20 enero, 2018

Adiós Dolores O'Riordan, adiós queridos arándanos

Dicen que a veces cuando se muere el cantante, se muere el grupo en el que canta. No siempre pasa así, pues hay formas y formas de renovarse, pero en cierta manera es la voz lo primero que nos llega, y cuando es tan característica como la de Dolores O'Riordan, lo llena todo y hace que se confundan cantante e instrumentos, cantante y grupo (hasta el punto de que no pocas veces al seguir en solitario se llevan los fans y el resto no pueden mantener el éxito).

Quizá The Cranberries ya habían desaparecido en cierta manera tras su primera separación, anuncio de que nada volvería a ser igual, pero la vuelta mantuvo las expectativas, que ahora se han roto para siempre con la despedida de Dolores O'Riordan, fallecida esta semana a los jovencísimos 46 años.

Como comentaba en las redes sociales estos días, para los millenials más mayores, este es uno de los grupos claves de nuestra niñez y adolescencia en los 90, quizá uno de 10 principales (en mi caso diría que uno de mis 5 grupos preferidos de siempre en inglés), que por supuesto ha dejado temas imprescindibles y con los que muchos hemos pasado ciertos momentos inolvidables de nuestra vida. Por eso en cierta manera algo se nos ha roto, pese a que ya nos marcaron muertes como las de Michael Jackson o George Michael que también pululaban por la época.



En mi caso he de decir que seguí la carrera de The Cranberries casi desde sus comienzos, quizá más involuntaria o inconscientemente el primer disco “Everybody else is doing it, so why can't we?, que contenía las enormes ‘Linger’ y ‘Dreams’, pero ya plenamente desde el “No need to argue”, que fue su gran bombazo mundial, de la mano de uno de los grandes temas de la historia de la música: ‘Zombie’, rodeado por un grupo de canciones bastante consistente. Aún tengo por ahí la cinta de cassette con los títulos escritos a lápiz. Por la época sonaba en la tele el ‘Pretty’ en algún anuncio del Corte Inglés, por cierto.

El ambiente de su música pasada era ciertamente místico en muchos casos, pero también encontrábamos letras duras y reivindicativas. Entre todo destacaba la dulce voz de Dolores, susurrante a veces, cálida otras y rompiéndose en dura y rockera cuando hacía falta. Después llegó un disco un poco más extraño, más duro en cuanto a letras y al sonido de guitarras o baterías, como fue el “To the faithful departed", y tras un descanso algo más pronunciado y dificultades por las duras giras que casi les hacen separarse, volvieron con fuerza con “Bury the hatchet” en el 99, y otro temazo potente como ‘Promises’, acompañado de varias canciones de calidad como ‘Animal Instinct’ o ‘Just my imagination’.  Tanto 'Promises' como 'Zombie' son claves en cualquier discoteca de radio rockera, y en cualquier disco de canciones para quemar los altavoces del coche, ambas dos muy emocionantes.



Hasta entonces a mí me marcó mucho ‘Dreams’, escuchada años después de su salida, pues era habitual en bandas sonoras de películas en esa época de primeros amores adolescentes. Más tarde, el ‘Animal Instinct’ fue la descripción perfecta del momento vivido con la gestación y nacimiento de mi primer sobrino, y después recuerdo que el “Bury the hatchet” fue la banda sonora de aquel nuestro viaje de locura en coche por Irlanda en 2000, qué mejor que por esa Irlanda de Dolores y sus chicos. Luego, en 2004 incluí el ‘Ode to my family’ en la película que hice sobre mi familia “The Raspavelas Clan II”, y así, poco a poco se fueron metiendo en la banda sonora de mi vida…  De hecho, y por supuesto, The Cranberries tienen también un par de entradas en el blog, una sobre soñar (Dreams) y otra sobre el envejecimiento de las canciones (Zombie).

Llegaría en 2001 el “Wake up and smell the coffee”, con 'Analyse' o 'Time is ticking out', y finalmente el recopilatorio "Stars” en 2002 (que conservo como disco pirata, que entonces estaban muy de moda). Finalmente llegó en 2004 la ruptura, cuando Dolores decidió que no podía más y sacó un par de álbumes en solitario… Después ya sólo se juntaron para los conciertos, y todo iba bien aparentemente hasta que la cantante de Limerick, la de los gorgoritos a estilo 'yodelei' suizo, la del coro de iglesia nos dejó para siempre, tan joven, entrando como todos en ese olimpo de los mitos, y dejándonos huérfanos para siempre a los que desde el principio y hace ya 25 años los seguimos, hasta siempre Dolores O'Riordan, hasta siempre The Cranberries, ya nunca será igual, pero jamás nos podrán quitar vuestra música…

Y aprovechando el día que es hoy, a esa persona tan especial, le digo un par de cosas que tenía pendientes, parafraseando una de las canciones de mis arándanos:

Ememe, I love you just the way you are
I'll have you just the way you are
I'll take you just the way you are...

  

15 enero, 2018

Cuando no recuerdas haber hecho algo...

"Señor juez, eso es incierto, no recuerdo haber hecho nunca un ..."

Esta frase puede parecer la típica mentira que todos soltamos delante de un juez a petición de nuestro abogado, como clara estrategia de defensa, y ejercitando nuestro derecho a no declarar en nuestra contra.  El jurado pensará que estamos mintiendo, lógicamente, pero... ¿y si realmente no lo recordamos? ¿Puede nuestra mente olvidar adrede un hecho tan importante? Pues sí, es un tipo de memoria selectiva, y a veces pasa.

Otro tema es el de cuando nosotros mismos nos hemos autoconvencido de no haber hecho algo, o incluso de haberlo hecho, a base de pensarlo, induciendo ese mismo pensamiento en nuestro cerebro. Es el caso de algunos malhechores que incluso son capaces de pasar un detector de mentiras diciendo mentiras que se han auto-inducido, que su propio cerebro ya se ha creído totalmente, por lo que el polígrafo no es capaz de detectar cambio fisiológico alguno en el curso, y por tanto les acepta esa mentira.

¿Y qué pasa cuando realmente es que no nos acordamos porque tenemos mala memoria, sea de hechos importantes o de hechos insignificantes? No, no es que haga falta tener una memoria eidética como algunos superdotados, que recuerdan cualquier detalle de los que les han acontecido a lo largo de los años, pero sí es cierto que hay personas más detallistas con los recuerdos, con las fechas, olores, sabores, lugares, marcas de coche o quién sabe, siempre siendo clave la orientación de cada uno, los gustos, las inclinaciones, para recordar una cosa u otra.

Todos conocemos gente que nada más conocer a una persona se quedan con su perfume, con su marca de coche o con su nombre simplemente, y otros a los que eso nos cuesta mucho más, ya sea porque nos importa poco el coche que cada uno tenga, porque no tenemos buena memoria olfativa o porque nos cuesta un poco asociar nombres con caras, pese a que podamos tener buena memoria fotográfica, quién sabe.

Recuerdo hace unos días que en un juicio al que asistí había una persona que tenía la clave para que el acusado tuviera una coartada fiable y segura, diría que definitiva. El problema es que ese testigo no recordaba para nada el momento en el que tuvo lugar la coartada, por lo que aun sabiendo que seguramente podía declarar a favor del acusado (que estaba acusado sin fundamento alguno gracias a esa coartada clara), no podía dar detalle alguno. Por desgracia, a pesar de haber vivido algo hace solo un año, lo había olvidado por completo, y fue gracias a que yo recordé que efectivamente habían estado juntos, que el acusado pudo salvarse (aunque con algún cargo en su contra igualmente). En cualquier caso, fue curioso, porque yo que les había visto sí lo recordaba, pero el testigo no podía confirmarlo, su memoria se había ido completamente, por considerar trivial el asunto en ese momento, suerte que yo pude recordarlo.

Digo esto, porque revisando las búsquedas de "elije-elige" en internet, por casualidad di con un blog (http://ojosortograficos.blogspot.com.es/2009/11/es-correcto-elije-o-elige.html) en el que se ve que yo mismo había hecho un comentario hace 6 años, y que ¡no recuerdo para nada! De hecho pensé que era otro el que lo había hecho, hasta que me fijé bien en que fui yo, era mi usuario...



La verdad es que el cerebro a veces nos juega malas pasadas, y en este caso, si de mí hubiera dependido (y en principio tengo buena memoria) para algo que yo recordara haber hecho ese comentario, apañados íbamos...  Y pienso en cuántas cosas habremos hecho en el pasado, buenas o malas, en la red o fuera de ella, de las que no nos acordamos ya en absoluto, y por supuesto, y por qué no, tengo mucho miedo... 

Seguro que en unos años ni yo ni nadie recordará este post, y entonces el miedo volverá... suerte que no dijera ningún disparate del que me pudiera arrepentir. ¡Voten por Trump!

09 enero, 2018

Primer tutorial, cómo hacer un tutorial

Como todos sabéis, en mi menú lateral tengo una lista de etiquetas (o categorías) en las que clasifico cada una de mis entradas. El número ya va por 25, que casi podría decir que es excesivo, pero oye, ¿quién maneja mi barca si no yo? (como cantara son fracaso estrepitoso aquella en Eurovisión). Yo decido y quien no quiera ahí tiene los comentarios para criticar y ser criticado, cómo no.

En fin, tras hacer un poco de viejo escritor muerto de éxito y cascarrabias, vamos al lío, y como siempre es interesante mantener la regularidad, creo que ha llegado el momento de incluir una nueva categoría en mi blog, que corresponderá a tutoriales, o lo que es lo mismo: entradas en las que se explica cómo hacer algo, ya sea la o con un canuto, comprar un billete hacia Shibuya, descifrar el Ulises de Joyce, colarse en una fiesta donde hay Coca-cola para todos y algo de comer, lanzar una tostada al suelo para que caiga por el lado sin mantequilla, hacer malabarismos con 3 pelotas, quitar una mancha de mora con otra verde o decir que el cielo está engaraveticulado sin trabarse.




Hoy no vamos a comenzar con el primero, pues aquí simplemente os presento la categoría, ya habrá tiempo de pensar qué puedo/podemos enseñar a hacer, sean cosas sencillas como doblar una hoja de papel o arabescos enrevesados como programar el Windows 98.

Algunos os preguntaréis: ¿pero qué es eso de un tutorial?, ¿cómo puedo hacer un tutorial? Pues os puedo dejar una pequeña serie de pasos para hacerlo, y con eso tendremos nuestro primer tutorial:

1- Pensar en algo que sepáis hacer y al menos una persona en el mundo no (si todos sabemos hacerlo, el éxito sería nulo).

Vale, yo por ejemplo sé doblar una hoja de papel por la mitad.

2- Pensar si sabríamos explicarlo por pasos, tanto por palabras (como correspondería a un blog) como en un vídeo (si es necesario explicar algo con una imagen, que ya sabemos que vale más que mil palabras).

Creo que puedo explicarlo con palabras, pero si me trabo siempre puedo hacer un vídeo-tutorial

3- Comenzamos a escribir, empezando por el material necesario (por ejemplo para doblar una hoja de papel necesitamos una hoja de papel, o para programar el Windows 98 podemos usar un ordenador personal).

Diría que "para doblar una hoja de papel, sólo necesitamos tener una hoja de papel y una persona, animal o robot, que será el que ejecute la acción".

4- Una vez tenemos el material preparado, y siendo muy cuidadosos de no saltarnos nada, vamos explicándolo por pasos. Ojo, muy importante: no demos nada por sabido, pues el gran error de todo tutorial es suponer que el lector piensa exactamente igual que nosotros, por lo que mejor pecar de "manual para tontos" que de "mal tutorial, galimático".

Diría que el paso 1 es coger la hoja de papel, el segundo colocarla extendida en una superficie horizontal (como podría ser encima de una mesa), el paso 3 apoyar un dedo o la palma de nuestra mano izquierda en la parte central de la parte izquierda de la hoja, el paso 4 levantar un poco la parte derecha de la hoja, cogiéndola entre nuestros dedos índice y pulgar de la mano derecha, el paso 5 es mantener la mano izquierda donde estaba y con la hoja cogida entre los dedos, acercar nuestra mano derecha a la izquierda, de forma que la parte derecha de la hoja coincida con la izquierda, el paso 6 sería hacerlas coincidir del todo, de forma que ahora el tamaño de la hoja se ha reducido a la mitad, el paso 7 es sujetar con la mano izquierda, no sólo la parte izquierda de la hoja, sino también la parte derecha que ahora está encima de la izquierda, para que cuando soltemos la hoja con la mano derecha, no vuelva a la posición inicial, el paso 8 es soltar la hoja con la mano derecha, el paso 9 es ir a la parte derecha, que es donde vamos a hacer el doblez, y que ahora forma una especie de curva de papel, y apretarla con fuerza para que quede plana, intentando que esta parte una vez plana quede paralela a la parte izquierda de la hoja... etc.



5- Revisamos el tutorial leyendo y realizándolo nosotros para ver que todos los pasos están correctos.

Aquí me habría dado cuenta de que un zurdo podría tener problemas para hacerlo bien, o incluso un manco, dado que hablamos de mano izquierda y derecha, por lo que para empezar sería un tutorial "no inclusivo", ya que no tendría en cuenta las diferentes diversidades funcionales (lo que antes se llamaba discapacidades, que ahora es una palabra en desuso por ser un insulto grave). Por lo que se podría poner una aclaración indicando que está hecho para ese tipo de personas y que las otras tendrán que adaptarlo a ellas, o simplemente indicar que en el caso de zurdos han de cambiar cada vez que se dice "derecha" por "izquierda" y viceversa. Para mancos, sería más complicado, pero ellos se apañan bien, como campeones de vencer a la dificultad que son.

6- Se lo mostramos a alguien para que de verdad nos confirme que todo está bien explicado.

Mejor si es un poco "torpe", así nos ayudará a cubrirlo para cualquier tipo de usuario

7- Publicamos el tutorial

Puede ser en un blog, en una web de tutoriales, en una infografía (que se comparte mejor y es más viral) o en Youtube si es videotutorial.

8- Recibimos las felicitaciones de todo el mundo y los comentarios aplaudiendo nuestro trabajo

9- Recibimos la carta de Sus Majestades

10- Recibimos el Toisón de Oro que nos hemos ganado con tanto ahínco.

11- Suena el despertador...

Y así, amigos, es como se haría un tutorial... quizá nos veamos en uno de estos...

03 enero, 2018

La chapa número 1000

He olvidado ahora si os lo había comentado en estos más de 900 posts, pero desde hace algo menos de 30 años colecciono chapas y tapones de botellas. Me valen tanto las chapas de botellines como las de cava y las de botellas de plástico.

Ahora mismo no recuerdo exactamente cómo comenzó la cosa, pero si los primeros pasos y esas primeras chapas que formaron parte de la colección, algunas recogidas en los alrededores del kiosco del Paseo de Jesús de Porcuna, otras encontradas en el suelo de la Redonda, alrededores de los bares, en las ferias, entre los terrones de los olivos de Alharilla (algunas de estas probablemente de primeros de los 80, ya medio borradas y oxidadas) y otras pedidas directamente al Casino o a alguno de los establecimientos de Porcuna. Así fuimos haciendo poco a poco colección unos amigos y yo, primero algunas decenas y luego ya llegando a la primera centena (debajo podéis ver algunas de esas primeras 100, sobre todo las más estropeadas, todas de batidos y horchatas, y sí, ni idea de qué marca es la de la de arriba a la derecha)



La de los comienzos no fue una época fácil, pues como anécdota he de contar que tuve algunas bajas en la colección (incluso recuerdo cuáles, una de ellas por ejemplo, de Cerveza Holandesa, me la había encontrado en el Parque del Retiro de Madrid cuando tenía 8 años) debido a que directamente me las robaron un par de veces cuando se las enseñaba a otros niños, cosas de impúberes lógicamente, que a veces sin maldad real pueden ser muy crueles; incluso recuerdo haber ido a casa de uno de ellos indignado uno de los días y comentarle a su abuela que me había robado algunas como la de aguas Fuensanta, por lo que al menos ésa sí me la tuvo que devolver.



En fin, el tema poco a poco se fue enfriando ya por las 200-300 adquisiciones, y muchas veces pasaron meses sin encontrar nuevos integrantes de la colección, ya fuera por no tener que pedirlas, cogerlas del suelo o por no viajar a lugares donde pudiera encontrar nuevas o simplemente por desidia.

Una particularidad de mi colección es que muchas de ellas me las he encontrado yo tiradas en el suelo, las he pedido en un bar tras consumir o directamente me he bebido yo el botellín, todas salvo unas cuantas que compré por Ebay hace unos 10 años para comprobar si este tipo de webs funcionan bien, y que me llegaron correctamente. Esto a diferencia de muchas otras que prácticamente son "colecciones compradas a base de talonario".

En fin, recuerdo haber pedido chapas en un pub irlandés ("the tops of the bottles") en 2000, en una cervecería del sur de Alemania (ni idea en alemán), por una calle de París o encontrármelas tiradas en un parque de Estambul o cerca de un mercado de Split... muy variadas.

Así, aunque muy poco a poco y casi sin mirar mucho si las tenía o no, he ido guardando chapas en botes de Nesquik (como curiosidad, empecé en un bote de "Nocilla Instant" como el que veis debajo, que fue un equivalente al ColaCao y Nesquik que fracasó, y ahí sigo teniendo algo más de 100), y poco a poco he ido clasificándolas para ver cuántas tenía y no perder la cuenta.



Por eso, tras muchísimos años coleccionando, e incluyendo chapas y tapones, hoy puedo decir que con toda probabilidad he llegado a la chapa distinta 1000 de la colección.  Seguiré coleccionando, seguro que sí, sin intención alguna de publicarlo, sin prisa, sólo por gusto y por supuesto sin ostentación alguna ni clasificarlas en una pared, ahí siguen tiradas en botes (y probablemente para siempre).

Supongo que cuando llegue a 2000, si aún no he legado la colección a nadie, y si estoy vivo para verlo (al ritmo actual en teoría a los 70 años llegaría a 2000, pero quién sabe si me ayudarán mis nietos por entonces y correré más), volveré a contaros que he llegado, y ojalá todos me podáis leer ;)

Por Cierto: Pensaréis, ¿y cuál es la chapa número 1000? Pues ni idea, porque podría darse el caso de que tuviera algunas repetidas, por el margen de error al contarlas u otro detalle, así que aquí debajo os dejo varias opciones y elegís la que más os guste :)



29 diciembre, 2017

La deriva feminista hacia la locura, Huércal

Estos días leía la noticia de que en el municipio almeriense de Huércal habían denunciado las feministas un taller dirigido exclusivamente a mujeres en el que se les enseñaba las partes de un vehículo y aspectos en general relacionados con su mantenimiento y resolución de incidencias.

El caso es que pese a que ya de por sí el dirigir un taller para mujeres es denunciable, ya que rompería totalmente con la igualdad de oportunidades discriminando a los hombres gravemente, normalmente no hay problema alguno en que cientos de asociaciones de mujeres, ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas celebren miles de actividades exclusivamente dirigidas a mujeres, y en las que se discrimina por tanto al 50% de la población por razón de sexo (o género como ahora pone en muchos de sus documentos oficiales).

No hay problema en llevarse suculentas subvenciones organizando cursos, talleres, concursos, sorteos, formaciones, excursiones, etc., en la que los hombres no tienen posibilidad de participar, todo con la complicidad de los gobiernos que tantos votos creen llevarse por ello.

Esta vez, curiosamente, y a pesar de la discriminación, los grupos feministas han denunciado el taller, ya que entienden que dirigir un curso de mecánica sólo a mujeres es como dar por hecho que a ellas ese tema les cuesta más y que los hombres no necesitan conocer estos aspectos básicos del vehículo, porque ya los conocen, o son más listos que las mujeres o a saber qué detalle carpetovetónico habrá pasado por sus calenturientas y susceptibles mentes...



Supongo que esos mismos grupos feministas no denunciarán cursos de cocina exclusivos para mujeres o talleres de costura o meriendas-cenas pagadas por todos nosotros, o por supuesto viajes, cursos de informática, etc. ¿Por qué denunciar algo que el ayuntamiento ha preparado precisamente para enseñar a las mujeres, que claramente tienen un déficit de conocimiento medio del vehículo respecto al común de los hombres, para así igualar un poco más a los sexos en este sentido también?

Diría que estas feministas realmente no quieren la igualdad, bueno, obvio es por sus acciones, porque si en algo en general las mujeres del pueblo parecen tener menos conocimiento que los hombres, ¿por qué no enseñarles y así igualar las cosas? ¿Por qué no hacerlo también a la contra y enseñar a los hombres a cocinar o hacer las tareas de la casa? ¿Sería también eso un curso denunciable por suponer que los hombres cocinan o barren peor que las mujeres?  Supongo que no, ya que aquí todo se ve desde el prisma feminista, como si los hombres en todo estuviesen mejor que las mujeres y ellas necesitasen siempre ser beneficiadas como a una minoría "discapacitada"... ay, qué equivocadas están este tipo de feministas locas y las que las siguen y fomentan.

Alguna perla por ejemplo de la portavoz de la oposición (por supuesto del PSOE, al que se le da mucho mejor luchar por el feminismo en detalles nimios que pensar en si esas mismas mujeres tendrán trabajo, educacion, sanidad o sufrirán algún maltrato incluso): "El fomento de actividades de este tipo solo consigue a aumentar la brecha de la igualdad entre hombre y mujeres". ¿No sería al revés, no estamos intentando igualar a ambos en conocimiento? ¿No se está más bien formando a mujeres y no a hombres y eso podría ser discriminatorio para ellos? (uy, no, eso es darle la vuelta a la tortilla, qué machista).

Y lo más gracioso de todo es que ha habido gran demanda de mujeres apuntadas... mujeres que quizá quieren aprender, mejorar, quizá saber igual o más que los hombres, quién sabe, mientras a esa portavoz del PSOE lo que le interesa es que las mujeres de su pueblo no despierten y cada vez sepan menos y acaben necesitando a los hombres para arrancarles el coche, quién sabe, ¿para qué iban a necesitar un curso?

En fin, perlas como estas tenemos todos los días, de feministas derivadas hacia la locura, que denuncian todo lo que es denunciable e incluso lo que no, dándole la vuelta a todo con tal de llevar la razón, incluso quejándose de temas que realmente están buscando la igualdad, dándose por aludidas como si ellas estuviesen por encima del bien y del mal, por encima de un rebaño de ovejas femeninas al que cuidar, como si a las mujeres de verdad les hiciera falta que gente como las feministas de Huércal les saquen las castañas del fuego, qué equivocadas están...

23 diciembre, 2017

Más joven que mi propia abuela...

Esta semana salía en los medios la noticia de una mujer que acababa de dar a luz un embrión congelado hace 25 años, es decir, cuando ella tenía un solo año (aquí el enlace a la noticia en la CNN).

Me parece muy curioso comentar este tema, ya que "atenta" contra natura, contra la propia lógica. ¿Cómo va a tener tu madre un solo año más que tú? ¿Cómo va un bebé de poco meses a tener ya 25 años de edad? Sí, esto son avances de la Ciencia que a muchos pueden estar ya pillando demasiado viejos y que a otros les puede estar dando la sensación de que el progreso les sobrepasa, y en general a nuestro entendimiento o lógica de imperfectos seres humanos, comienza a "chirriar" bastante.

Porque... qué pasaría esta mujer da a luz dentro de 15 años un bebé, ¿serán hermanos de la misma madre con 40 años de diferencia? ¿Existe algún tipo de "envejecimiento" en un embrión congelado? ¿Sería posible congelar un embrión durante miles de años como si de ADN de mamut se tratara?



Son muchas preguntas que podemos hacernos, más allá de crear algún chiste curioso con eso, pero sí se me ocurre que Emma (así se llama la "ex-embriona") es una privilegiada en la historia, pues ha podido vivir 25 años más adelante que toda su generación, que su propia madre, de la que podría haber sido incluso mejor amiga como ella comenta. Ella podrá vivir el siglo XXII, cosa que su madre no podrá seguramente hacer, llegar a ver nuevos descubrimientos, nuevas mejoras, quizá el fin de la civilización, privilegiada ella, quién sabe.

Eso sí, vivirá "su tiempo", cosa que muchos no han podido hacer, los típicos adelantados a su tiempo que no vivieron la época adecuada, a los que nadie entendió, que no pudieron disfrutar de ciertos adelantos para los que ya estaban preparados, o también los típicos que nacieron tarde, que ya estaban obsoletos cuando fueron dados a la luz, que hubieran encajado a la perfección unas décadas antes y que tuvieron que vivir en un mundo que ya no les correspondía. Como Emma... aunque ella sí será "nativa digital" del todo, sin sorprenderse por nada, cuando su niñez no debía haber estado plagada de dispositivos, redes sociales y ondas por todos lados, cuando debía sorprenderse ahora por todos estos cambios, cuando realmente el privilegio de haber retrasado tanto su nacimiento debería hacerle reflexionar tanto sobre la vida en general y sobre que estamos aquí por accidente, tanto como vivos en sí, como en la época que nos ha tocado vivir.

Imaginemos ahora un embrión de ciudadana del imperio romano puesto ahora en este siglo XXI. ¿Tendría alguna diferencia por vivir en una época u otra, aparte de poder vivir muchos más años? Pues igualmente, seguro, y de hecho también se me ocurre que es probable que por la evolución normal de la especie, hace 2000 años y más de 100 generaciones después, el propio ADN o las propias defensas naturales hayan cambiado, y a lo mejor el embrión esté más preparado para ciertas agresiones e igualmente indefenso ante las nuevas... es curioso simplemente pensarlo.

Sí, ahora su madre es una niña de su edad, ahora su madre es madre de un bebé de 25 años, y la confusión que eso puede crear en una mente es bastante, pero como decía, privilegiada es por poder vivirlo. Sí, individua del siglo XX que es puesta en el XXI para disfrute propio y para alivio de la madre que por fin pudo tener hijos. En el futuro, con los adelantos, no lo dudo, alguna acabará siendo más joven que su propia abuela...

16 diciembre, 2017

Mis mejores entradas (y 37)

--Post preferido del 901 al 925 (06-Jul-17 a 18-Nov-17)--

Los mejores en el páramo de hace 25 años

-Este post iba sobre... los mejores deportistas españoles de la historia pero en 1992, justo el año en que todo cambio, en que salimos del letargo y nos convertimos en una nación algo más modena que la que éramos, en un páramo tanto económico como social y por supuesto deportivo, abriéndonos al mundo.

-La motivación para escribirlo fue... que se cumplían 25 años de los JJOO de Barcelona, y como homenaje a todos esos pioneros que por entonces eran considerados los mejores, y que poco a poco han ido siendo superados por la pujanza de las nuevas generaciones de nuestro deporte, algunos ya casi olvidades.

-Tras los comentarios, mi opinión cambió en... no hubo.

-Me he decidido por él, porque... como digo, servía de homenaje a un tiempo y un año maravillosos, y por supuesto por el trabajo que me supuso, ya que había que tomar como referencia las listas que hice recientemente e ir quitando todos los triunfos conseguidos desde entonces, justo hasta el comienzo de los Juegos.

09 diciembre, 2017

La rebelión de las bicis amarillas

Hoy estoy aquí para revelaros una historia terrorífica digna de las "para no dormir" de Ibáñez Serrador o quién sabe si los devaneos del Dr. Jiménez del Oso o su aprendiz tocayo de apellido Iker Jiménez.  Hoy la he vuelto a ver, al salir de casa y volver la esquina, allí estaba, echada sobre una farola, mirándome desafiante como ayer, como las anteriores veces de las últimas 2 semanas. Hoy la notaba altiva, con una sonrisa pícara y maléfica que parecía decirme "no te librarás de mí tan fácilmente", y nuevamente me dio un vuelco el corazón al pasar a su lado, sintiendo de nuevo esa extraña vibración, esa mala vibración que no vaticina nada bueno. Dicen en la prensa y las redes sociales que muchas pululan ya por nuestra ciudad, y que hordas de congéneres suyas han invadido ya toda España en lo que parece una operación de invasión en toda regla.

Algunas veces he intentado cogerla y llevármela bien lejos, quedándome tranquilo por unas horas, pero al amanecer allí estaba de nuevo, desafiando todo raciocinio. He probado a hacerle buena publicidad: llevárosla, es la mejor, pero nadie lo hace, y nuevamente aparece por la mañana como si nada, como si una fuerza sobrenatural la mantuviese ahí, haciendo guardia, con su aura amarilla.

Sí, bicis amarillas que nos han invadido, que han cambiado nuestra forma de relacionarnos, de desplazarnos, de pasar por las aceras antes limpias y ahora impracticables. Por suerte algunos en la clandestinidad aún luchan contra ellas, son la "Resistencia", lanzándolas con valentía contra árboles, empujándolas a las vías del tren, arrojándolas al río, destrozando ruedas y candados para dejarlas inutilizadas... pero es inútil, es una batalla perdida, vuelven a aparecer más, y un ejército de mecánicos está al acecho para volver a arreglarlas, incluso otro mini-ejército de militantes fotógrafos denuncia dichos actos para confundir más a la población, para hacer parecer que las víctimas son ellas y no nosotros...



Y mientras, cuando llego a la cancha para hacer deporte me encuentro otras dos, y al volver me cruzo con otra, y llegando al semáforo veo apoyada otra más y en el parque una en el suelo como diciendo "tropiézate"... son muchas, son tantas... pero la que de verdad me acongoja es la que hay en mi puerta, que sigue ahí esperándome, mirándome altiva, mirándome con superioridad, sabiendo que algún día seremos sus esclavos, esclavos de 2 ejércitos de bicicletas amarillas que conquistaron nuestras calles, plazas, aceras... Porque no se conforman con ser un bando, sino dos bandos que amigablemente tratan de subyugarnos, y así, mientras vuelvo a casa pienso en que mañana por la mañana me la volveré a encontrar, y como todos los días volverá a hacerme temblar de terror...

03 diciembre, 2017

Día de San Francisco Javier

El nombre es uno de los principales signos de identidad que las personas tenemos, muchas a lo largo de toda nuestra vida (y es que algunos se lo cambian legalmente), quizá compartido con motes o uso más común del apellido, pero al final es uno de nuestros grandes símbolos, de nuestros patrimonios, de nuestras señas, y por supuesto de esas cosas a las que les tenemos mucho cariño (salvo que te llames Escultoria, Sisenando o Canduterio, que entonces habría que ver el asunto).

En mi caso, y debido a que por aquellas fechas de hace casi 40 años en aquel hospital jiennense había un periódico deportivo que hablaba de jugadores vascos (muy de moda por aquellas fechas, no olvidemos que entre el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad ganaron 4 ligas seguidas entre 1981 y 1984, por lo que el ¡año que yo nací, los vascos eran los campeones!, de ahí que mis padres decidieran ponerme un nombre vasco, el del primer jugador que por ahí encontraran. No sé seguro cuál fue, pero mis opciones serían los realistas Javier Sagarzazu y Jose Javier Zubillaga, el león Javier Clemente, los rojillos Javier Castañeda, Javier Larraya o Julio Javier Pejenaute, o incluso fuera de equipos vascos: Javier Subirats, Javier Maté (portero del Celta, equipo de mi padre) o Javier Urruticoechea (portero del Barça, y una de las primeras palabras que pronuncié junto con Zubizarreta). Sí, muchas opciones disponibles, pero al final un nombre de "etarra", que se decía por entonces: Javier.



Cuando uno busca el significado de su nombre, muchos encuentran alguna chorrada en plan "tu nombre significa Valiente" o "tu nombre significa Libertad" o cosas similares que nada tienen que ver con la personalidad del susodicho o susodicha, que lo más valiente que ha hecho en su vida es intentar matar una mosca o que lo más libre que ha sido es de cambiar de Divinity a Telecinco ayer por la tarde... Total, que son chorradas que como el horóscopo de poco sirven, pero... ¿y si tu nombre significa algo de verdad en tu idioma, y simplemente representa un lugar o una persona que de allí viene?



Sí, es mi caso, pues Javier es un lugar, en el norte de España, nada más y nada menos que en Navarra, en la comarca de Sangüesa. Como curiosidad, probablemente provenga del vasco "etxeberri", del que evolucionara a "exebier" (o algo así) y a "xabier", siendo conocido mundialmente por ser el lugar de nacimiento en el siglo XVI de Francisco de Jaso y Azpilicueta (misionero jesuita más conocido por "San Francisco Javier").




Durante su vida se da el curioso hecho de que Navarra se acercó mucho a Francia, de modo que los castellanos tuvieron en cierto modo que "conquistarla" de nuevo. San Francisco Javier nació en el castillo de Javier, del que era señor su padre, y recorrió medio mundo en su periplo misionero, junto al que participó también en algún momento San Ignacio de Loyola. Hoy precisamente se celebra el día de San Francisco Javier, y por tanto el día de todos los Javieres y Francisco Javieres (autofelicitación que hago extensa a todos y todas, también a las Javieras, claro).



Recuerdo mi viaje hace ahora justo un año por tierras navarras para visitar este bonito castillo y de algún modo reencontrarme con mis "raíces de nombre", que siempre en cierta manera uno les tiene cariño y aprovecha esa ventaja de tener un nombre "de un lugar", como también para muchos lo son los apellidos. Sin duda, mi nombre Javier, el de tantos, es uno de los que más suelen gustar a la gente, suerte que tenemos nosotros, así que simplemente hoy, celebrémoslo y acordémonos o al menos sepamos de dónde viene...

29 noviembre, 2017

Y vuelve el buen tiempo, caigan gotas, caigan

Recuerdo que hace ya más de 11 años, incluso en esa primera bitácora que di de alta y que duró unos meses hasta que me cambié a blogspot, publicaba un post en el que me alegraba por el buen tiempo reinante esos días de verano de 2006.

Muchos me tildaban de loco por aquel entonces, pero sin duda hoy, tras periodos enormes sin llover, ya consideramos "buen tiempo" a lo que hoy hace, día tormentoso donde los haya, con más de 40 litros caídos por cualquier pueblo de nuestra geografía.

Por supuesto hoy los noticieros volvieron a hablar de "mal tiempo", cuando 2-3 días antes comentaban la escasez de reservas de agua en nuestros pantanos y la situación de seguía inminente. Como decía entonces: ¿Hipocresía?, no, más bien tontura..



Y así lloviendo discurrió el día, tras una noche tormentosa, seguida de una lluvia plácida, de esas que dan gusto al caer, sonando uniformes, haciéndote imaginar cómo las plantas absorben cada gota, cómo el aire se limpia a cada ráfaga, a cada garrafa de agua que cae, lluvia que se distribuye equitativamente, que todo lo refresca y que aplaca la polución y libera el ambiente de todo ese enrarecimiento. Lluvia que llena todo de charcos, que salpica, que embarra, que hace todo oler a humedad, a invierno, una estación que casi ni recordamos. Lluvia que impregna el parabrisas, que repiquetea en el techo del coche, que obliga a llevanos paraguas a todos, a comprar paraguas, a renovar el viejo paraguas, a usar paraguas por primera vez en años...

Lluvia que sigue cayendo toda la mañana, toda la tarde, dejando salir el sol de vez en cuando para hacer acto de presencia, lluvia que cae de nubes grises que todo lo vuelven taciturno, de nubes que oscurecen a las tres de la tarde el día, volviéndolo noche, de nubes que amenazan con romper, de nubes que tapan las sierras blancas, de nubes que recorren las vaguadas y los valles, de nubes que no se mueven porque saben que su trabajo es necesario esta vez.



Lluvia que desfigura los colores de los semáforos, sinfonía de refracciones y reflexiones, de gotas que dibujan arco iris de colores, de puros verdes, amarillos y rojos, colores hoy vivos, ayer tristes y desilusionados. Hoy la lluvia nos da una nueva ilusión, la ilusión del que sabe que no todo está perdido, la ilusión de una enésima oportunidad de volver a nuestro ser, a ser nosotros mismos, a dejar de ser egoístas con el planeta de una vez por todas, no sea que esta sea la última que tenemos...

Y así, hoy ha vuelto el buen tiempo, y mientras me seco los calcetines y siento los bajos de los pantalones chorrear, las llamo en voz alta y les digo: ¡caigan gotas, caigan!