29 abril, 2018

La muy meritoria, Emérita Augusta

Mérida es una de esas ciudades con una calificación extraña dentro de nuestro país. No es capital de provincia, por lo que no tiene la fama por serlo, pero sí es capital de una Comunidad Autónoma como es Extremadura, un status similar al que tienen otras no-capitales-de-provincia como Santiago de Compostela; pero Mérida ni es capital, ni es ciudad ni nada parecido, Mérida es Roma.

Si hay una antigua ciudad de época romana que hoy en día de verdad te lleve a esa época, ni Segóbriga, ni Tarraco, ni Itálica, ni Obulco, esa es Emérita Agusta. Podríamos decir que es la mejor conservada de todas, pues cuenta con teatro, circo, anfiteatro, foro, termas, arco, embalse, puente o acueducto de esa época, todo ello beneficiado por haber quedado muchos de ellos enterrados y por haber sido Mérida poco más que un pequeño pueblo hasta bien entrado el siglo XX.



Mérida fue una importante ciudad romana, capital de la Lusitania, una de las mega-provincias en que Roma dividió la Península Ibérica, testigo de ello es su impresionante Museo Nacional de Arte Romano, con magníficas estatuas, bustos, espectaculares mosaicos y vastísimas colecciones de monedas, lucernas o hebillas de cinturón, que dan fe todas ellas de un pasado glorioso muy bien conservado, y de estar en un territorio que claramente te retrotrae veinte siglos más atrás.



Pasear por Mérida es hacerlo por calles llenas de historia, que en su día fueron las de la magnífica ciudad Emérita, arriesgándose a perderse y quedar extasiados de repente ante la majestuosidad del Arco de Trajano (realmente de "Tiberio") o del Templo de Diana (realmente dedicado al culto imperial), situados estratégicamente para pillar por sorpresa al viandante, que pensando quizá en tomarse un refrigerio al llegar la noche es extasiado por la imagen fantasmagórica de alguno de ellos, quizá viniendo de entre los muertos, como quizá algunos derruidos templos o arcos hagan de vez en cuando en otras ciudades que los perdieron, apareciendo estos, por suerte en cuerpo real, con piedra viva tras tantos siglos, manifestándose como entes reminiscentes del pasado, como los últimos vestigios de la magnífica ciudad que bajo nuestros pies habita, o duerme...



Pasear por Mérida te permite ir como si nada desde el foro hacia la zona neurálgica de los espectáculos, rodeando el anfiteatro en el que tantas magníficas luchas se sucedieron, el teatro en el que tantos excelentes actores hicieron magia de la mano de extraordinarios guiones de mitos como Séneca o Sófocles; placer adulto que diría aquel, disfrutando de semejante conjunto de dos obras públicas sin igual, tan bien conservadas por ser tan reciente su aparición y no haber sufrido demasiados saqueos.




Sí, hablamos de una ciudad completa, con su acueducto de los Milagros, que riega toda la ciudad trayendo el agua desde el Embalse de Proserpina, llegando quizá a las termas, llegando quizá al jardín de la casa del Mitreo, o llegando a las cuadras donde los caballos esperan prestos para salir al circo, a ese impresionante hipódromo que a las afueras de la ciudad hacía las delicias del pueblo emeritense, ya fueran esclavos o plebeyos, patricios o tribunos, centuriones o senadores.





No es posible ir a Mérida sin creerte romano, sin ser consciente de tu yo de hace dos milenios, de que gente como nosotros, no muy diferente habitó allí, de que nos dejaron ese legado para que nunca nos olvidáramos de ellos. No, no es posible pasear por sus calles y reparar en que esos edificios tenían por supuesto locales comerciales como hoy en día, cómo quizá algunos se ganaran ahí la vida, cómo de pequeñas eran sus casas, pues no necesitaban tanto como hoy, sin gas natural ni electricidad, sin televisión y sin móviles, pero tan cercanos a nosotros que casi podríamos tocarlos, que casi podríamos hablar una lengua si no fuera porque los latinajos ya quedaron muy lejos de las glosas, y éstas de los lenguajes sms actuales, casi incomprensibles para muchos de nosotros como aquel viejo latín que al final no deja de ser nuestro padre.

Pasear por Mérida es recordar todos esos extraños nombres que son tan corrientes, los Flavios, los Publios o los Cayos, quizá muchos de los primeros pobladores de esta ciudad, que fueron soldados retirados de las legiones cántabras, y volver a vernos en ellos cada uno de nosotros, mientras echamos un último vistazo mañanero a esos fantasmagóricos arcos y templos de anoche, que hoy se revelan dóciles e inofensivos, pero todavía impresionantes, mientras cruzamos el puente sobre el río Guadiana pensando que vamos en uno de esos carruajes quizá hacia Cesaraugusta, Toletum o Córduba. Eso sí, Mérida no es sólo Roma, sino que cuenta con otros atractivos como la Alcazaba árabe o la Basílica de Santa Eulalia (primer templo cristiano construido en Hispania)



Sin duda que os recomiendo visitar esta ciudad, sobre todo a los amantes de la arquitectura antigua, a los seguidores de las piedras, a los que os gusta la historia, a los que desean patear cualquier nueva ciudad, y a los que idolatran evocar los ecos de un tiempo pasado, de eso Mérida tiene bastante y en España como la que más, y sin duda como siempre os recomiendo en todos estos casos, ir junto a alguien que merezca la pena...

24 abril, 2018

Accesibilidad, ir superando problemas

Como ya os comenté hace unos meses, hace algo más de 5 años escribí un mini-libro de 30 artículos en un blog paralelo, que probablemente nunca salga a la luz, aunque quizá sí que algunas de sus historias lo hagan.

Este mes hace 5 años de la época en la que escribí este artículo, que era una especie de tutorial (así publico un nuevo tutorial en esa etiqueta aún imberbe) o lista de 9 apartados de accesibilidad informática que se pueden mejorar para enfermos que tienen deteriorada su movilidad, tomando como ejemplo mi lucha de aquellos días para conseguir una mejor calidad de vida para mi madre, y que pudiera seguir haciendo todo lo que siempre había hecho, pese a sus limitaciones.


Como ya he comentado por aquí, a mi madre le cuesta cada vez más usar el ordenador, y de hecho hace 2 ó 3 meses que apenas echa unos ratos con él. Como mucho entra a ver su correo y mirar el Facebook. Antes hacía decenas de cosas más, pero la dificultad para escribir y manejar el ratón la ha ido haciendo más lenta.

Antes iba sola, y ahora tenemos que acompañarla y dejarla ahí hasta que avisa para que la llevemos a cualquier otro sitio.

Ante eso, le hemos comprado un ordenador portátil, y hemos comenzado el proceso de adaptación para que pueda usarlo lo mejor posible. Así, contacté con el informático de la asociación de Jaén, Rafael García, que me estuvo hablando de las posibilidades que teníamos.

Así, hemos hecho algunos cambios en la configuración del ordenador, como:

1- Configurar los navegadores para que se vea todo más grande.  Zoom 125%

2- Poner los iconos grandes en el escritorio.



3-Como parece que de momento puede hacer click y mover más o menos el ratón, hemos deshabilitado el botón derecho del ratón (para que no lo pulse sin querer y le salga el menú).
Para ello hay que entrar en "Ejecutar" y poner "Regedit", y una vez ahí entrar en:
"HKEY_CURRENT_USER\Software\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Policies\Explorer" Ahí debemos crear (si no lo hay) un campo llamado "NoViewContextMenu" que tenga DWORD 1.
Si queremos hacerlo también en el navegador, entramos en:
HKEY_CURRENT_USER\Software\Policies\Microsoft\InternetExplorer\Restrictions y en el campo NoBrowserContextMenu ponemos el DWORD 1



Los 3 siguientes van todos relacionados con el ratón, y se cambian en Panel de Control -> Mouse 



4- Poner más grande el puntero del ratón. En "punteros".

5- Poner más lenta la repetición de las teclas del teclado, para que al intentar escribir "hola" no ponga "hhhhhhhhhhhhhhhhhola"), dado que le cuesta más que a nosotros soltar una tecla cuando la pulsa. En "botones".

6-Bajar la velocidad de movimientos del ratón, para que pueda tener más precisión. En "opciones de puntero"

7-Deshabilitar el doble click (dado que le cuesta mucho precisar un doble click) para entrar a carpetas e iconos. Desde cualquier carpeta, pinchamos en Opciones -> Opciones de carpeta, y en la siguiente ventana lo deshabilitamos


 
8-Poner en el escritorio un enlace al programa "Escritorio en Pantalla", que le puede servir para utilizar el teclado desde el ratón.

9-Poner en el escritorio y configurar el programa "Eviacam", que permite mover el ratón con la cabeza (me parece que para ella sería demasiado complicado, pero habrá que probar).

Además, lógicamente le he puesto mucho más a mano los favoritos en los que suele entrar, para que apenas tenga que dar un par de pasos. En fin, todo sea por ver si puede seguir más o menos echando sus ratos, aunque tengamos que ponerle nosotros el ordenador delante y estar pendientes de que no se le caiga.

Accesibilidad para personas con dificultades que se llama, y superación diría yo también... En fin, poco a poco, y conforme vayan surgiendo, iremos solucionando cada problema, verás como sí.

19 abril, 2018

Telecinco, 10 años después

Aprovechando la posibilidad que me brinda el tener el blog hace más de 10 años, ya en alguna ocasión he referido temas que por entonces había tratado para ver cómo hemos cambiado. En este caso no lo había comentado en el blog, pero también hace 10 años de que recogí esta información a modo estadístico sobre la programación de un día concreto en la televisión de más éxito en España por entonces: Telecinco, ahora denostada por todos como telebasura.

¿Cómo habrá cambiado Telecinco y la televisión española en todos estos años? Echemos un repaso a su programación el 3 de abril de 2008:



Como vemos, por entonces los únicos programas de producción propia eran los informativos (incluyendo Telediarios y “La Mirada Crítica”), que suponían 5 horas y cuarto de las 24 horas del día. Luego había varias series de diferentes productoras (dos de ellas de Grundy), encargadas por la propia cadena. Algunos programas de entretenimiento como “OT” o “Pasapalabra” fueron ya emitidos por otros canales y ahora eran producidos en colaboración con Telecinco.

Vemos cómo la madrugada se resuelve con los típicos programas de llamadas y comerciales, aparte de repetir una de sus series (cosa que hoy en día se resuelve con las cadenas de la TDT). Es curioso que la mañana tenga el mismo formato que hoy en día, con un programa de actualidad y luego el de cocina, antes del telediario. Por la tarde, tenían un programa tipo "Andalucía Directo", seguido de un concurso que aún perdura.

Ya como curiosidad, hoy en día nos quejamos mucho de que el 'prime time' se ha retrasado, y como vemos, la culpa es de los telediarios que ahora ya no duran media hora, sino que rozan las 10 de la noche, con lo que todo se retrasa. Lo de empezar la serie de moda a las 22.15 hoy en día es una utopía que llega a veces a rozar las 11 de la noche.

Echemos un vistazo a la programación de 10 años después, el jueves 5 de abril de 2018



Como vemos, los informativos de la noche empiezan 10 minutos antes, pero acaban media hora después, a las 10 de la noche.  En el caso de Telecinco, aún hay programas que empiezan a las 10, cosa que ni TVE ni Antena3, sus grandes competidores, pasa, ya que ellos tienen un programa previo al 'prime-time' para que hasta las 22:45 no empiece nada interesante.

Vemos como 10 años después Ana Rosa Quintana sigue copando las mañanas, aunque ha subido su duración desde las 3 horas y cuarto a casi 5 horas (¡qué miedo!), ahora ya sin su productora Cuarzo, y comiéndose un interesante programa de debate político, que ahora incluye pero con mucho menos nivel de contertulios. Permanece también Pasapalabra, cumpliendo ya 18 años desde que comenzara en la competencia, y manteniendo el frescor y la audiencia pre-telediario.

También por la tarde tenemos Sálvame, ¡4 horas de telebasura con chismes! con Jorge Javier Vázquez a la cabeza, que supera a Ana Rosa en horas del día, pues sumando las de Got Talent llegaría a rozar las 8 horas.

Sorprende el aumento de la duración de los informativos, pues de durar una media hora han pasado a durar 1 hora.

Es curioso ver cómo las series han desaparecido, desde aquel abril de 2008 en que Yo Soy Bea y La Que Se Avecina se ocuparon buen horario e incluso Sin Tetas no Hay Paraíso aparecía ya de madrugada como reposición. Hoy en día para esos temas han quedado las cadenas de la TDT como pueden ser FDF (Factoría de Ficción) y Divinity, que repite machaconamente los antiguos y nuevos capítulos de sus series, incluyendo por supuesto estas dos, y dado el aumento de tiempo de la telebasura (2 horas más), Ana Rosa (1 hora y media) y los informativos (1 hora), casi no queda tiempo para nada más.

Una de las diferencias es el cambio antes de comer, ya que siempre moraba por estos lares Arguiñano, hasta que fichó por Antena 3, así que ese horario Telecinco aprovechó para poner más telebasura, con Mujeres Hombres y Viceversa primero y ahora con Cámbiame (que finaliza este mes su emisión), muy del gusto de sus televidentes habituales.

En la madrugada sí hemos mejorado, cambiando 3 horas de infocomerciales en 2008 por música en 2018, aunque a primeras horas de la noche tengamos que soportar que el programa que comenzó el día anterior a las 22 horas (Got Talent) no acabe hasta las 2 menos cuarto. ¿Y pretenden que alguien se quede a verlo?  Pues sí, y no contentos con eso, luego añaden 1 hora más con los mejores momentos, olé y olé esa oda al insonmio, aunque hay que agradecer que no pongan más anuncios y más brujas a esas horas como antes pasaba.

Finalmente el programa de prime-time es Supervivientes, un clásico también muy relacionado con la telebasura, sustituyendo a lo que por entonces era un "access prime-time" con Operación Triunfo, ya decadente, continuado con una serie.

En conclusión, parece que la telebasura sigue ganando terreno, y los programas "rellena-horas" de mañana y tarde prácticamente te llevan del desayuno al almuerzo el uno y del cafelito a la cena el otro, casi sin hueco entre ambos, lo que por un lado ahorra dinero y por otro nos permite pagárselo siempre a los mismos. En fin, otro día hablaremos de su competencia, que no brilla tampoco por ser mucho mejor.

Eso sí, no son pocos los que en estos años han quitado Telecinco de su televisión, por algo será... yo de momento la dejo que echan el Mundial de Rusia ;)

14 abril, 2018

Otro histórico a la basura: Joventut de Badalona

En los peores años de nuestro deporte, tras la burbuja especulativa que explotó llevándose por delante muchísimos equipos de fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, etc..., ya escribí varios post denunciando el problema que se había creado, y haciendo homenaje a muchos de estos históricos que ahora desaparecían o daban con sus huesos en divisiones inferiores. Algunos de ellos incluso campeones de Europa como Elgorriaga Bidasoa, Teka Santander, Portland San Antonio o Ciudad Real en balonmano (curiosamente el deporte más tocado), pero otros con grandísima tradición como el Estudiantes de baloncesto, el Tenerife de Voleibol femenino, el Playas de Castellón de Fútbol Sala o el Ros Casares femenino de baloncesto. De todo esto ya hablé hace unos años en este artículo sobre la crisis que toca nuestro deporte.

Esta vez, y cuando lo peor parecía haber pasado, le llega la hora al tercer club de baloncesto español, el tercer mejor de nuestra historia, el tercer grande, uno de los dos que nunca ha descendido: el mítico Joventut de Badalona, que tanto terror causó durante los 80 y 90 (campeón de liga en 1991, 1992 y campeón de Europa en 1994), y que luego fue desangrándose a partir de los 2000, con algún coletazo de magia sin duda creada por alguna de sus generaciones de canteranos, perdiendo fuelle poco a poco y posiciones en los lugares de la clasificación a final de año, hasta que parece que ya no va a poder ser más. Las deudas, acuciantes, están pudiendo mucho más que el corazón, y parece que no hay marcha atrás.



Actualmente el club está rondando peligrosamente la declaración de quiebra, lo que disolvería catastróficamente la entidad; eso económicamenta hablando, porque deportivamente el club está en último lugar de la Liga ACB (tras una racha de una docena seguida de derrotas), por lo que si no es por una cosa, probablemente morirá por otra. Eso sí, mientras hay vida hay esperanza, aún quedan 7 jornadas y probablemente tenga que ganar más de 4 partidos para salvarse. Esta semana aún juega dos partidos que pueden ser decisivos, justo con dos de los equipos que tiene por encima. Si gana ambos partidos tendrá opciones, si no, el final espera...

En cualquier caso, siempre nos queda acordarnos de tantos buenos tiempos pasados, los viejos Joventuts de la época en que el básquet catalán era de lo mejorcito de España, con jugadores como Buscató, Martínez o Santillana...  Después llegaron los gloriosos finales de 80 y principios de 90, con una generación inolvidable de los Margall, Ferrán Martínez, Villacampa, Montero o Jofresa, ayudados por algún extranjero como Corney Thompson, Mike Smith o Pressley, y a cuentagotas mantenidos en los 2000, con coletazos espectaculares de Tanoka Beard, Rudy Fernández, Ricky Rubio o Pau Ribas.  Mejor no echar un vistazo a la plantilla de este año, porque francamente pueden dar ganas de llorar, aguantando sólo un ilustre veterano como Sergi Vidal de una cantera de la que también salió por ejemplo Raül López, y muchísimos más, por supuesto.



Recuerdo que cuando tuve uso de razón había 3 claros grandes en nuestro baloncesto, ninguno mejor que el otro: Madrid, Barcelona y Joventut (por la época patrocinado por Seven up o por Montigalá, entre otros), como más recientemente lo fueron los mismos futboleros junto al Baskonia. Quizá todos éramos un poco entonces de ese tercero en discordia que luchaba contra los grandes, por lo que ciertamente muchos aficionados de otros equipos tenían simpatía por "la Penya" (como se les conoce), y se conocían de carrerilla sus quintetos.

Al final es ley de vida, y estos proyectos "pequeños" acaban siempre siendo absorbidos por los grandes, pese a que durante un tiempo los patrocinios o el dinero público aguanten un poco, pero 
desde una ciudad tan pequeña como Badalona, desde un pueblo cuya cantera ha sido siempre la envidia de toda Europa, esta vez, no se está pudiendo ir más allá, y aunque aún queda un posible milagro, suena a despedida. Gracias por toda una leyenda verdinegra: Joventut de Badalona.

Actualización (06-05-2018): De momento, 20 días después del artículo, el Joventut ha conseguido su sexta victoria en siete partidos, saliendo del descenso y salvo hecatombe evitándolo al menos esta temporada. El futuro sigue igual de gris, pero tendremos el gusto de seguirlos viendo en ACB al menos un añito más. Como curiosidad, también cuando Estudiantes iba a descender acabó salvándose tras el artículo que en cierta manera también fue una especie de sortilegio (en aquel caso en los despachos, eso sí).

10 abril, 2018

Una docena de añitos

Dicen que cuando llegas a la docena de años dejas de ser un niño (o una niña), y pasas a ser un ente (o enta) intermedio (o intermedia) entre el niño y el hombre (o entre el niño y la mujer, o entre la niña y el hombre o entre la niña y la mujer o... bueno, me entendéis). A algunos ese periodo intermedio les dura 2-3 años, y a otros toda una vida de adolescencia. Algunos entran en ella una pizca antes de la docena, y otros tardan incluso casi hasta la mayoría de edad. Sí, es el caso de las bitácoras también, que nacen, crecen, envejecen y quedan para siempre plasmadas en la red (no sé si desaparecen, no). A esta mía le ha llegado ya la adolescencia, pizpireta ella, radiante como una novia, florida a pesar de las sequías y en pie a pesar de las tormentas, contando siempre las horas para el siguiente post.



Se cumple una docena de años ya desde que comenzamos, y a todos os ha cambiado mucho la vida. Por desgracia a muchos no les ha cambiado solo la vida, sino que la vida les ha cambiado del todo, dejando de ser ellos mismos, y encontrándonos sólo con su cuerpo, perdida ya el alma, convertidos en otra cosa por desgracia. A muchos seguro que os va a pasar, espero que no a los mejores, 12 años no deberían cambiar a nadie en su esencia, pero sin lucha no hay triunfo y por supuesto sin esperanza.

Hoy es un día de celebración, entre tantos que no lo fueron, cuando deberíamos celebrar cada minuto, cada día, cada gol... Espero que dentro de mucho podamos mirar atrás y ver pequeños artículos como este y pensar: "qué jóvenes éramos, qué blog tan joven...", será buena señal.

En fin, como ya hice los últimos 11 años (1 año, 2 años, 3 años, 4 años, 5 años, 6 años, 7 años, 8 años, 9 años, 10 años y 11 años), doy las gracias a esos que me leyeron, que me leen y me leerán, y les recuerdo lo mismo de siempre: si tenéis algo que decir, algo que contar, hacedlo, porque si no lo hacéis vosotros, nadie lo hará, y se pierde...

05 abril, 2018

Música relajante

Trabajo mientras escucho música relajante, no teniendo que ser lo mismo que otros entiendan por música relajante, pero es hoy y es la mía.

Trabajo cansado mientras la música me hace descansar, mientras suena Antonio Orozco hablando de CádizFornia o Ismael Serrano hablando de su traicionera Wendy, y mientras ellos devanean por historias y requiebran escudriñando lo que es la vida, yo me relajo ante esas músicas escuchadas mucho tiempo atrás, que ahora me son tranquilizadoras y me dan un soplo de aire fresco para continuar.

Recuerdo aquella época en la que me relajaba con música Celta (aunque no siempre de Vigo), u otra en la que zumbaba a todo meter melodías cuasi-satánicas de heavy metal, catárticas por entonces. Otras veces leía con AC-DC o vivía momentos de éxtasis con Hooverphonic, cada uno segundo el momento, cada uno gracias a esa música concreta.



Sabemos que por ejemplo para estudiar hay música de tantos tipos como colores, sucediéndose gente que es capaz de estudiar mientras escucha música que entiende (y canta), otros que por fuerza han de tenerla en idioma extranjero (ya sea inglés o en su entendimiento quizá japonés) u otros que apuestan por las instrumentales, ya sean de orquesta, clásicas o incluso de película, todo con el objetivo de matar también algún ruido externo y por supuesto de mantener el ambiente más o menos uniforme.

Recuerdo jugar a la consola con Vangelis o a la Wii con clásicos de esos del XVII y XVIII, que para todo hay un momento y una música. Recuerdo también estar enfermo escuchando esas radiofórmulas que de vez en cuando soltaban algo interesante, y por supuesto recuerdo el frescor de la música ligera de verano en la piscina o los discos "for Peugeot" que me hacía para alguno de nuestros viajes, eh ememe!

Recuerdo jugar a la pelota con las típicas canciones de programas deportivos de los 90 para repasar los mejores goles, ya sea una banda sonora de Jean Michel Jarre o las Spice Girls, quién sabe; recuerdo haber utilizado determinadas melodías justo al despertar, para desperezar los sentidos y encoraginarse para comerse el día y el mundo, y por supuesto recuerdo buscar la melodía concreta para soltarlo todo y llorar si hace falta, con viejos y ochenteros retazos de hace casi 4 décadas ya.

Total, que hoy la cosa ha venido así, y como justo en este momento acabó el señor Serrano, pasamos a buscar a otro viejo amigo cuyo disco hace tanto que no escuchaba, dando con el amigo Ferreiro, y más abajo apeteciéndome un poquito de Sexy Sadie, que quizá para tomar un traguito de su esencia reoiga cuando termine de escribir estas letras, misiva en botella que también navegará en el mar con su propia melodía incorporada.



Hoy recuerdo esas músicas relajantes que todos tenemos, y que algunos locos hacemos incomprensibles para los demás. "¡Qué haces escuchando Black Sabbath para relajarte!" "Pues a mí me relaja", y así como antes decía, para gustos, colores, para gustos, músicas relajantes, y mientras yo divago, tú a lo mejor estás escuchando música relajante para bebés, que a esos no hay quien los pare, y yo me acuerdo del consejo de "la música amansa a las fieras", máxima repetida durante la historia y probada con acierto tantas veces, y así lo pienso y así lo creo: la música lo puede todo, nos puede amargar un día simplemente por no haber escuchado la canción adecuada o nos puede hacer salir de un pozo con solo unos acordes, por eso ahora simplemente y para terminar remiro la carpeta de canciones, miro a ver cuál es ese disco de Sabina, y como esperaba finalmente pongo una de los Sadie, busco una imagen para no dejar este post huérfano de imagen, y me despido hasta la siguiente, que será un nuevo cumpleaños, porque en nada, señores y señoras (animales algunos incluidos, y otros animales aparte), estamos haciendo 12 y entrando en la adolescencia, que con música, seguro, será apasionante...