16 mayo, 2024

No hay prisa, y no me convencerás de ello

Medida estrella de la semana para combatir el estrés: "no hay prisa, y sólo debe haberla cuando realmente la haya, que es el 1% de las veces".

Pues eso, y empezando mi consultorio "zen" o "hippie" recién montado, he de decir que por experiencia  sólo el 1% de las veces que las personas decimos "tengo prisa" es cierto. Puede ser que nosotros pensemos en muchos casos que la hay cuando no la hay, y obviamente también hay casos en los que para eludir una situación comprometida, embarazosa o aburrida, digamos que hay prisa, porque es algo que a los demás rápidamente nos hace salta un resorte de "ah, vale, voy a evitarle estrés a esta otra persona".

Y ahí es donde está el error, porque nosotros no tenemos por qué ser los que absorbamos la prisa de nadie, las malas vibraciones de los demás, la energía negativa de cualquiera. Si nos plegamos ante todo el que nos diga "tengo prisa" adaptando nuestro discurso, nuestra actitud o nuestras acciones a ellos, nos estamos perjudicando nosotros mismos, absorbiendo esa energía mala de ellos y liberándoles...

Por ello, tenemos que aprender que el otro no es nadie para tener prisa, y que el tiempo de los demás vale lo mismo que el nuestro. No debemos estresarnos hablando con nadie, para darles un informe rápido de todo y que puedan seguir, porque todo ese nerviosismo se queda en nosotros... 

No, el conductor del autobús no tiene por qué tener prisa mientras le explicamos algo, ni un comercial tiene que hablarnos rapidísimo para contarnos lo que vende, ni un conocido que nos pregunta por la calle va a apagar un incendio aunque se le ve nervioso para irse. En esos casos lo mejor es dejarles ir, no darle cancha, y que sigan su camino estresando a los demás, no a nosotros.


Un caso que me ocurre personalmente es cuando voy al médico, porque soy consciente de la cantidad de personas que hay esperando y que tienen poco tiempo para las visitas, por lo que les intento explicar tan rápido mi problema que la consulta es una vorágine y casi me entero, y me atienden peor, sólo intentan transcribir rápido muchas cosas y el resultado es un desastre que me puede acabar perjudicando a mí. Es un ejemplo, pero seguro que en algunos casos os pasa, con gente que siempre tiene prisa y que os requiere para algo, y básicamente lo que os está es chupando la energía (¿personas tóxicas?, bueno, no digo que lo sean en general, pero la situación sí lo es).

Y pensaréis, ¿y si hay alguna ocasión que todo se está quemando y estamos en ese 1% de verdad en el que hay prisa? Bueno, pues tampoco pasa nada por ir un poco más despacio, nadie dice que no hagáis nada o no creáis a nadie, pero no se puede estar en el otro 99% de ocasiones con la escopeta cargada o al borde de un ataque de nervios, no tiene sentido. 

Es mi consejo "zen" de hoy: Relativicemos la prisa, porque es una mentira como una catedral. En nuestra vida realmente todos tenemos un puñado de prisas, que hubo, que habrá que resolver, y ya está, ¿el resto? Simples mentiras que nos contamos a nosotros mismos, que los demás nos cuentan para traspasarnos sus miedos, sus ansiedades. Y así acabo: Di no a la prisa de los demás

10 mayo, 2024

Se acabó, evitemos ser pisoteados

Uno va por la vida de buenas, intentando portarse bien, no molestar a nadie, pasar inadvertido para que todo el mundo sea feliz, pretendiendo no dejar huella, ni de carbono ni ninguna otra, procurando no interferir, no entorpecer, mantener la buena armonía del universo; en definitiva, uno intenta hacer lo que querría que los demás hicieran, pero es que no... es que te das cuenta de que todos y todas miran sólo por sí mismos, y algunos incluyen además un altísimo nivel innato de incivismo e hijoputismo, y bajísimo de empatía (muchos son esos que se llaman a sí mismos "personas empáticas", o al menos es lo que ponen en los currículums, los currícula y en Tinder y Grindr).

Total, que desde hoy he decidido dejar de pasar la mano a todos ellos, quizá haciendo pagar a veces a justos por pecadores, pero es que no se puede ser toda la vida bueno ni tonto, mientras los demás te miran por encima del hombro o con miraditas de condescendencia, a ver qué pasa... Obviamente a ellos ser tan malos no les ocasiona daño alguno, pero cuando uno bueno deja de serlo, todo el karma va a por él como una apisonadora, eso está claro.

Y es que a partir de hoy tú y yo, vamos a:

-Dejar de apartarnos cuando vemos venir a alguien desde 100 metros en la acera hacia nosotros, mirando el móvil, chocando si hace falta.

-Dejar de desviarnos levemente, encoger el cuerpo o los hombros cuando nos cruzamos con gente y claramente no cabemos, chocando si hace falta.

-No dejar pasar a la gente con carritos que sabemos que no van a darnos las gracias ni a mirarnos cómplicemente.

-Dejar de decir buenos días a la gente que no nos lo haya dicho la última vez (vampiros gaznápiros los llamaría yo por ello).

-No dejar colarse a nadie en las colas porque "es que voy a hacer una preguntita solo", para evitar esos falsos que al final acaban haciendo toda la gestión o compra porque "ya que estamos...".

-Pegarles un bolsazo o un mochilazo a los coches que no se paren en los pasos de cebra cuando estamos ya pasando por ellos (esos listos que como aún no has llegado a su carril siguen sin pararse porque da tiempo, y todos suponemos que si fueran a atropellarte pararían).

-Decirles un "quién te crees que eres" o un "por qué me tratas así" o un "yo te he hecho algo" a los que por en atención al cliente no nos traten maravillosamente, tengan un mal día o no.

 


-Tener prisa cero cuando un coche nos pita justo al ponerse en verde un semáforo.

-Hacer womansplaining en el metro o las salas de espera (este es sólo para mujeres, y se trataría del contrario del mansplaining, que consiste en abrir las piernas los hombres cuando están sentados en sillas en fila con otras personas para que se les aireen los genitales, mientras que las mujeres las mantienen juntas como señal de decoro aprendido y heredado).

-Decirles un "no me estoy enterando de nada" o un "con tanta palabra he dejado de poner atención y estoy pensando en las rosquillas de Homer" a los que todo el rato están hablando y no nos dejan meter baza.

 

Y más cosas que se me sigan ocurriendo y apunte, tiempo al tiempo, nos convertiremos en nada en unos ciudadanos de M... en unos despojos humanos inadaptados, en unas rémoras, en unos molestos seres incivilizados... sí, nos convertiremos en todos vosotros, ¡y a mucha honra!

04 mayo, 2024

¿No os pasa que os gustan tanto las falsas alarmas como a mí?

¿No hay mayor placer en la vida que experimentar una falsa alarma? ¿No hay más felicidad que la que se vive cuando te das cuenta de que nada malo pasa? ¿No hay mayor segregación de dopamina y serotonina que cuando el alivio empapa todos los poros de tu piel?

Os lo garantizo como futuro tratamiento de belleza y antienvejecimiento, sería una especie de predisposición a una situación de tensión que luego finalmente no se da, desencadenada por la buena noticia que nos dice que efectivamente todo va bien y todo va a seguir así.

Y eso nos pasa cuando nos llama el maestro a la palestra para regañarnos y luego es para alabarnos, cuando nuestro padre nos llama recién llegados tarde y luego es para darnos un beso, cuando el médico titubea un poco antes de darnos el diagnóstico positivo, cuando nuestra pareja nos dice tenemos que hablar y es sobre algo bueno, cuando llegamos al taller y resulta que el ruido del coche se ha ido, cuando cambia la ley y nos beneficia, cuando bajan unas acciones pero suben otras, cuando el bulto desaparece, cuando el jefe nos llama a su despacho para comentarnos algo indiferente, cuando la alarma de incendios se activa por error, cuando la tormenta es sólo el vecino moviendo muebles, cuando el teletexto se ha equivocado de equipo poniendo el gol, cuando los titulares son solo un bulo.

Así, nos da de pronto un vuelco el corazón y se nos encoge el alma pensando que todo puede haber acabado, y de pronto la explosión de color y felicidad lo cambia todo.

Y si todo finalmente va mal, y las alarmas son completamente verdaderas, al menos, sabed que nadie nos podrá quitar lo bailado.

 


 

29 abril, 2024

Este año no habrá Virgen de la Cabeza

Hoy no me quiero extender mucho, esto es sólo un simple artículo de opinión sobre un hecho ocurrido en la Vieja Obulco, y sobre el que tampoco me quiero mojar mucho, porque ya se sabe, si te posicionas es que asomas un poquito como clavo que eres, y el martillo sólo sabe hacer una cosa, pegarte duro en la cabeza.

Total, que como muchos sabréis, en Porcuna hay desde hace más de un siglo una "sucursal" de la Virgen de la Cabeza, patrona de los comerciantes del pueblo (que la refundaron en 1889) y que desde siempre se ha celebrado, habiendo una virgen y habiendo una cofradía, que es el mínimo requerido. Esta nueva cofradía era heredera de otra mucho más antigua, venida probablemente del siglo XV o antes.

Además, desde que tengo uso de razón, o más bien diría que desde que tengo memoria, allá por los años 80, en Porcuna se ha celebrado a mediados de abril una procesión de traslado de la Virgen de la Cabeza desde la Iglesia de Jesús a la Parroquia, una copa de vino, un sorteo del Hermano Mayor del año siguiente, y unos días más tarde la misa y comida de hermandad, la procesión por las calles del pueblo desde la Parroquia a Jesús, la quema de una colección de fuegos artificiales y el canto de la canción de "morenita, pequeñita, lo mismo que una aceituna"... así durante más de 40 años. Tantos y tantos de ellos participando en la procesión junto mis padres, algunos amigos y sus hijos, y siempre acabando el último domingo de abril. 

 

Recuerdo que el día que hice la comunión ahí estaba la Virgen en el altar esperando su procesión, y echando un vistazo a los álbumes de fotos siempre es posible encontrar alguna instantánea familiar en el cerro de la Virgen de la Cabeza, a unos 30 kilómetros del cercano Andújar. 

Este año, Porcuna se ha quedado sin su tradición, sin su Virgen de la Cabeza del último domingo de mayo. No sé exactamente los motivos, pero sí se rumorea que entre la cofradía y el párroco han decidido que era mejor irse a celebrar al Cerro de Sierra Morena con la virgen "oficial", dejando de lado la tradición local, para más adelante.

Ya digo que mejor no opinar cuando no se conocen bien los motivos, pero grandes tienen que ser para dejar comenzar a perder una tradición. Es como si todos los aficionados a la Semana Santa se fuesen a Sevilla y dejaran desierta la del pueblo, como si todos los aficionados al fútbol se fueran a los partidos del Bernabéu y dejaran solos a nuestros jugadores... Es algo que seguro indigna a muchos y le es indiferente o agrada a otros, y aunque se ha cambiado finalmente la fecha al 8 de junio (sin avisar con mucha antelación, básicamente avisando este pasado fin de semana), no deja de ser una especie de afrenta a la propia virgen, como llamándola "sucursal", y es que, ¿no son todas las vírgenes de romerías varias una sucursales de la propia Virgen María? (pensadlo, bueno, algunos no lo piensan o no lo quieren pensar).

¿Da todo igual hoy en día tanto y en tantos ámbitos que incluso a la religión que tan inmovilista suele ser, le dan igual las tradiciones? ¿Podríamos cambiar de fecha la Navidad porque no nos viene bien por ser en la época de la aceituna? Tiempo al tiempo.

Hasta entonces, supongo que seguiremos celebrando la Virgen de la Cabeza en Porcuna cuando pueda ser, mientras nos dejen, si nos dejan...


22 abril, 2024

El recomendador de libros definitivo, una IA

Más de una vez nos ha pasado a algunos pensar en algún producto que debería existir o que deberían inventar, y hablarlo con alguien que nos contesta: "pero si eso existe, es X tal o cual cosa", y quedarnos nosotros ahí completamente estupefactos pensando cómo diablos no habíamos oído hablar de eso hasta ahora, y cómo podíamos haber vivido sin ello...

Por ejemplo sería esa persona que piensa en una aplicación para el móvil que te diga qué animal o qué planta es uno que tienes delante al hacerle una foto, y que descubre que ya existe. O el que descubre que existen traductores simultáneos de lenguas, o traductores de bebés... en fin, quién sabe cuántos cacharritos o programas informáticos pueden hacer qué.

Esto viene al hilo de que el otro día me enteré de la existencia de un libro que me interesaba, y que había sido publicado y presentado nada más y nada menos que hace 24 años, el año 2000. ¿Cómo no me había enterado hasta ahora de ello? 

El caso es que la imprenta sigue teniendo ejemplares del mismo tras tantos años, dado que en su momento fue una edición bastante cara y que no se le dio excesiva difusión, de lo que doy fe al no haberme enterado, no ya quizá en el momento, sino años después.

Así, se me ocurre que quizá la Inteligencia Artificial aplicada a la venta de libros y a las bibliotecas no debería dejar pasar la oportunidad de poder ofrecer de forma individualizada a cada persona los libros que ya se han publicado y que se ajustarían perfectamente a sus gustos y aficiones. No, no me refiero a un buscador y punto, sino a algo que aprende y es capaz de relacionar todo lo que hasta ahora has leído o consultado, para sugerirte libros que es raro que no tengas en tu lista de leídos o de "en espera de ser leídos" o consultados.

En mi caso, obviamente me habría sugerido este libro, que habría comprado sin dudarlo años atrás y que seguramente compre en unos días, y casi diría que es posible que conozca a varias personas que también lo comprarían si supieran de su existencia, y tiene gracia el tema, porque normalmente muchos son bastante machacones con sus libros que no pensamos comprar a pesar de la presión, siendo en este caso una presión mínima y probablemente demasiado escasa la que se hizo en su momento. Por desgracia, el autor ya falleció, por lo que la buena noticia de que por fin se agotaron los ejemplares nunca le llegará.


 

Y es que pensándolo, no es sólo que cuando eras una adolescente se publicara un libro del que no tuviste conocimiento y más adelante quedó en el olvido, es que podría ser que en el año 1655 se hubiera publicado el libro perfecto para ti, con la información que justo estabas buscando, pero que nunca has oído hablar de él. Ahora la IA lo haría por ti, pensémoslo como una de esas importantes contribuciones que esta tecnología hará, más allá de las apocalípticas, que las dejaremos para otra vez.

Hasta entonces, seguiré pensando ilusionado en todos aquellos libros que jamás oí y que son los mejores que he leído, o que lo serán, o que incluso serán los mejores que "jamás habría leído", de haberlos conocido. ¿Por qué no hacer que todos podamos conocer lo mejor para nosotros antes de irnos de este mundo? Sería un poco al revés de cuando digo: "lo que tengas que decir dilo, porque si no, puede perderse", en este caso siendo "lo que tengas que leer, léelo, porque si no, eso que no te llevas", pero claro, si no sabes que existe, es imposible. Ahí entra la IA.

Otro día os cuento si al final me lo compro o no, que por entonces valía 5000 pesetas que equivaldrían a 50-60 euros de hoy, siendo el precio actual de venta al público de 30 euros de nada, por lo que merecería la pena. Tiempo al tiempo y tocho a la estantería...

16 abril, 2024

Encargos de miedo, investigar en cementerios

Para todo hay una primera vez, y siendo esta una de esas aventura que es curiosa de contar, aquí que os la cuento brevemente para no hacerme pesado. 

El caso es que hablando con un amigo investigador hace unos días, me refirió la historia del filósofo Manuel García Morente, del que reconozco que apenas había oído hablar, y al cual se tiene en muchos ámbitos como uno de los más importantes del siglo XX, no sólo a nivel nacional sino incluso internacional. Entono el mea culpa desde aquí por no conocerlo todavía, pero de camino doy un tirón de orejas a nuestro sistema educativo y por supuesto a nuestras instituciones en general, por tener olvidados a tantos y tantas, no siendo culpa del pueblo en sí, el haberlos olvidado, sino de la patria que debiera tenerlos encumbrados.

No es este el momento siquiera de dar muchas pinceladas de su biografía, pues en internet encontraréis muchas, pero sí diré que nació en el pueblo vecino de Lopera, de donde era su padre Gumersindo García, y que acabó siendo inscrito en Arjonilla, rezando ese como su lugar de nacimiento oficial para siempre. Su madre era la porcunera Casiana Morente Serrano, hermana de algunos alcaldes de Porcuna, prima de un importante general, y que falleció en Granada en 1897, donde había ido a vivir la familia.

El caso es que hablando con mi amigo me pasó una fotografía de una parte de la tumba de la madre, y me dijo que estaría bien que alguien la fotografiara completa. Curioso eso de ir a cementerios a fotografiar tumbas, pero como tenía que visitar precisamente el cementerio de San José de Granada unos días después, aproveché para ponerme en su busca, en una tarea un poco tétrica que sin duda sería mucho más relajada de día que de noche.

Las señas eran muy escasas pero luego se tornarían en suficientes: Casiana Morente Serrano, enterrada en el patio tres del cementerio de Granada.

Lo bueno es que el cementerio de Granada tiene un buscador de tumbas en el que puedes poner el nombre de cualquier difunto y encontrarlo, pero este no fue el caso, por lo que he de decir que funcionar regularcillo.

Lo primero que hice fue preguntar a una de las floristas por el patio tres, pero me dijo que el cementerio no estaba dividido en patios con números, por lo que la cosa era una aguja en un pajar. Por suerte, nada más entrar a una de las alas del cementerio me encontré un mapa que indicaba lo de "patio primero, patio segundo, patio tercero"... lo que desdecía completamente a la florista, pero me venía de perlas.

Total, que nada más entrar en el patio tercero, a mano derecha me la encuentro, ahí, tan lozana todavía, la tumba de mi paisana Casiana Morente Serrano (por los apellidos, seguramente prima segunda, tercera, cuarta o quién sabe de alguno de mis tataratatara lo que sea). 


 

Resulta que es una de las tumbas que se suelen explicar en las visitas guiadas al cementerio, ya sean las diurnas o las nocturnas, teniendo incluso un pequeño panel explicativo con el nombre del autor del monumento.

Bueno, trabajo bien hecho y misión cumplida, la foto ya la tienen un par de cronistas provinciales, y por supuesto, y por qué no, aquí la podéis disfrutar también, quede constancia de ello.

 

Por Cierto: Me acabo de acordar que no es la primera vez que busco una tumba, pues hace unos años busqué por mi cuenta la de mi bisabuelo Manuel en el cementerio de Porcuna (sabiendo de oídas la zona en la que podía estar), descubriendo con alegría que está justo al lado de la del antiguo cronista Eugenio Molina Ramírez de Aguilera, ambos habiendo fallecido antes de la Guerra Civil, y encontrándose entre las pocas tumbas bajo tierra que todavía quedan (deben ser menos de 50 calculo), cosa que dejo aquí como anécdota familiar. Aquella vez fue por mi gusto, y esta, aunque también fue una especie de encargo, también lo hice con todo el placer.

08 abril, 2024

Ahora sí, mayor de edad: 18 tacos

Mi experiencia en este tipo de post de cumpleaños es que uno ya no sabe qué más decir, y ponerse a hacer un balance del año pasado es más cosa de enero que de abril. 

Por tanto, simplemente me congratulo de haber llegado a esta edad en el mundo de la blogosfera, que eso también significa por suerte que he llegado a cierta edad en la vida, que es para felicitar a cualquiera, cosa que ya repetí los últimos 17 años (1 año, 2 años, 3 años, 4 años, 5 años, 6 años, 7 años, 8 años, 9 años, 10 años, 11 años, 12 años, 13 años, 14 años, 15 años, 16 años y 17 años).

A mí, me importan poco las modas, ahora y antes, y me da exactamente igual que los blogs casi no tengan ya sentido ante la vorágine y la instantaneidad de las redes sociales que lo fagocitan todo. Aquí escribo de vez en cuando para entretenerme y decir esas cosas que si no las hago yo, nadie las haría, y se pierden... que todos los años digo lo mismo.


 

No creo que en el caso de los blogs, llegar a los 18 signifique nada en concreto, pero como barrera importante en la vida humana, sí que tiene ciertas connotaciones, como que ya podré hablar de tabaco y de alcohol en el blog, e incluso de películas con alto contenido violento y sexual, aparte de poder conducir mientras escribo, claro, que eso es una ventaja. En fin, que como hasta ahora, podré seguir haciendo y diciendo lo que me dé la gana (sociedad ultrasensibleyofendidita actual, mediante, claro).

En cualquier caso, simplemente desearos a todos que sigáis leyéndome, los poquitos que lo hagáis, y daros gracias por ello. Esto es simplemente una parodia pantomima de sí mismo, de mí mismo, y cualquier parecido con la realidad es eso, pura realidad, como pura coincidencia que es nuestra propia existencia. ¡Nos vemos en el siguiente cumpleaños!

24 marzo, 2024

Violetes de Porcuna (2)

Hoy voy a hablar de los violetes, el plato típico de Porcuna por excelencia, por su gran utilización aquí y su gran desconocimiento fuera. Hace ya muchos años que puse en este blog una receta de los violetes y os hablé de la Ilu como su mejor cocinera (como todas las madres y abuelas que en cada casa hacen los mejores del mundo).

Nuevamente voy a referirme a ellos, comentando a modo de lista de hechos, curiosidades o reflexiones sobre los violetes:

 

**Qué son los violetes

Básicamente una pequeña empanadilla de carne envuelta en una oblea, de forma cuadrada y que se fríe y está riquísima, cuya receta incluye ingredientes tan básicos como la carne picada de cerdo y jamón, leche, huevos, pan rallado, perejil y obleas, y que fue concebida en Porcuna.


**Las obleas (o "pan de ángel"), la clave diferencial

De primeras es un ingrediente que puede sonar extraño fuera de aquí, pero resulta todo lo contrario, pues aunque en Porcuna es fácil encontrarlas, no hay nada que obligue a comprarlas aquí porque precisamente en todos los pueblos de España la gente come pan de oblea, ya que es con el que se hacen las ostias; y además por supuesto lo vemos vendiéndose en las ferias o para hacer turrón del duro.


**Origen de los violetes

Hace no mucho conocí una primera historia sobre su origen, contada por un chozno (hijo de tataranieto) de Pedro Herrera en la televisión, mientras los hacía. De él hay muchos descendientes con ese apellido Herrera y otros, claro, entre los que me encuentro (era primo del tatarabuelo de mi madre, más o menos).

Se trata de una receta dulce llamada "violette" (violetas en francés) que este confitero/cocinero había aprendido, y adaptó a receta salada con un gran éxito.

 

**¿Están ricos? ¿Por qué están tan buenos?

Es un bocado exquisito, por esa suavidad que le da la oblea, el crujiente del pan rallado, el toque sabroso del huevo y por supuesto ese gusto de morder los tolondrones de carne.



Imagen tomada prestada de Cocinando entre olivos

 

**Para explicarle a alguien que no es de Porcuna la importancia de los violetes, pongamos dos ejemplos:

1- Uno sería compararlos con el jamón serrano, ya que muchos españoles que se van al extranjero se llevan un poquito, lo que también pasa con los porcuneros que se van fuera, sobre todo con los estudiantes que nos llevábamos un táper de violetes.

2- Otro sería esa primera vez que te das cuenta de que no existen violetes en todo el mundo, que es como cuando vas al extranjero y ves que no hay persianas, o cuando te das cuenta de que no se usa aceite de oliva en todos lados.

La pregunta entonces, es clara: "pero, ¿y esta gente qué fríe junto con las croquetas? ¿Qué se piden de tapa en un bar?  

Digamos que en Porcuna, además de los típicos flamenquines, croquetas, sanjacobos o empanadillas, habría violetes; y es una situación parecida a si fuéramos a un lugar donde de tapa sólo se pone queso, salchichón y chorizo, y decimos: "¿y no ponéis jamón?", y nos contestan: "ja..., ¿qué?"


**Respecto al conocimiento de los violetes fuera

Poco a poco se van conociendo, y por ejemplo ya en Porcuna existen las violetadas y se han llevado a FITUR, y restaurantes de personas con origen en Porcuna los tienen. De hecho, hoy en día ya no nos extraña ver a un cocinero en la tele haciendo violetes, lo único o malo es que todos son todavía de Porcuna. Claramente, la receta despegaría cuando un cocinero famoso que no fuera del pueblo la hiciera, como el de Canal Sur o no digo ya Arguiñano, que sería más complicado. 

 

**Posibles eventos o lugares para publicitarlos:

Sería interesante organizar talleres para hacer violetes en diferentes puntos o ferias (y por supuesto que un cocinero famoso los hiciera), y así enseñar a la gente a hacerlos.

Todos los restaurantes y bares del pueblo los tendrían en su carta (en principio es un hecho), y estarían como bandera junto a los monumentos locales.


**Duda existencial: entonces, ¿por qué no hay violetes en todos lados?

En vista de todo lo anterior comentado, a cualquiera le podría surgir esta pregunta, y una posible respuesta es que al ser una receta que requiere hacerse de forma artesanal y manual debido a la dificultad de manejar las obleas cuando están empapadas en leche, no es posible que nadie pueda coger la receta y fabricarla industrialmente para que se extienda, por lo que simplemente acaba pasando de abuelas a hijas, y de hijas a nietas, y también padres, que la van transmitiendo y haciendo siempre de forma familiar, y como mucho, gente de porcuna emigrada fuera que los sigue haciendo, pero sin haber una receta a nivel nacional.

 

**Buscando información sobre Los violetes en internet

Muchos porcuneros los hemos buscado alguna vez en internet, dándonos cuenta de que no existían fuera, recibiendo el típico mensaje de advertencia de "quiso usted decir violetas", y contestando: "¡no, que he querido decir violetes!", o incluso si le preguntamos a la primera versión del ChatGPT no tenía ni idea. En cualquier caso, profundizando, lo poco que aparecía eran páginas de gente de Porcuna, lo que sorprendía un montón.


**Curiosidades:

Es muy probable que en 30km se hayan inventado los flamenquines (en Bujalance dicen que fueron ellos) y los violetes.

Qué hijo o nieto no pasado junto al lebrillo o plato en el que una madre o abuela tenía la carne para prepararlos y se ha puesto a comérsela.

En mi familia aún se recuerda aquella Nochebuena en la que me comí más de veinte violetes yo solo cuanto tenía 8 años o así (según quien lo cuente serán más violetes o menos años).

Cuando Daniela tenía dos años e iba a cualquier bar o restaurante siempre miraba la carta y decía: "yo quiero violetes", sin haber llegado aún a ser consciente de la cruda realidad existencial de que fuera de Porcuna apenas se pueden encontrar.

 

En definitiva, que animamos a todo el mundo a aprender a hacer violetes, a freírlos, comérselos y disfrutarlos, y por supuesto a llamarlos por su denominación de origen protegida:

 "Violetes de Porcuna"

 

 

15 marzo, 2024

Mis peores entradas (14)

Seguimos repasando la mier de la mier... (en contraposición a la crême de la crême, si la hay)


--Peores post, del 1301 al 1400 (Septiembre-2022 a Marzo-2024)

Repasando este largo listado veo que mi capacidad de enrollarme y publicar por publicar ha ido en descenso, de forma que aquellos post de relleno han dejado de aparecer tan a menudo. Será cuestión del poco tiempo que me va quedando para el blog.

Prueba de ese poco tiempo es que incluso tuve que recurrir a la Inteligencia Artificial para que me escribiera un post, llegando a quejarme incluso de estar en una vorágine de poco tiempo libre

En cualquier caso, el síndrome del bloguero maduro me ha afectado este año de lleno, por lo que mi frecuencia de publicación se ha reducido bastante, y aunque en general he conseguido publicar cosas que me son interesantes, también he vuelto a hablar de la lluvia como había hecho antiguamente, repitiéndome, que no me gusta nada.

Si pudiera borrar sólo uno: borraría el de la Inteligencia Artificial, pues fue sólo una prueba ajena a mí, y la primera vez que yo no publicaba el post del día, creo que es lógico no arrepentirse de todo lo que tú has hecho, así que sí, eso sería lo que quitaría.

Si pudiera salvar sólo uno: salvaría el del bloguero maduro, pues es una realidad que hay que entender y comprender, y explica mi modo de proceder en los últimos tiempos y más adelante en cuanto a las publicaciones. Seguimos...

08 marzo, 2024

Uno de esos días, por aquellas mujeres que se aguantaron

Hoy no es un día especial, porque hoy son todos los días, todos los días que tantas mujeres pasadas e incluso algunas presentes tuvieron que aguantarse por serlo, tuvieron que agachar la cabeza y asumir lo evidente, tuvieron que apechugar con unas alas cortadas para no volar.

Porque un buen día a María (qué mejor nombre inventado para comenzar) no le dejaron estudiar magisterio como a sus 3 hermanos varones porque tenía que quedarse cuidando de la casa, y a la larga de sus padres.

Porque un buen día las hermanas González quisieron ir a votar igual que sus primos y no podían porque no valían.

Porque un buen día la primogénita vio como su hermano "segundogénito" heredaba todos los bienes y el mayorazgo familiar por ser hombre, y ella acababa en un convento.

Porque aquel día Agustina no fue elegida en su empresa para esa tarea que requería "un hombre".

Porque ese día Josefa tuvo que echar mano de su marido para poder abrir una cuenta en el banco.

Porque Amina (muy típico también) vio como su marido se echaba una segunda esposa como si nada, y la acababa repudiando quién sabe por qué.

Porque Julia vio cómo sus compañeros de departamento ascendían uno tras otro porque no tenían riesgo de quedarse embarazados.

Porque aquellos días a Rafaela le dieron una y mil charlas para que eligiese una carrera "femenina" en vez de la que ella estaba deseando hacer.

Porque Sandra, aquella vez, no lo dudó y se quedó a cuidar de su madre enferma y sus hermanas y hermanos, perdiendo gran parte de los trenes de su vida, quedando sin posibilidades, sin carrera, sin trabajo, sin marido, sin cotización y prácticamente sin futuro.

Porque un buen día Esther quiso ser soldado y nadie lo permitió, porque quiso ir con pantalones, porque quiso divorciarse, abortar, ser "eutanasiada", y nadie se apiadó de semejante ser inferior sin derechos. 

Y así tantas que conocemos y conocimos, que nos podrían contar nuestras abuelas en primera persona, nuestras tatarabuelas en una vieja carta, y los libros de historia en general.


 

Y porque un buen día pasaron 50 ó 60, quizá 100 años, y las mujeres dejaron de ser víctimas, y la nieta de Esther fue soldado, y fue a estudiar con pantalones, y se divorció y abortó, y abrió una cuenta ella sola, y estudió lo que quiso, y fue elegida para tareas "masculinas", y heredó los bienes que le tocaban en justicia, y fue a votar con la cabeza alta y sin miedo de que la mirasen raro por ser mujer, y nadie le obligó a hacer lo que no quiso, y le trataron exactamente igual que al resto de personas de su época, tuvieran los cromosomas que tuvieran y los órganos reproductores que tuvieran, y se autopercibieran con el género que se autopercibieran, y ese día, que más o menos ha llegado en algunos lugares (entre los que sin duda alguna se encuentra España) y en otros aún les queda un siglo, por fin todas ellas habrían sido libres del todo para decidir su futuro.

Haya llegado ya o no, hay que ser conscientes del camino recorrido, no dar pasos atrás, pero sí mirar atrás para recordar y reconocer a las que tanto hicieron. Para tantas que hoy disfrutan de todo eso que las anteriores no pudieron, y ya no deberían creerse víctimas de nada, sino todo lo contrario, no lo olvidéis, no lo olvidemos: hoy es uno de esos 365 días (366 este año) en los que hay que brindar por todo lo que ahora tenemos, gracias a aquellas que tuvieron sí o sí que aguantarse, y gracias también a aquellas que NO se aguantaron.