14 abril, 2018

Otro histórico a la basura: Joventut de Badalona

En los peores años de nuestro deporte, tras la burbuja especulativa que explotó llevándose por delante muchísimos equipos de fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, etc..., ya escribí varios post denunciando el problema que se había creado, y haciendo homenaje a muchos de estos históricos que ahora desaparecían o daban con sus huesos en divisiones inferiores. Algunos de ellos incluso campeones de Europa como Elgorriaga Bidasoa, Teka Santander, Portland San Antonio o Ciudad Real en balonmano (curiosamente el deporte más tocado), pero otros con grandísima tradición como el Estudiantes de baloncesto, el Tenerife de Voleibol femenino, el Playas de Castellón de Fútbol Sala o el Ros Casares femenino de baloncesto. De todo esto ya hablé hace unos años en este artículo sobre la crisis que toca nuestro deporte.

Esta vez, y cuando lo peor parecía haber pasado, le llega la hora al tercer club de baloncesto español, el tercer mejor de nuestra historia, el tercer grande, uno de los dos que nunca ha descendido: el mítico Joventut de Badalona, que tanto terror causó durante los 80 y 90 (campeón de liga en 1991, 1992 y campeón de Europa en 1994), y que luego fue desangrándose a partir de los 2000, con algún coletazo de magia sin duda creada por alguna de sus generaciones de canteranos, perdiendo fuelle poco a poco y posiciones en los lugares de la clasificación a final de año, hasta que parece que ya no va a poder ser más. Las deudas, acuciantes, están pudiendo mucho más que el corazón, y parece que no hay marcha atrás.



Actualmente el club está rondando peligrosamente la declaración de quiebra, lo que disolvería catastróficamente la entidad; eso económicamenta hablando, porque deportivamente el club está en último lugar de la Liga ACB (tras una racha de una docena seguida de derrotas), por lo que si no es por una cosa, probablemente morirá por otra. Eso sí, mientras hay vida hay esperanza, aún quedan 7 jornadas y probablemente tenga que ganar más de 4 partidos para salvarse. Esta semana aún juega dos partidos que pueden ser decisivos, justo con dos de los equipos que tiene por encima. Si gana ambos partidos tendrá opciones, si no, el final espera...

En cualquier caso, siempre nos queda acordarnos de tantos buenos tiempos pasados, los viejos Joventuts de la época en que el básquet catalán era de lo mejorcito de España, con jugadores como Buscató, Martínez o Santillana...  Después llegaron los gloriosos finales de 80 y principios de 90, con una generación inolvidable de los Margall, Ferrán Martínez, Villacampa, Montero o Jofresa, ayudados por algún extranjero como Corney Thompson, Mike Smith o Pressley, y a cuentagotas mantenidos en los 2000, con coletazos espectaculares de Tanoka Beard, Rudy Fernández, Ricky Rubio o Pau Ribas.  Mejor no echar un vistazo a la plantilla de este año, porque francamente pueden dar ganas de llorar, aguantando sólo un ilustre veterano como Sergi Vidal de una cantera de la que también salió por ejemplo Raül López, y muchísimos más, por supuesto.



Recuerdo que cuando tuve uso de razón había 3 claros grandes en nuestro baloncesto, ninguno mejor que el otro: Madrid, Barcelona y Joventut (por la época patrocinado por Seven up o por Montigalá, entre otros), como más recientemente lo fueron los mismos futboleros junto al Baskonia. Quizá todos éramos un poco entonces de ese tercero en discordia que luchaba contra los grandes, por lo que ciertamente muchos aficionados de otros equipos tenían simpatía por "la Penya" (como se les conoce), y se conocían de carrerilla sus quintetos.

Al final es ley de vida, y estos proyectos "pequeños" acaban siempre siendo absorbidos por los grandes, pese a que durante un tiempo los patrocinios o el dinero público aguanten un poco, pero 
desde una ciudad tan pequeña como Badalona, desde un pueblo cuya cantera ha sido siempre la envidia de toda Europa, esta vez, no se está pudiendo ir más allá, y aunque aún queda un posible milagro, suena a despedida. Gracias por toda una leyenda verdinegra: Joventut de Badalona.

Actualización (06-05-2018): De momento, 20 días después del artículo, el Joventut ha conseguido su sexta victoria en siete partidos, saliendo del descenso y salvo hecatombe evitándolo al menos esta temporada. El futuro sigue igual de gris, pero tendremos el gusto de seguirlos viendo en ACB al menos un añito más. Como curiosidad, también cuando Estudiantes iba a descender acabó salvándose tras el artículo que en cierta manera también fue una especie de sortilegio (en aquel caso en los despachos, eso sí).

No hay comentarios: