25 octubre, 2020

Mis mejores entradas (y 43)

Tras el parón de más de un año sin continuar esta serie (provocado para no interferir en la nueva serie de "mis peores entradas" que de momento he pausado en la 1000), continuamos por donde lo dejamos...

--Post preferido del 1051 al 1075 (05-Jul-19 a 03-Nov-19 )--

El observador externo de nuestro multiverso


 -Este post iba sobre... la existencia misma, ya no la vida, la nuestra, sino la existencia de todo en sí mismo, el Universo, el multiverso e incluso el universo de multiversos incluido en infinitos minimultiversos que vagan por la Nada, que no sería más que EL UNIVERSO. Y si nosotros no somos más que unos bichos insignificantes, justo lo contrario a lo que creemos.

-La motivación para escribirlo fue... seguramente haber visto el día de antes Men In Black, o quizá simplemente haber sido consciente de mi propia existencia en un momento dado, a saber. No reivindicaba nada, sólo el disfrute de pensar, de disfrutar divagando, pues no hay mayor placer..

-Me he decidido por él, porque... es algo de lo que nuestro "yo-sociedad" no es consciente casi nunca, que no somos nada ni nadie, que somos tan insignificantes como para que nadie del multiverso haya querido contactar aún con nosotros, ni lo harán, pues tienen cosas mejores que hacer.

20 octubre, 2020

Rellenando, que no es participio

De eso que abres el blog y te das cuenta de que justo hoy tocaba escribir un artículo y no tienes nada. Aunque tienes programados 3 más para últimos de mes y primeros del siguiente, pero horror, hoy no, y piensas que quizá deberías escribir algo para rellenar, y piensas que quizá deberías hablar de la actualidad, pero es lo de siempre, y que deberías hablar de lo que habitualmente la gente comenta, pero es lo de siempre, y que quizá podrías repasar un poco tus pensamientos, pero son lo de siempre, y al final no te queda casi más que decir "cambio y corto", devolvemos la conexión, lo dejamos por hoy, vendrán tiempos mejores, o no.

Hoy me da la gana de hablar de lo personal, por qué no, que para eso cierto día monté este tinglado y para eso eran estos tinglados, una especie de diarios donde la gente suelta lo que se le ocurre, desembucha y vomita diarreas mentales. Hoy vamos con mi libro.

Tenemos una boda a finales de mayo, y creemos que no vamos a poder ir, o que la boda incluso se volverá a posponer, así es la cosa. Pensamos también que este año la Nochebuena no va a ser como siempre, y que la Navidad se celebrará sin celebrar. Viendo cómo la gente hace vida completamente normal y repasando los archivos fotográficos que no tienen siquiera carpeta para 2020, se me ocurre acabar con toda esta miseria e irnos por ahí de viaje, pero sabemos que muy lejos no podrá ser, o que incluso no podrá ser, y se me ocurre largarme por ahí el puente de diciembre, y unos días entre la Navidad y Nochevieja, poniendo de momento el punto de mira en la sierra de Huelva, para no ir mucho más lejos, pero para ir lejos.

Tenemos que quedar con tanta gente con la que no hemos quedado... se acumulan y seguirán haciéndolo, porque uno no va a casas y uno tampoco va a bares. Se me acumula el deporte sin hacer, y no es que el deporte se pueda recuperar: el que no haces se pierde. He perdido tantos partidos de baloncesto o tenis que ni me acuerdo, y después de aquella caída con la bicicleta casi pierdo también hasta las ganas de moverme. Luego llegará crudo el otoño y detrás el invierno para recordarnos que no salimos cuando queremos sino cuando nos dejan.

Lluvias que están por llegar con este cielo encapotado de hoy, aceitunas que tendrían que engordar para que podamos seguir comiendo. Aceitunas que tenemos ya aliñadas y preparadas, otras que cogeremos estos días, algunas regalaremos y otras deglutiremos. Ricas y riquísimas en nuestro nuevo aliño colorado de pimentón que iremos replicando siempre que podamos.

Aprovecho para reconocer que el sábado estuvimos de botellón, celebrando literalmente la vida, tres botellones de cerveza y una de Bombay Saphire, que no cayó completa pero a la que le pegamos un buen palo. Mereció la pena, mientras miles de estudiantes hacían lo mismo que nosotros esparciendo aún más la ponzoña que nos cubre desde hace meses. No hicimos nada malo, 6 personas que es lo máximo y sin toque de queda, autorizados...

Esta tarde nos cambiamos de provincia, autorizados, aunque quizá en unos días no podamos entrar en ninguna de las dos capitales, quién sabe.  Hay que ir tomando nuevos aires, que la mayoría hoy en día se vician a la primera calada. Y así, poco a poco he ido rellenado este artículo que no tenía nombre ni pensamiento, que no tenía guión y acabó siendo un poco personal, que nunca está de más, rellenando que es gerundio mientras la vida mañanera se desarrolla, con sus ruidos urbanos y sus absurdos porrazos vecinales, de gente bruta y sin seso que no se da cuenta de que todos al fin y al cabo somos.

De momento tranquilidad, ya he rellenado y ya tengo preparados varios más hasta fin de mes mientras dura mi confinamiento, que parece que confinado uno tiene más fresca la mente. Ya tengo varios compañeros de trabajo o enfermos o con familiares directos enfermos, así es la ponzoña, tiempo al tiempo que no acabemos todos cazados, ojalá que no, ojalá que el antídoto llegue pronto para muchos.

Hasta entonces, os dejo por unos días, me largo a la Vieja Ipolca íbera...

15 octubre, 2020

En un mundo hialurónico, somos altramuces

Aquí me tenéis, obnubilado e hipermetropizado, escribiendo escleróticas líneas en este califragilístico ordenador que sólo es capaz de devolver histriónicos sonidos del teclado que aporreo entorpecidamente. Pienso en todo lo que hay a mi alrededor, un mundo hialurónico y astragalizado, lleno de fervientes situaciones, de ser humanos frivólicos y humedecidos, de lugares herméticos y saciantes, de elucubrantes giros del destino.

Me congratulo por seguir vivo, antipáticamente latiente, con un corazón que aún no está pertrechado ni lobotomizado, con un alma aún clarificadora, con sentimientos grandilocuentes y enormemente borbotijeante. 

Estoy como otras veces, combatiente y enojado sobreponiéndome a la tormenta que tengo encima, al martilleante huracán que me hormiguea los oídos, que me provoca un humeante miedo, que llega a estresarme hasta el más humillante órgano de mi cuerpo.

Miro aldededor para intentar contabilizarme un poco, para ganar un poco de estabilidad y constitucionalismo, pero no lo consigo, pues todo parece rectangular y ovoide, todo me aclama y me rubicunda, incluso me circunda y me aplaude, me encara y me malencara, e incluso todo a mi alredededor me está a mí mismo en derredor.

 

 Me levanto altisonante y camino inconstante hacia la portentosa puerta, abriéndola con un maniqueísmo voluntarioso, y cerrándola con un astigitano mondadiente que se escucha altivo por todo el edificio. Bajo las escaleras de tres en tres, gigante, pelechado, zangolotino incluso, saliendo a la calle y gritando metomentodo una antílope consigna a los cuatro vientos: ¡escolopendra!, ¡citomegalovirus!, ¡calasparra!, ¡espiritrompa!, y me quedo por fin bonachón y refugiado, acongojado y estable.

En ese momento pasa la suave policía y con frígido golpetazo me detienen y me mandan al perjurado calabozo, un lugar rabanizado y grotesco, que casi pensé que estaba en una megalómana celda, y simplemente era un atómico zulo. Horas después, repámpanas horas, se abre la chillona puerta y ahí estaba mi abogado, latrocinante y húmedo como siempre, diciéndome que todo estaba arreglado, que me levantara pantagruélicamente y corriera perspicaz y peripatético a la calle, que por fin era asquerosamente libre.

¿Pero de qué se me acusaba? Nadie me lo supo decir, todos riéndose acólitos de mí, quién sabe si de esta vírica situación, más propia de un satírico himenóptero que de la vida real, de mi farolera vida real. Al fin un parasimpático policía, un ufano muchachillo levantó su sutil y enmoquetada voz y dijo: ¡has gritado una violenta y escamosa consigna, un córcholis prohibido desde tiempos fatales, y eso aquí se pena con la más ovoide de las cárceles, con una noche pintiparada y fetén en esa herrumbrosa celda de la que vienes!  No lo vuelvas a hacer más, y no tendrás que repetir semejante dádiva corolaria.

Me sentí el más favorecedor de los hombres, y por dentro lloré como una mantequilla pelandrusca. Espaciosamente me dirigí de vuelta a casa, pensando wolfrámicamente en lo que había pasado, en tan estigmatizada situación, en una recatada noche que no olvidaría en toda mi alargada vida. Anoche conocí el más relampagueante mundo, diría que un milimundo, un nanomundo o incluso picomundo. Mis dos compañeros de celda eran perineos, ambos procedentes de hipnosis y sedaciones, epatantes y macerados. No nos dieron ni solitaria agua para beber, y si unimos el artesano olor y el color tan carnoso de las paredes, todo parecía el más cantarín y jerigonzante de los infiernos. Jamás, y digo jamás volveré allí, sólo tengo que intentar ser más naif, más kitsch, un poco más hot, incluso jogging y legging, para evitar que la pícara policía me mande de nuevo a semejante ralo y superviviente antro.


Al llegar a casa, cogí la pulcra llave y abrí compungidamente, que cualquier ser que me viese tendría metabólica metástasis de mí. Cerré con mucho amor la dinamitante puerta y subí lacónicamente las polvorosas escaleras, pisada a pisada, vivaz, palatal, dinámico, pensando y repensando mi epopeya mítica y mendrugosa. Abrí mi piso, tiré veganamente las llaves contra el aparador y me dirigí a toda pastilla a la habitación, quejica, golondrino y mezquino, lanzándome embriagadoramente a la cama, que pego un chillido pírrico y mortal. 

Dormí 24 espantosas horas, zutano, mengano y serrano, soñando con la quisquillosa y psicológica libertad, con ríos residentes, con montañas amenizadas, con prados encordados, con caminos hacia sentimentales paraísos, con personas ahumadas, animales perdonables y plantas vírgenes documentadas. Me levanté gigante y horadado como nunca había estado, y cuando me desperté, todo había pasado, todo estaba arrimado y melifluo, asado y temoso, libertino y carpetovetónico.

Nunca más volví a hablar de tamaña nibelunga hasta hoy, y ¿sabéis lo que os digo? Todos estos goteosos años he sido feroz desde entonces, y me he alegrado zapateramente de haberlo hecho así. A todos vosotros os recomiendo lo mismo, ser centelleantes ante la adversidad, pifostios y muérdagos, lo más untuosos y férulos que podáis, y os irá mejor. Quizá de primeras sea más ramificado hacerlo, pero a la larga os lo entomólogo sin duda, porque al fin y al cabo lo que queremos todos en esta incólume vida que vivimos es ser altramuces.

10 octubre, 2020

Odio la nueva interfaz de Bloger

Como muchos de vosotros sabréis, llevo alrededor de 15 años ya en esto de los blogs. Comencé mi andadura en la prometedora "Bitacoras.com", pero a pesar de sus buenas intenciones y filosofía, me duró sólo unos meses, así que en la dicotomía "Wordpress" (pujante y moderna) - "Blogger" (bajo el paraguas de Google, más sencilla y popular), me decanté por Blogger, no sin hacer antes varias pruebas en Wordpress.

Todo fue bien desde el principio, con una extrema sencillez a la hora de publicar, plantillas donde elegir y en general una fluidez y rapidez imposibles de igualar.

Más adelante la potencia de Wordpress empezó a dejar obsoletos los blogs de Blogger o Wordpress.com, de modo que la gente empezó a alojarlos en servidores web que pagaba, con nombres de dominio propios y demás.

Fue a mitad de la década pasada (bueno, para algunos listos que creen que el año 2000 forma parte de la década de los 90, diremos que aún fue a mitad de la década actual) cuando empezó a decaer gravemente el mundo de los blogs, y el 95% desapareció, comiéndose todo las redes sociales, su inmediatez y su absoluta falta de tiempo para reflexionar, con textos muy cortos que a veces ya no nos dan capacidad para leer nada que lleve más de 2 párrafos (por tanto hace 2 párrafos ya que me dejaron de leer el 95% de lectores, mejor, porque aprovecharé para decir caca, culo, pedo y pis, sin que mi reputación se vea alterada en modo alguno).

Bien, yo seguí y seguí R que R (gran peli de Martínez Soria) y aquí nos encontramos, casi en 2021. Este verano Blogger ha decidido cambiar y modernizar su interfaz. Ya hace años que mi plantilla quedó obsoleta, pero no quiero tocarla, pues ya se sabe que lo que funciona... En fin, otras veces lo han intentado con poca suerte, volviendo siempre a la interfaz clásica, pero he de decir, que esta vez la han cagado del todo.

Este año han implementado la nueva interfaz Material Design, en teoría más adaptable y versátil, y ya no dejan volver a la interfaz clásica, lo que es un engorro y una incomodidad enorme, ya que ahora es una especie de diseño para postear desde teléfonos móviles y tablets, sin fijarse que algunos locos aún lo hacemos desde un PC, como si de ojeadores de teletexto nos tratásemos. Los artículos ya no llevan la fecha en la que los has programado como borradores, sino que aparece la fecha de última modificación (un error enorme, porque lo mismo te estás organizando futuras publicaciones y así ves las fechas en las que lo publicarías, de modo que verlas te sirve para planificar, cosa que ahora no es posible con los borradores, que todos tienen esas fechas inútiles de última modificación, totalmente desordenadas).

Aparte, antes podías ver un artículo por línea, unos 10-12 a la misma vez, mientras que ahora como han incluido una imagen por artículo, apenas alcanzas a ver 6-7. Eso es otro engorro, porque yo que normalmente suelo tener 5-6 artículos en borrador para más adelante cuando no tenga nada que publicar, no me salen más que esos, y no veo por dónde voy actualmente.

Otro detalle tonto es en la interfaz de escritura, donde ahora es más difícil pasar al código HTML, que además aparece como ofuscado (todo junto, seguido y sin espacios, totalmente imposible de comprender o modificar si no tienes nociones de nivel medio). Las etiquetas aparecen ahora como lista desplegable y ya no puedes empezar a escribir una y que te la prediga, y el calendario de fecha de publicación es absurdamente enorme. Todo eso, por no hablar de los extraños saltos de scroll que da la pantalla cuando intentas seleccionar un texto para copiarlo, ponerle negrita o un enlace (cosa que también han dificultado más tal y como está).

En fin, que son cosillas así, detalles tontos, los que a uno le pueden hacer perder la motivación por escribir, al menos por hacerlo aquí, donde estaba cómodo y donde poco a poco los cambios a peor me van haciendo que la pereza pueda con todo. Veremos cómo acabamos, veremos cómo me quejaré, pero dicho queda: odio la nueva interfaz de Blogger, cuando a lo mejor ya no debería siquiera tener un blog. Os veo en TikTok

05 octubre, 2020

El pueblo de al lado

Para muchos, lugar querido por cercano, cariñoso y simpático, por sonado y repetido a lo largo de la vida, por visto desde la distancia ahí en el horizonte, en la lontananza. El pueblo de al lado. Cada uno tenemos el nuestro, los nuestros, que suelen ser varios casi siempre, unos más cercanos y otros menos, unos más visitados que otros, unos con los que hacemos más intercambios y con otros menos.

De pequeños solemos visitar alguno de ellos con nuestros padres, quizá para comprar algo, para visitar familiares, puede que para alguna actividad deportiva o de ocio. Son nuestros primeros grandes viajes a lo desconocido, a lo lejano pero tan cercano a la vez en realidad. Más grandes algunos acaban yendo a la escuela o al instituto, a las fiestas locales para ampliar un poco el rango social de amistades y evitar la monotonía. Para algunos incluso, los pueblos de al lado son lugares donde acabar entablando una relación romántica, o incluso acabar por establecerse para siempre, lugares ya mucho más queridos y cercanos al tuyo propio, que acaban por ser tan parte de ti y en los que a veces incluso acabas siendo enterrado o esparcido para siempre...

Ojo, no hay que olvidar esa vertiente de odio visceral e irracional que algunos tienen por el vecino, por el diferente, por el forastero, por el raro que nos mira extraño y habla un poco diferente desde la lejanía. Es un odio nacido del amor al terruño de cada uno, a nuestra bandera y nacionalidad, que hace del vecino un odioso ente que no nos comprende. A veces enfrentados en garrulos juegos, quizá partidos de fútbol o más adelante en absurdas discusiones en redes sociales sobre qué pueblo lo tiene más grande (ya sea el número de habitantes, término municipal, iglesia, PIB, torre o el cabezón).

Luego comprendemos que efectivamente el vecino es tan cercano a nosotros que es como hermano, y ya encontraremos al agrandar un poco nuestro mundo y nuestras miras, nuevos vecinos odiosos a los que mirar mal y por encima del hombro, ya sean las provincias de al lado, las comunidades autónomas, el vecino país o incluso los vecinos continentes o planetas, que si algo tiene el ser humano es una capacidad inefable de odiar, así que podríamos acabar odiando incluso a todos los universos paralelos al nuestro, quién sabe, y capacidad tendríamos de ello.

En mi caso, y mirando los términos municipales, que no la distancia, mis pueblos de al lado son (Lopera, Arjona, Torredonjimeno, Higuera de Calatrava,  Valenzuela, Baena y Cañete de las Torres, los cuatro primeros en Jaén y los tres últimos en Córdoba). Desde la distancia siempre he podido ver Lopera, Arjona, Valenzuela y Torredonjimeno, he disfrutado de la compañía de gente de Arjona, Lopera, Higuera y Valenzuela en el instituto, he visitado las piscinas municipales de Arjona o Baena, y también he pasado con el autobús camino de las capitales por Cañete y Torredonjimeno. Más adelante, he estado con la bici en Arjona, Lopera, Higuera y Valenzuela y poco a poco, al ir creciendo mi mundo, he ido haciéndolos más míos. Incluso tengo antepasados nacidos en Lopera, Arjona, Valenzuela y Baena, cómo no. La mayoría de ellos habla muy diferente a nosotros, ya sea seseando, ceceando o comiéndose las jotas, dado que Porcuna en este caso sería una isla en cuanto a la pronunciación.


Foto: Lopera desde el cerro del Castillo en Porcuna

A partir de ahí, me surge la idea de "los amigos de mis amigos son mis amigos", por lo que creo firmemente que el vecino de mi vecino también puede ser mi vecino, así que pasaríamos a dar un salto, hablando de "el pueblo de al lado del pueblo de al lado". Esos pueblos, para Porcuna, son (Marmolejo, Montoro, Villa del Río, Bujalance, Arjonilla, Andújar, Lahiguera, Torredelcampo, Escañuela, Villardompardo, Jamilena, Martos, Santiago de Calatrava, Castro del Río, Nueva Carteya, Doña Mencía, Zuheros, Luque, Alcaudete y Córdoba city). Algunos ya son ciudades más grandes incluyendo una capital, y los que lindan con Baena quizá estén ya muy lejos para tenerlos tan por cercanos, pero no dejan de ser los vecinos de mis vecinos. Desde la distancia siempre he podido ver Torredelcampo o Martos, además de intuir Villa del Río o Marmolejo, he disfrutado de la compañía de gente de Arjonilla en el instituto, he visitado las piscinas municipales de Marmolejo y Arjonilla, y también he pasado con el autobús camino de las capitales por Bujalance y Torredelcampo. Más adelante, también he estado con la bici en Arjonilla y Escañuela, e igualmente los he ido haciendo míos la mayoría de ellos al crecer.

Curiosidades son, que el Arroyo Salado de Porcuna desemboque en el Guadalquivir en Villa del Río, que yo tenga familia en Martos o Bujalance o que no haya estado nunca en 9 de ellos, sobre todo los últimos, de cuya cercanía no era consciente hasta hoy (y que tampoco es tanta como ya decía, ya que Baena y Porcuna pese a lindar en términos de territorio, distan más de 30 kilómetros. Por eso hay que tener en cuenta que puede haber pueblos que están a un solo salto en cuanto al término municipal, y que los tenemos mucho más lejos que otros que están a 2-3 saltos.

Ni que decir tiene que hay muchas aldeas intermedias sin rango de municipio, muchos de ellos sonados también por aquí cerca, o no, parajes, etc... como Alharilla, Noguerones, Lendínez, San Pantaleón, Cortijos de Santiago, Albendín o Vegas de Triana.


Foto: Valenzuela desde el mirador Mar de Olivos en la Redonda de Porcuna

Y bien, si todos ellos tienen también sus vecinos, ¿por qué no hacerlos también amigos?, y así podríamos hablar de mis "pueblos de al lado de los pueblos de al lado de mis pueblos de al lado", que serían saltar 3 veces desde el mío, y para mí son (Cardeña, Adamuz, Pedro Abad, El Carpio, Fuencaliente, Solana del Pino, Mestanza, Baños de la Encina, Villanueva de la Reina, Fuerte del Rey, Jaén, Los Villares, Fuensanta de Martos, Valdepeñas de Jaén, Castillo de Locubín, Espejo, Montilla, Cabra, Carcabuey, Priego de Córdoba, Alcalá la Real, Fuente Tójar, Villafranca de Córdoba, Obejo, Villaviciosa de Córdoba, Guadalcázar, Almodóvar del Río, Montemayor, La Carlota y Fernán Núñez). Incluimos también a mi capital aquí, y veo como no he estado en la mayoría de ellos, que no sabía que estaban a sólo 3 saltos en el término municipal.

Curiosidades son que hay varios ya en otra comunidad autónoma, como los que lindan con Andújar y están en Ciudad Real, debido a que el término de Andújar sube mucho hacia arriba y linda ya con Castilla La Mancha. En algunos casos, como El Carpio, he pasado muchísimas veces yendo en bus a Córdoba.


Foto: Arjona desde el cerro de Pachena (cerca de Alharilla)

Y así podríamos seguir infinitamente hasta llegar a la costa, que nos quedaría a muchos saltos aún, pero antes de terminar, añado también una lista de mis "pueblos de al lado de los pueblos de al lado de los pueblos de al lado de mis pueblos de al lado", lo que significa 4 saltos, y lo que es ya friki a mantas, pero es lo que hay: (Conquista, Brazatortas, Cabezarrubias del puerto, Hinojosa de Calatrava, Puertollano, Villanueva de San Carlos, Calzada de Calatrava, San Lorenzo de Calatrava, Viso del Marqués, La Carolina, Carboneros, Guarromán, Bailén, Espeluy, Cazalilla, Mengíbar, Villatorres, Mancha Real, Pegalajar, Campillo de Arenas, Noalejo, Frailes, Montalbán de Córdoba, Aguilar de la Frontera, Monturque, Lucena, Rute, Montillana, Moclín, Íllora, Montefrío, Almedinilla, Villanueva de Córdoba, Villaharta, Espiel, Pozoblanco, Hornachuelos, Posadas, Écija, Fuente Palmera, Santaella y San Sebastián de los Ballesteros), algunos ya en Granada o Sevilla como nuevas provincias.

Curiosidades veo como el pueblo al que emigró la familia de mi madre en la guerra, muchos del camino de Granada, incluso algunos en los que he estado con mi familia granadina, otros de los que proceden amigos de Porcuna o a los que emigraron en cierto momento... nuevamente sitios cercanos, pero que ni se me hubiera ocurrido que lo eran, que evidentemente no hacía míos desde pequeño y probablemente nunca lo sean (un salto de 4 términos municipales en algún caso ya son más de 120 kilómetros), pero en cierta manera nos hacen pensar, que nos creemos el ombligo del mundo, pero que para muchos pueblos como esos no somos más que un pequeño pueblo a 100 kilómetros y a cuatro términos municipales de distancia, uno más... 


Foto: Porcuna desde el Camino Castro, cerca de los llanos de Pezcolar

30 septiembre, 2020

El quisquilloso de los refranes

 Los refranes dicen muchas cosas, y obviamente todas son verdad lo diga quien lo diga y le pese a quien le pese, pero, ¿y si sólo fuesen verdad en determinadas circunstancias y nos ocultaran en cierta manera algunas partes de la verdad? ¿Y si son realmente ciertos pero con matices? 

 Veamos algunos casos:

-En Abril, aguas mil

No lo niego, pero no indica en qué parte del planeta son las aguas, ni cómo se van a repartir. Lo mismo en Honduras caen 995, en Chile 5 y en Granada nada (y no porque haya caído mucha agua)

-Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija

Sin dudarlo, pero hay que aclarar que tiene que ser de día, y además que tienes que colocar el árbol entre el sol y tú, si no, no funciona

-Más vale pájaro en mano que ciento volando

Claramente, pero si tu empresa es de palomas mensajeras, más valdrán las que están trabajando, que lo que te da de comer son los mensajes; y literalmente hablando, más valen en general los 100to volando que uno, aunque para ti sí importe que ese uno lo tienes tú

-No por mucho madrugar amanece más temprano

Depende, si madrugas mucho para coger un medio de transporte que vaya hacia el oeste, claramente amanecerá más temprano, y en otro orden de cosas, a veces sí que madrugando mucho y haciendo ruido despertamos a todo el mundo, así que les amanece también más temprano (aunque habría que buscar ese significado no literal)

-No hay mal que por bien no venga

Casi diría que siempre funciona al revés, pero depende del enfoque, ya que la muerte no siempre viene bien al que la sufre, aunque suponiendo que no valga lo de matar al personaje para llevar razón en esto de los refranes, diremos que esta vez no puedo sacarle punta, porque lo de "mal" o "bien" es relativo, y siempre buscaría el ejemplo para llevar razón

 -De tal palo, tal astilla

En principio sí, pero habría que entrar en el mundo de la jardinería y los injertos, para saber que a veces el padre no es el palo del que hablamos, así que habría que hacer tests de paternidad a media haza

 -En casa del herrero, cuchillo (o azadón) de palo

Sin duda, salvo cuando el herrero ha ido a hacer un mandado y se ha llevado las herramientas y los cuchillos, o cuando allanas la morada del herrero y por Dios rezas para que los cuchillos sean de palo, pero da la casualidad de que esa vez no se cumple y adiós mundo cruel.

 -A todo cerdo le llega su San Martín

Llegar llega, pero no te dicen el de qué año, siempre hay un año en el que no llega

-A la tercera, va la vencida

Cierto, yo por eso siempre apuesto todo lo que tengo al rojo en la tercera vez que juego. Ups, un momento, que se me ha caído un billete de 500 euros del bolsillo, ah, ya lo he cogido. ¿Por dónde íbamos? Ah sí, que no se dice qué pasa cuando en un juego es la tercera vez que competimos varios competidores... ¿Cómo se desempata? ¿Viendo quién se ha arrimado al mejor árbol?

 

-Dios aprieta, pero no ahoga

Literal, aunque entonces no entiendo qué hizo Dios cuando ahogó a mucha gente israelita en aquellas aguas tempestuosas del Mar Rojo...

-Preguntando se llega a Roma

Yo diría que a Porcuna también, pero el problema es que hay muchas Romas... ¿a cuál de ellas se llega siempre y a cuáles no?

-Mucho ruido y pocas nueces

Salvo con un tractor lleno de nueces, que no veas...

-Más vale maña que fuerza

No digo yo que no, pero ayer abrimos el bote a golpetazo limpio, aunque no te digo yo que no fuera maña también, porque hay que saber dónde darlos y eso ya sería maña

-A rey muerto, rey puesto

Sí, porque suele ser hereditario, pero si acaban de matarlo para proclamar la República, o en el caso del Rey del Pop que nos dejó ya hace unos años, no ha pasado.

-La excepción hace la regla

Sí, aunque no he visto excepciones en mi regla de 30 centímetros, pero en este artículo sí que hay un par de excepciones donde efectivamente no he terminado de sacarle punta negativa al refrán

-La avaricia rompe el saco

Totalmente, aunque a veces es una rama puntiaguda que pilla en mitad y lo rompe bien roto...

-Lo que no mata, engorda

Perdona, engordas tú, lo que no mata sigue igual salvo los animales o las esponjas que se llenan de agua

-Lo que no mata, te hace más fuerte

Seguro, salvo que te provoque un síndrome musculoesquelético que no veas...

-No hay quinto malo

Salvo el 5ºB de cuando yo estaba en 5ºA, que decía mi profesor que qué malos eran, pero supongo que no hay más excepciones

-Sarna con gusto, no pica

Supongo que es verdad, se disfruta masoquistamente, pero por mucho que la sarna sepa bien, no te digo yo que no te vaya a picar

-El ojo del amo, engorda al caballo

Lleva razón, porque todo lo que coma aunque sean ojos está bien, pero si le sienta mal probablemente la diarrea le haga no engordar, son casos extremos, pero andan por ahí unos virus intestinales regularcillos así que cuidado con la ingestión de ojos. 


Y así me despido por hoy, habiéndole sacado un poco de punta a los refranes españoles, esas gotitas de verdad absoluta que día a día se reafirman en nuestro quehacer y devenir diario, salvo cuando se equivocan, proque le qeu teine bocaa see esquivoca

26 septiembre, 2020

Elige es con ge, imágenes de Google

Hoy iremos a lo fácil, que no es lo acostumbrado. No son imágenes que vienen a mí de repente, sino que las he buscado, poniendo "elije" en Google. Para empezar, decir que hay hasta 8.500.000 de resultados, cosa mala... poco a poco, todo se andará. 

 Estos son 5 ejemplos, pero hay muchos más y en la mano de todos está erradicarlos, muchos de ellos de citas y frases de autoayuda, seguramente con grandes clientes entre las clases con menos estudios, quizá menos estudios incluso los que lanzan las frases que los que las siguen a pies juntillas.

En cualquier caso, también para los que aparecen en Google: elige es con ge

 






 

21 septiembre, 2020

Hemos salido mejores, y un cuerno

Ya partiendo del propio título, con esa bordería del cuerno, una muestra más. ¿Hemos salido mejores de la pandemia? ¿De cuál, de esa pandemia en cuya segunda ola nos encontramos involucrados y que probablemente acabe siendo más desoladora y mortífera que la anterior?

Pues eso, y entre todo el buenismo, el coaching, los influencers, los mensajitos virales de autoayuda con nubecitas y gatitos y las frases aforísticas que te hacen cambiar por completo tu forma de ver la vida durante los 10 minutos posteriores a oírla... entre todo ese maremágnum, se suponía que íbamos a salir mejores de la pandemia, más empáticos, más humanos, más cercanos, más grupales, menos individuales, más amables, simpáticos, más unidos, menos asalvajados y muchísimo menos animales, pero no...

Y lo sé porque he visto y analizado cuidadosamente mi comportamiento, el comportamiento de los demás, el de terceras y cuartas personas, y no, no estamos saliendo mejores, para nada...

Y lo sé porque seguimos sin dar los buenos días, seguimos pitando en las rotondas, seguimos con prisa cuando deberíamos ir lentos, seguimos insultándonos, seguimos tratando a los niños como inútiles, a las mujeres como inválidas, a los demás como inferiores intelectualmente... Los políticos siguen a su rollo sin pensar en nosotros, los ricos a su riqueza, los perroflautas a sus okupaciones y marijuanas, los ladrones al latrocinio, los puteros a su putiferio, incluso los pasteleros han seguido haciendo más y más pasteles azucarados... Lo sé, seguimos igual que éramos, no somos mejores, no hemos salido mejores, no lo éramos, no lo somos y no lo seremos, ¡y un cuerno!

 



Y lo veo, cuando los sanitarios reclaman simples mejoras en sus condiciones que nadie les da, otra vez unos pobres EPI que llevarse a la boca, cuando algunos maestros con razón reclaman menos ratio, cuando los padres reclaman qué hacer si su hijo da positivo, cuando los DJ y los feriantes reclaman por la desaparición de sus fiestas mientras los botellones campan a sus anchas, los bares están abiertos y los parques llenos de niños, y los que mandan y la sociedad no hacen nada, y ni siquiera aplaudimos ya.

Y lo veo cuando algunos intentan aprovecharse vendiendo mascarillas caras, vendiendo vacunas imposibles, cuando algunos intentan seguir en ERTE para seguir rascándose la barriga, cuando desean que su colegio se confine para volver a las vacaciones pagadas, cuando no quieren que se reabra el Centro de Salud para seguir dejando descolgado el teléfono mientras ven las novelas, y lo veo en el que no piensa en los demás cuando se quita la mascarilla, y lo veo en las manifestaciones antivacunas y antiEPI, incluso en algunos famosos empeñados en aprovecharse de todo ello.

Es triste pensarlo, porque creíamos que tanta unión, tanto aplauso, tanta emoción por conseguirlo y conseguirlo al final, nos iba a hacer mejores, pero al final el ser humano no tarda mucho en volver a su redil, a lo que era, a sacar de nuevo lo peor de sí, sus entrañas, lo que al fin y al cabo somos: un cuerno, detritus, una especie que vino a servirse del planeta y que acabará con él, cosa que ninguna logró hasta ahora.

Veremos el resultado de esta segunda ola, quizá acabe, quizá haya vacuna, quizá todo esto termine como el sueño que fue, tras uno o dos años perdidos por todos, y aun así, aun necesitándolo para no volvernos locos, aun siendo lo mejor desde cualquier perspectiva desde la que se pueda mirar, no, nosotros no vamos a salir tampoco mejores, porque somos lo que somos, y un cuerno...

16 septiembre, 2020

Mis peores entradas (10)

Venga, ya queda menos de este repaso, aunque de momento lo voy a dejar aquí, en los 1000 primeros:

--Peores post, del 901 al 1000 (Julio-2017 a Noviembre-2018)

Antes de nada, decir que es el que más fácil me ha sido de acotar, ya que simplemente tenía que contarlos y luego comprobar que efectivamente el último era "El post número 1000", cosa que así ha sido. Como anécdota, en este tiempo también publiqué el de "La chapa número 1000", coincidencias de la vida.

En esta época encontramos algunos de esos post que podríamos llamar irrelevantes, como el de llegar a 70000 visitas en un post (que ahora supera las 117 mil, ¿y qué?), cuenta demasiado temporal que sería muy superada en el futuro obviamente. Algún listado en forma de letanía rápida sobre las horas de dormir de los bichos (pero con el objetivo de almacenar conocimiento cultural, que siempre es loable, lo hable quien lo hable) o la publicación de un trabajito de clase de Comunicación Audiovisual totalmente prescindible. Además, como "rareza" estaría el simulacro de viaje en el tiempo estilo "El Ministerio del Tiempo" para subsanar un problema, cuando en octubre publiqué el post del 1 de enero sobre el año anterior, cosa extraña pero que así salvaba una ruptura en el espacio-tiempo de consecuencias seguramente nefastas.

Si pudiera borrar sólo uno: Supongo que sería el trabajito de clase, por irrelevante, aunque me ha costado mucho decidirme entre este y el de las 70 mil visitas, que tampoco aportaba mucho si lo miramos con distancia, pero en su momento sí representaba un poco el sentir de un blog humilde con un post de relativo éxito en los motores de búsqueda y por tanto reseñable a nivel interno.

Si pudiera salvar sólo uno: Obviamente salvaría el del 1 de enero, por aquello de salvar a la humanidad entera... pero... fuera de bromas, supongo que la letanía rápida sobre las horas de sueño, que al fin y al cabo es cultura popular y es lo que importa: que los que vengan recuerden de dónde vienen y quiénes éramos los de antes y las tonterías que decíamos o pensábamos.


Y de momento, y hasta el post número 2000, que todo llegará si seguimos vivos, dejamos este repaso de mis peores entradas (salvo que me dé por seguir publicándolo una vez acaben cada 100, que de momento lo descartaría). Seguimos adelante...

11 septiembre, 2020

El Porcuna en Tercera División (Año 2x01)

Este año, por segunda vez en su historia y tras no llegar a finalizarse completa la temporada pasada, el Atlético Porcuna va a competir en la Tercera División del fútbol español (la cuarta en el escalafón actual).

Tras el ascenso del Linares ya no se trata de la "Primera División de Jaén", aunque la capital volverá a estar en el mismo grupo que el Porcuna, y de forma similar al año pasado por tanto, tras subir también El Ejido, sólo hay 17 clubes en Andalucía en una división superior, lo que ya habla de la importancia del nivel alcanzado por el Porcuna.

Para la temporada 2020-21 hay muchas novedades en las categorías del fútbol español, como la existencia de 5 grupos en Segunda División B, de 36 grupos en Tercera División (la que nos atañe) al dividirse en 2 grupos distintos los que el año pasado había (y en los que siguen prácticamente los mismos equipos ya que sólo ha habido ascensos), o incluso la futura creación de una categoría intermedia entre Segunda A y Segunda B.

Aún no está claro al 100% el formato que va a tener la liga, más allá de esa división en 2 grupos, así que ya hablaremos de ello. Lo que sí es seguro es que una vez finalizada la liga en cada grupo, los 3 mejores de ambos se enfrentarán para dilucidar el ascenso y los últimos para ver quién desciende.



El objetivo claro del Porcuna vuelve a ser la salvación, dado que el nivel alcanzado sobrepasa con creces en economía y población la del pueblo, aunque las posibilidades este año quizá aumentan un poco al haber sido encuadrado en un grupo junto a los equipos jiennenses, granadinos y almerienses, que claramente son más asequibles como se puede ver en el listado de más abajo.

El año pasado se encontraba en posición de descenso cuando la pandemia canceló el campeonato, pero lo importante es usar esa experiencia para luchar a muerte y conseguir superar a todos los equipos posibles. Creo que dado el grupo en el que está encuadrado, se podría luchar incluso por algo tan complicado como acabar 7º, que le aseguraría la salvación.

Echemos un vistazo a los pueblos y ciudades del grupo IX, ordenados por población (en miles de habitantes). Pongo en negrita los que van a compartir grupo con el Atlético Porcuna:

-Málaga: 570 (el segundo de la capital y el equipo "B")
-Almería: 196 (el segundo de la capital y el equipo "B")
-Jaén: 113 
-Melilla: 86 (el segundo de la capital)
-Vélez-Málaga: 80
-Torremolinos: 68
-Estepona: 67
-Motril: 60
-Antequera: 41
-Alhaurín de la Torre: 40
-Alhaurín el Grande: 24
-Maracena: 22
-Loja: 20
-Torredonjimeno: 13
-Huétor Vega: 12
-Mancha Real: 11
-Huétor Tájar: 10
-Torreperogil: 7
-Porcuna: 6

Como vemos, y ya centrándonos en los equipos en negrita, igual que el año pasado hay un grupo de hasta 8 pueblos de 22 mil habitantes o menos, que junto al Poli Almería deberían jugarse entre ellos sí o sí los puestos del 3º al 11º del grupo, ya que hay dos inabordables Real Jaén y el Almería "B".



 ------------------------

Aprovecharemos también para echar un ojo a la situación en general del fútbol andaluz. En Primera y Segunda hay equipos de 5 provincias:

-Sevilla: (2 equipos de la capital)
-Granada: (1 equipo)
-Málaga: (1 equipo)
-Cádiz: (1 equipo)
-Almería: (1 equipos)

En Segunda "B" estarían las otras 3 provincias, representadas por el equipo de su capital Córdoba y Huelva, y por el Linares (Jaén). Aparte están los filiales de Granada y Cádiz y grandes pueblos de Andalucía: hasta 4 pueblos de la provincia de Cádiz (Algeciras 121, San Fernando, 95, Sanlúcar 68, La Línea 63), el Marbella de Málaga (141) y el Ejido de Almería (84)

El año pasado fue un poco mejor, con la clasificación del Granada para Europa y el ascenso a primera del Cádiz.

---------------------------

Para Porcuna, este año vuelve a ser muy especial, sin los nervios del debut y habiendo ya cumplido retos históricos el año pasado como el primer partido en África, el debut en Copa del Rey o recibir al Real Jaén (este año quedará el honor de visitar el Nuevo La Victoria). Como ventaja, los desplazamientos van a ser mucho más cortos al evitarse a todos los equipos de la costa salvo los almerienses y ahorrarse peripecias como la del famoso y accidentado viaje a Melilla.


Aun seguramente sin público, lo iremos contando, viendo y disfrutando. ¡Aúpa Atleti!