 10 mejores de la historia (y el mejor no EEUU). Fue número 1 del mundo 4 años (83, 84, 85 y 88), y ganó 5 majors y 5 Ryder Cups.

2- Ángel Nieto (motociclismo)

13 veces campeón del mundo en categorías menores (50 cc. y 125 cc.). No se sabe lo que hubiera pasado si lo hubiese intentado en las más grandes. Por esta época era el segundo piloto con más grandes premios ganados (90), y títulos mundiales. Además fue 4 veces subcampeón del mundo.

3- Paco Fernández Ochoa (esquí)

Oro olímpico en slalom en 1972. 'Paquito' fue el tercer oro olímpico español de la historia y hasta la fecha el único en JJOO de invierno. Además ganó una prueba de la Copa del Mundo y fue bronce mundialista una vez.

4- Juan Antonio San Epifanio "Epi" (baloncesto)

1 Plata olímpica (1984). Elegido mejor jugador europeo de los 80 (L'Equipe). Por aquel entonces Epi estaba considerado el mejor jugador español de la historia.

5- Manolo Santana (tenis)

Ganador de 4 torneos del Grand Slam, 2 veces finalista de la Copa Davis y victoria en la exhibición olímpica del tenis en 1968. Sus triunfos los consiguió antes de la Era Open, por lo que no competía con los mejores del mundo (caso similar al de Ángel Nieto), pero fue una auténtica superestrella en España.

6- Herminio Menéndez (piragüismo)

3 medallas olímpicas en 3 JJOO (2 platas K-4 1000 y K-2 500; 1 bronce en K-2 1000). Además fue 1 vez campeón mundial (1976 en K-4 1000) y 7 medallas más.

7- Manuel Estiarte (waterpolo)

Nombrado 6 años seguidos mejor jugador del mundo (1986-91)

8- Joaquín Blume (gimnasia artística)

Ganó 5 Oros en el Campeonato de Europa de 1957 (incluido el concurso completo), en un campeonato que era casi como un Mundial. Favorito para medallas en los JJOO de 1960 murió en accidente en 1959


9- José Luis Doreste (vela)

Oro Olímpico en 1988 (en Finn [sólo]), y 2 veces Campeón del Mundo (en Star [dúo] y Finn).


10- Guillermo Timoner (ciclismo en pista)
 
6 veces Campeón del Mundo de medio fondo tras moto (55, 59, 60, 62, 64 y 65), y 2 veces segundo.

11- Luis Suárez (fútbol)

1 vez Mejor jugador del mundo (1960) y otras 3 veces entre los 3 primeros.  Ganador de 1 Eurocopa (1964) y de otros 13 títulos

12- Ruy López de Segura (ajedrez)

Número 1 del mundo de ajedrez, en el siglo XVI.

13- Perico Delgado (ciclismo en ruta)

Ganador de 1 Tour de Francia y 2 Vueltas a España. Por su mala cabeza o su mala suerte perdió al menos 2 Tours más que debió haber ganado.

14- Luis Doreste y Roberto Molina (vela)

Oro olímpico en 470 dúo 1984. Además Luis ganó un Mundial en 1985 en categoría Flying Dutchman

15- Jordi Tarrés (trial)

4 veces campeón del mundo

16- Sito Pons (Motociclismo)

2 veces campeón del mundo de 250 cc.

17- Carlos Sainz (rallies)

Campeón del mundo de rallies en 1990
 
18- Eladio Vallduví (tiro olímpico)

2 veces Campeón del Mundo de tiro en foso olímpico (78 y 82), y participante en 5 JJOO.

19- José Manuel Egea (kárate)

2 veces Campeón del Mundo (88, 90) y 6 veces campeón de Europa

20- Jorge Martínez Aspar (Motociclismo)

4 veces Campeón del Mundo (1 en 125 cc.)

21- Luis Álvarez Cervera (equitación)

Participó en 6 JJOO y consiguió 9 diplomas olímpicos.


22- Martín López Zubero (natación)

Oro mundial en 200 espalda en 1991

23- Paco Gento (fútbol)

Ganador de la Eurocopa (1964) y muchos títulos con su club. Único español elegido entre los 50 mejores jugadores del siglo XX.

24- Francisco Villota y José de Amézola (pelota vasca)

Ganaron el Oro Olímpico en 1900, en cesta punta. Hasta 1998 no se les consideró ganadores de medalla olímpica, tras una investigación. Finalmente se les atribuyó la medalla, por lo que son los primeros medallistas olímpicos españoles de la historia.

25- Santiago Amat (vela)

Bronce Olímpico en 1932, en clase Snowbird [sólo]. Fue el primer medallista individual español de la historia.

26- José Navarro Morenés (hípica)

2 Medallas Olímpicas (Oro por equipos en 1928 y Plata en 1948). También fue Campeón del Mundo en salto de longitud a caballo.

27- Federico Martín Bahamontes (ciclismo)

Primer ganador español del Tour de Francia (1959), y vencedor del Gran Premio de la Montaña en las 3 vueltas grandes.

28- Juan Antonio Corbalán (baloncesto)

Plata olímpica en 1984 y elegido mejor jugador de un Eurobasket.

29- Lorenzo Rico (balonmano)

Llegado a ser considerado mejor portero del mundo.

30- Luis Ocaña (ciclismo)

Ganador del Tour de Francia en 1973.

Las mejores 10 deportistas femeninas españolas de la historia hasta 1992:

1- Carmen Valero (atletismo)

Ganó dos Campeonatos del Mundo de campo a través (1976 y 77), y primera atleta española en participar en unos JJOO.

2- Pepita Cuevas (patinaje de velocidad)

4 veces Campeona del Mundo entre 1967 y 1968

3- Coral Bistuer (taekwondo)

2 veces Campeona del Mundo en -65 kg. (1985 y 1987), y 4 de Europa. Además ganó el Bronce en Seúl como deporte de exhibición.

4- Miriam Blasco (judo)

Campeona del mundo en 1991

5- Arantxa Sánchez Vicario (tenis)

Campeona de Roland Garros 1989

6- Blanca Fernández Ochoa (esquí alpino)

Ganadora de 4 pruebas de la copa del mundo

7- Theresa Zabell (vela)

Mundial en 1985 en clase Europa y Europeo 1991 en 470

8- Lilí Álvarez (tenis)

3 veces finalista de Wimbledon en los años 20. Ganadora de Roland Garros en dobles. Gran pionera del deporte español.

9- Débora Alonso, Lorea Elso, Teresa Fuster, Isabel Gómez, Montserrat Martí y Gemma Royo (gimnasia rítmica)

Campeonas del Mundo de Concurso Completo en 1991.

10- Mari Cruz Díaz (atletismo)

Oro Europeo en 1986 en 10km. marcha


Como comentario final, es impresionante sobre todo el avance de las mujeres en nuestro deporte, eso sí que era un páramo antes de 1992...


11 julio, 2017

La verdugo del siglo XXI

Conduce pausadamente en su buga dejando atrás un reguero de destrucción, tarareando canciones de rockeros pasados de moda, galopando y cortando el viento melena al aire, mientras el horror fue sembrado con un simple giro de muñeca.

Ella, la verdugo del siglo XXI ha liquidado hoy otros 5 contratos más. Es un trabajo rutinario, sí, todos los días da de baja en su gran empresa por lo menos a 3-4 trabajadores. Normalmente son despidos por no haber cumplido objetivos, aunque en muchos casos son contratos temporales y por obra y servicio que vencen.

Trabajo rutinario el de verdugo del siglo XXI, firmando la sentencia de muerte de otra vida laboral. La semana pasada cayeron hasta 6 padres de familia que eran los únicos que trabajaban de su hogar, e incluso esta semana dos embarazadas que acababan contrato (y da muy mala imagen despedirlas, aunque no es el caso), contratos finiquitados a lo bestia aprovechando una ley injusta que maltrata al trabajador y permite a las empresas tratarlos como a simples estadísticas.

Ella recibe la información, analiza, busca, imprime, sella y marca en un Excel, así, de un plumazo cierra una historia, a veces de 1 mes, a veces de 1 año, a veces de media vida trabajando en la empresa, como si nada, sin remordimientos, la verdugo del siglo XXI...



Debe ser y es un trabajo estresante, pues tienes en tu mano las esperanzas de mucha gente, y nunca es para bien. Uno ha de endurecerse creando cierta capa de callo para aguantar semejante tensión, el estrés de sentirse a la vez poderoso y temido, y a la misma vez odiado y puede que hasta tenido en compasión. No es más que un trabajo, pero muchos renunciarían a él ante la presión que ello supone. No, nadie ha tomado represalias contra ella, pero la sola sonrisa al cruzarse a sus compañeros puede hacerles pensar un "qué cínica".

Ella, la verdugo del siglo XXI, toma datos, analiza, recibe la decisión final, imprime, sella, ejecuta, notifica... ella, jugando con nombres desconocidos y DNI que no dicen nada, a veces de gente cuya cara ha visto alguna vez quizá en un reclutamiento, o que simplemente le suenan. Ella no entiende de barcos, de historias, de sentimientos, sólo ejecuta y ejecuta órdenes... Así, día tras día, mientras otro compañero es el encargado de dar las altas, buenas noticias, nuevos sueños e ilusiones, a la vez que la verdugo va segando vidas laborales, encargada de las bajas, las malas noticias, las pesadillas y las desilusiones.

Así, día tras día dando malas noticias, hasta que un buen día le llega la notificación que nunca esperaría: esta vez era su propio compañero, el de las altas... y ella, cómo no, como siempre, apunta, sella y ejecuta... adiós compañero, que te vaya bien, y mientras ella, hierática e incorruptible, sin sentimiento a la vista, va poco a poco dando los pasos, contando los días, meses, años para ese momento final en que ella misma, la verdugo del siglo XXI tenga que sellar su propio despido, su finiquito, y de igual manera, con el gesto frío y distante de la realidad, recibirá la notiricación, buscará su expediente, lo imprimirá, lo sellará y lo marcará en la hoja de Excel, dejando que algún nuevo becario la archive, que para eso ya no está una... y esa tarde abandonará la empresa, casi sin hablar, con la frente alta y la conciencia completamente limpia, dando su último servicio siendo ella misma el último expediente, como verdugo de sí misma, qué ironía...

06 julio, 2017

Posteando, que no es poco

Años atrás solía escribir al llegar de la facultad, muchas veces antes de cenar y otras una vez cenaba, ya en mi habitación del piso de estudiantes.

Otras veces lo hacía en Porcuna, sobre todo en vacaciones o los fines de semana, primero en un viejo ordenador y después en uno más moderno que regalé a mi madre con uno de esos primeros sueldos que hacen ilusión gastar en eso, y que aún permanece en su lugar.

Ahora lo hago desde otro lugar, sin mucho tiempo, en huecos que voy teniendo, a veces cada 3 semanas, escribiendo durante un par de horas 3 post seguidos para tener que publicar, así es el no tener demasiado tiempo para estas cosas, y eso influye como ya he dicho en otras ocasiones en la inspiración: si no tenemos tiempo para pensar, para tener la mente en blanco mirando al horizonte y para aburrirnos, difícilmente estimularemos nuestra imaginación y difícilmente fluirá líquida hacia el infinito creador, y así es bastante complicado pergeñar algo que realmente merezca la pena, pero ahí sigo, por supuesto.



Hoy son las 8 y cuarto y creo que puedo disponer de un cuarto de hora para escribir, sin musa ni nada, aporreando teclas sin ardor inspirador, como autómata que no decide por sí mismo qué decir. No sé qué tendría que decir, qué interesaría que dijera o qué cosa incluso debería callarme. Y así me presento desnudo ante el público del mar, en una botella sin etiqueta que muestra su interior pudorosa y avergonzada inevitablemente.

Recuerdo ahora que cuando no tenía blog también escribía tiernamente en mis 12 ó 13, aporreando un viejo teclado en WordPerfect, cosa que los niños de ahora verían antediluviano; escribiendo tonterías consentidas y sin sentido que unas y otras creaban todo un mundo interior con el que defenderse de un hostil mundo exterior. No sé si esta bitácora no será lo mismo, una defensa frente al mundo exterior que a todos nos agobia y agota, y a mí por supuesto también, y por eso ahora que la angustia o la ansiedad me puedan querer tirar al suelo, escribo premeditadamente, para aliviar tensiones, para soltar lastre, para desanclar pulsiones, para librar ataduras. Y así, despacito se me van los 15 minutos que tenía, pergeñando otro atentado público en la red, mientras una pesada mosca revolotea por toda la habitación posándose de vez en cuando en mi tronco desnudo (verano que es), azotado por el viento de un ventilador bestial que no es capaz de emitir suave brisa, será cosa de los "chinos".

Y mientras pasa el tiempo y aporreo, pienso en cómo sería si tuviera horas libres de sobra para soñar, para inspirarme e imaginar, para divagar y soltar todo eso plasmado en quién sabe qué, quizá en escritura, cómo no, pero quizá en miles de artes si tuviera ese gen activo, el del artista multidisciplinar. Pero yo no tengo lienzo ni arcilla, no cuento con partitura o cámara de vídeo (quizá en el móvil...), sólo tengo un teclado y una conexión a internet, ¿qué puedo hacer si no...? Y se me va el tiempo, se me agota, llega la hora casi de cenar, y qué sería de mí si tuviera ahora que bañar a mi bebé, entonces el blog desaparecería o acabaría siendo uno de esos blogs de artículos breves para no morir, para superar su propia supervivencia, pero siempre vivo, como no, pese a estar encofrado y enclaustrado entre segundos y minutos que lo tienen aprisionado, que no lo dejan fluir ni expresarse a gusto, que sólo le permiten bocados de libertad, de una expresión justa y mínima para cubrir el expediente. Así es, así me encuentro, y mientras tanto veo que me acerco a mi entrada 1000, que no será este año ni el siguiente, pero que sin duda llegará, pese a que sin duda la vida nos condiciona a todos.



A mí, ahora, no me deja más que despedirme hasta la siguiente, en este cálido verano de 2017 que a todos nos adormece. Ojo, esto no es un chungui-post ni nada, las imágenes lo hacen parecer lo que no es, ¡benditas imágenes y su capacidad de evocar y hacernos sentir cosas! Quizá un día de estos vuelva a escribir un relato breve, quizá breves palabras, hasta la siguiente...

02 julio, 2017

Todos tenemos derecho a ganar

Ahhh, la victoria, el placer de ser el mejor, de aplastar al rival, de ser condecorado, de notar descansando los laureles sobre tus sienes, de estar en lo más alto, en la cúspide, la alegría de ser loado y vitoreado, de ser aclamado y aplaudido, la satisfacción de ver los frutos de tanto o de ningún trabajo, la sonrisa del que lo tiene todo, del que ha vencido, del que ha triunfado, del que ha ganado, contrastando siempre con la media sonrisa de los otros medallistas, con el llanto quizá de los últimos.

Todo el mundo debería alguna vez poder ganar algo, reivindico desde aquí el derecho que todos tenemos a ganar, a sentirnos por una vez triunfantes.

Sí, es cierto que la competición debe siempre ser justa, y debe ganar el mejor, y a veces el mejor siempre es el mismo, y por tanto, sea él el ganador eterno, pero para muchos otros han de existir competiciones, pequeñas y medianas si es preciso, si es precioso, en las que poder ejercer su derecho.

Posiblemente no haya mucha gente que jamás haya ganado nada, los habrá que ganan poco, que siempre tienen mala suerte, que no tienen condiciones para vencer en nada, pero aun así, alguna vez ganarán. ¿Y vosotros, habéis ganado alguna vez algo?



A decir verdad, yo he ganado también varias veces, quizá no a nivel mundial (aunque probablemente sea de los mejores del mundo en algo que no sé, ya que estoy seguro que todos nosotros lo somos en algo, quizá no los mejores, porque la estadística de 7 mil millones de almas es demasiado cruel, pero sin duda en cabeza), quizá incluso siempre he solido ganar mucho más que perder, y eso malacostumbra rematadamente, hasta hacerte pensar que una derrota es el fin del mundo. Quizá debería acostumbrarme a retar a los de mayor nivel, quizá todos deberíamos hacerlo, porque es la forma de mejorar, de evolucionar, cuando ya ganamos siempre a los semejantes, pero... ¿y qué pasa con el placer de seguir haciéndolo?

¿Es que no es maravilloso ser cabeza de ratón antes que cola de León? Quién sabe... podría serlo, pero también hay un increíble placer en el perder por menos diferencia de la que esperas, en el juego imposible, en la competición sin posibilidades reales, en la desigual lucha con resultado de antemano escrito. Sin duda, uno siente más placer perdiendo 260 a 2 contra el Dream Team que barriendo por 100 a 50 a un equipo de gente que apenas era el primer día que jugaba...

Por ejemplo ahora recuerdo que en junio gané una partida de Ciudadelas, y días antes 3 partidas de brisca y un partido de dobles de tenis, aparte de otro individual, no, no me fue mal el mes de junio, aunque sí perdí una apuesta sobre quién ganaría la Liga ACB realizada a primeros de año, eso sí, acerté el Roland Garros para Nadal.

Años antes recuerdo haber ganado algún premio literario infantil, el campeonato de fútbol de las colonias a las que asistí, un torneo de ajedrez jugado entre amigos en el instituto o una competición entre principiantes al tenis. Con eso me conformaría, con eso me conformo, pero sí, reivindico desde aquí el derecho de tantos a ganar.

Reivindico el derecho de tantos niños que siempre parecen quedar los últimos, el derecho a ganar a los abusones jugando a la Oca, sacando un 10 en un examen, teniendo la cartera más bonita del nuevo curso, teniendo la madre más guapa, el nombre más largo o la merienda más apetecible, el derecho a ganar una estampica en un sorteo, a conseguir el trabajo soñado por todos, tener el padre más longevo o los hijos más altos. Reivindico vuestro derecho a ganar, vuestro derecho a llegar más alto que lo que nunca habríais pensado, porque todos estáis hechos para vencer y os lo merecéis, lo que pasa que quizá todos tenemos desvirtuada la idea de una competición: una competición no son los 100 metros lisos, ni el concurso de triples, ni la petanca ni el badminton ni el Acuatlón. La verdadera competición es la vida, y en esa todos sois ganadores, y siempre habrá un día en el que os alcéis triunfantes, porque todos tenemos derecho a ganar.