29 julio, 2019

Yo, hace 20 años (2)

Hace ya 13 años hablaba en este blog de mi mayor responsabilidad, que hasta el momento era la de ser tío de 4 sobrinos (incluso padrino de uno de ellos). Hoy, el tiempo ha pasado, una barbaridad, una exageración y una brutalidad inconmensurables, de modo que irónicamente: ellos casi tienen la edad que yo tenía cuando hablaba de ellos...

Hoy se cumple una efeméride, el nacimiento del primero, y así lo contaba yo hace nada menos que 20 años en unas líneas de diario veraniego.

29-07-1999: THE DAY "C", ONE LIFE TURN ON WITH HAPPY SMILE [así titulé después el día].

A las 8'10 llama madre de Eva, que Carlos y Eva se han ido a Jaén y ellos se van. Mamá ya recibió noticia. Duermo y veo otra peli "Atrapado en el tiempo". Por la tarde Mamá a novena de Santa Ana. A las 20'10 llega un abuelo: "¡Ha nacido, tienes un sobrino" (Papá) [No recordaba que la noticia me la hubiera dado mi padre, la verdad].

A las 19'40 nació Carlitos. Estaba escribiendo el mes de junio del diario, voy por el veintitantos... Bajo tienda para llevar tele, felicitaciones familia y gran complicidad. Mañana iremos a verla. De pronto Jesús dice de ir a Jaén a las 21h. A las 00h15' tengo serenata. En fin, vamos, llegamos al maternal y allí en puerta habitaciones mamás y bebés, Luis Emilio y el padre de Eva. Nos hablan del niño (2,900 kg.). Entramos. Eva superfeliz, guapa y blanca. El niño morenito con cara redonda, chatillo, sin parecido con nadie..."  [seguía la historia un par de párrafos más, pero ya he comentado lo importante]


Nada más y nada menos que 2 décadas después, ese chavalín que tenía 6 años cuando escribí aquello, el primer año de esta bitácora, ahora es un hombre, una buena persona, como los otros 3, y está ya a mitad de su grado universitario, quién iba a decir que íbamos a llegar todos hasta el futuro, de esta manera, y que íbamos a vivir para contarlo. Ojalá en el 40 aniversario también podamos contarlo, aunque tantos no vayan a estar ya con nosotros, en esta ley de vida imparable.

Esos días la canción de banda sonora fue el "Animal Instinct" de los Cranberries, y en general fue un momento inolvidable, unos meses y primeros veranos muy disfrutados con todos ellos, y por supuesto 20 años que han pasado volando, imposibles de aprovechar como se deberían, que es cada minuto, sin soltarlo, absorbiendo cada instante, pero la vida es así, y tiene el grave defecto de pasar a la velocidad del rayo.

Desde aquí: ¡Felicidades, Carlos!, y simplemente recordarle a él y a todos, que siempre estaremos ahí para lo que sea, y para todos los demás, cuando pronto empiece a poner los "Yo, hace 30 años", espero que estéis ahí para verlo y recordarlo.

25 julio, 2019

Pasando por mis pasos

Voy andando mojado y de pronto me encuentro una marca de pie, un paso, y otro y otro más, y así un pie tras otro, de una persona que hace 30 segundos sólo estuvo andando por ahí. Miro hacia atrás, miro alrededor, miro al otro lado, y me doy cuenta de que andando estoy yo, pero treinta segundos atrás...

Intento acelerar el paso para pillarme, si corro lo suficiente remontaré esa distancia de treinta segundos, pero nunca consigo alcanzarme, porque sus pasos parecen también más rápidos...

Y cuando miro otro lado, ahí está, como si fuera un espejo que muestra lo físico, pero es un espejo temporal, en el que ambos compartimos el mismo espacio pero en diferentes momentos de la historia, simplemente dando ambos los mismos pasos en unos lugares que parecen gotas de agua, exactos, pero que solo son dos tiempos diferentes del mismo lugar, separados casi por unos pocos segundos.

Esto es un poco lo del "pienso luego existo". Si yo soy capaz de andar los pasos por los que pasó ya el otro, ¿querrá decir eso que soy yo el que existe y no él? ¿No pensará él lo mismo, que él es el que existe y el otro el que simplemente sigue sus pasos? ¿No querrá decir por tanto eso que soy yo el que no existo?...

Y así vuelvo a dar la vuelta completa, y los pasos son cada vez menos marcados, como si se fuesen difuminando, los que persigo y también los que dejo atrás para mi siguiente versión, porque en este momento del espacio y del tiempo, hay varias versiones de mí persiguiéndose unas a otras mientras sus pisadas se desvanencen, mientras ellas mismas se desvanecen en un tiempo que acabará en cuanto la verdadera o "real" quieran terminar con ello.

Y sigo pensando en lo que dejo atrás y que otros andarán, y ya no soy casi capaz de diferenciar si fui yo el primero o iba ya siguiendo los anteriores pasos de alguno, porque de tantas vueltas no consigo recordar. Y vuelvo a mirar los pasos y ya casi ni se aprecian, sólo los que parecían ser primeros, mientras los últimos ya sólo se suponen.



En ese momento pienso que algo se romperían si dejara a todos los pasos marchitarse, así que salto, como queriendo romper el hechizo, deseando que ése "real" sea yo y así rompa todo este ciclo, todo este momento menos mi propia vida, y así lo hago y así se desvanece poco a poco cada paso dado, porque nadie los reimprime, porque nadie los recuerda, y en unos segundos, mi yo y mis yos continuadores de mis pasos desaparecen por completo, quedando sólo en un recuerdo quizá plasmable en un post, quién sabe...

Desde aquí los recuerdo, pasando por mis pasos, renovándolos, reforzándolos y finalmente viéndolos desvanecer, porque por más que sigamos pasando por el mismo lugar, no dejaremos de seguir desapareciendo.

20 julio, 2019

Viajando a lejanos lugares sin conocer lo tuyo

Un compañero de trabajo se fue de viaje de novios a Nueva Zelanda, otro a las Islas Maldivas (seguramente es difícil encontrar a alguien que las sepa poner en un mapa), una compañera de una amiga: a las Seychelles, otro amigo a Tailanda de vacaciones, una prima a Vietnam o la India u otros amigos a Japón.

Mis cuñados a Nueva York y Riviera Maya, viaje ya de andar por casa, como el de otros que se fueron a Cancún, y básicamente si en Semana Santa o el puente de Diciembre no haces un viaje de más de 10 horas en avión es que ni has salido de casa. ¿Hacia dónde vamos, o hacia dónde nos llevan?



Entiendo que en nuestras edades (de 20 a 40) es el momento de viajar lejos, de conocer el mundo, por si acaso en el futuro ya estamos más atados (niños, trabajo, etc), o incluso si en el futuro el combustible hace prohibitivos los viajes en avión, pero quizá esta locura colectiva de viajar a lugares lejanos acaba perdiendo el norte y el rumbo, justo cuando estamos en España, uno de los países más visitados y envidiados para vivir del mundo, y máxime cuando muchos de estos que ahora viajan a Australia, no han pisado en su vida el norte de España si son del sur o incluso el sur si son del norte.

Insisto: viajar hay que viajar, y si es lejos, pues esas horas que pierdes, pero a la vez llegas a un lugar más lejano, donde te sientes mucho más pequeño, donde sales de tu zona de confort, ya sea de idioma, de tradiciones, de comida o de clima, y en definitiva creces mucho más que yendo simplemente cerca, donde tienes la ventaja de disfrutar más el camino (el del avión son nubes y más nubes), poder ir a tu aire parando donde quieres, no salir de esa zona de confort al menos idiomática, y tener el placer de conocer tu propia casa, que como ya decía antes, es idolatrada y deseada por medio mundo.



¿Es que no tenemos aguas cristalinas en las Baleares, clima impresionante en las Canarias, la mejor arquitectura e historia a nivel mundial, la mejor gastronomía, la gente más agradable, los más bellos paisajes montañosos y playeros, los mejores conciertos, estadios deportivos, variedad de tradiciones, fiestas y costumbres de norte a sur, etc.. y todo tan cerca de casa?  Pues sí, y tantos lo están infrautilizando y subestimando, como cosas que pueden ver en la tele cualquier día, pero sí, exactamente igual que eso que ahora van a ver a 24 horas de camino en Nueva Zelanda.

Viajas lejos y no conoces tu casa. No, no es cuestión de conocer cada rincón, un Ovetense no tiene por qué conocer cada iglesia, ni un alicantino cada playa de su comarca, ni un madrileño cada museo, ni un porcunero cada olivo, pero sí haberte hecho una idea de lo que tienes, visitarlo, amarlo y respetarlo, para luego poder ser el embajador de ello ante los demás, de tus raíces, de lo que eres y nunca te podrás despojar.



Y es que se encuentra uno gente que viene de varias semanas de Safari y fiestas en islas africanas, que no ha estado jamás en Cantabria y Asturias; gente que ha pasado por el Amazonas y el río Yang-Tsé y no ha visitado París ni Londres (valgan ambas como parte de nuestra "ciudad", por ser más cercanas); gente que ha recorrido enteras las islas griegas pero ni siquiera ha visitado una capital de las 4 provincias que rodean a la suya; gente que ha recorrido los fiordos en cruceros pero no ha remado en las barquitas de su Retiro o su Plaza de España.

Esa gente se apropia del término "viajar", como si sólo yendo lejos viajaras, como si viajar fuera sinónimo de disfrutar y el resto sólo fueran de fin de semana a Badajoz y Albacete (con todo el respeto para los pacenses y albaceteños). Viajar al quinto pino para perder el norte y desconectar, como si no se pudiera desconectar en Cazorla, en los Pirineos o en un viaje por el románico castellano, a lugares paradisiacos como si no lo fueran los mágicos bosques gallegos, los acantilados vascos o las playas mediterráneas no masificadas.



Desde aquí reclamo el derecho a irnos de viaje de novios a las Canarias como se hacía antes, o a Cuenca como se hacía aún antes. Reclamo el derecho a perder la única semana de vacaciones que tenemos este año visitando Zamora y alrededores, Teruel y Alicante, Córdoba y Jaén, o el norte de Navarra y Huesca, disfrutando cada momento, a nuestro aire, sin la programación obsesiva de esos viajes enlatados que buscan la "foto fácil" que todo el mundo hace.

Y eso sí, una vez reivindicados, y visitados, en mayor o menor medida, pero haciendo un balance mucho más equilibrado, reivindico también el derecho a irnos a tomar por saco, al quinto pino, haciendo kilométricas escalas aéreas, para mirar desde lejos nuestra casa y pensar en lo pequeños que son los nuestros, lo nuestro y nosotros cuando allí volvamos, porque allí por supuesto también desconectamos, crecemos y disfrutamos, pero siempre sin olvidar que lo mejor lo tenemos seguramente esperando en la puerta de casa...

16 julio, 2019

Haciendo mesa limpia con el blog

Una curiosidad de esta bitácora (y una dejadez por mi parte), es que desde hace 8 ó 9 años tengo un post en espera de hacer y publicar, y como hay que ponerle fecha, siempre la voy cambiando y le pongo "para dentro de 1 año", pero siempre acaba llegando (cosas del paso del tiempo, claro), así que voy dilatando y dilatando...

La verdad es que cuando ya no tengo nada pendiente de publicar, suelo darme un pequeño "atracón" para preparar 2-3 posts que me sirvan para un par de semanas (de hecho ahora mismo tengo hasta 3 preparados, que publicaré en julio, agosto y septiembre, calculo), por lo que siempre tengo ahí pendientes 4 ó 5 en la lista, pero sí, en todo momento desde hace una pila de años está el mismo en espera. Uno que se titula: "Comprobando máximas universalmente aceptadas", que pensé preparar cuando todavía era estudiante, y que como requería grabar vídeos y editarlos, fui dejando y dejando hasta ahora y no se sabe cuánto más.


Aparte, también tengo uno que pensé más recientemente llamado: "Los pueblos más bonitos de España, que he visto", que requiere por supuesto ver pueblos de España, pues es su razón de ser, así que estoy aún en espera de ver algunos más para tener conocimiento de causa, por lo que aunque ya tiene también 2-3 años desde que lo pensé, todavía le queda para ser publicado.

Total, que como la dejadez es mala consejera y como el verano es muy largo (aunque para serlo del verdad tendría que ser maestro), creo que podré preparar este del que hablo, aprovechando la facilidad para grabar con el móvil y la edición sencilla con "movie maker" o similares.

Así, desde aquí y ahora, en mitad del estío juliano, prometo acabar ese post pendiente de las "máximas universalmente aceptadas" (que a saber de qué va, me diréis, pero yo sí lo sé: es sobre la Ley de Murphy), y ya para hacer del todo "mesa limpia" y sentir esa sensación de no tener nada ni por publicar ni pensado, publicaré también el de los pueblos durante el mes de septiembre.



¿Será mi fin ese momento en el que el último artículo de la lista esté "publicado"? Quién lo sabe. ¿Quizá tener siempre ese artículo "borrador" ha sido una especie de amuleto todos estos años? Puede ser, quién lo sabe, pero de lo que podéis estar seguros es de que probaré a hacerlo, y quizá entonces, ante la soledad y el vacío de la hoja en blanco, acabe publicando algo del tipo: "y yo ahora qué publico".

Y desde este caluroso julio rozando los 40 (aunque con aire acondicionado a 25º), ya me despido hasta la semana que viene, cuando se publique automáticamente ese post de julio del que hablé antes... Hala, no paséis mucho calor, que para eso están las piscinas y los climatizadores...

10 julio, 2019

Diciendo verdades y una mentira, pero cuál

Este post es también es un poco a modo de "5 cosas que no sabes sobre mí", que hace tanto que publiqué por estos lares, pero esta vez, más que detalles técnicos de la persona, son anécdotas que me ocurrieron, y que probablemente parecerían inauditas.

Podría enviarlo como si de un meme se tratase (lo que antiguamente era un meme, que era algo viral a lo que había que responder, pues hoy en día es una imagen con un pequeño texto), pero no lo haré, pues ya nadie lo entendería. Quien lo quiera hacer que lo haga, y el que no, que disfrute intentando descubrir cuál de las anécdotas es la que no es verdad. Pudiera parecer que algunas de ellas fueran sueños, pero no lo son. Ahí van:


1- Irlanda y la búsqueda del 'boy' pelirrojo

Hace casi 20 años que estuve en Irlanda, país de rubios y sobre todo pelirrojos. Un día de marcha allí, de pronto en la discoteca me asaltaron un grupo de australianas con el puntillo, que iban en plan fiesta despedida de soltera o algo así. Una de ellas me dice que están buscando desesperadamente un pelirrojo para su fiesta ("pelo rosso", me decía en italiano a ver si la comprendía, porque yo estaba alucinando), y que si aceptaba irme con ellas (eran por lo menos 6 ó 7) en plan "boy de la fiesta". Tras pensarlo un poco, decidí aprovechar la oportunidad e irme con ellas para ser su fetiche pelirrojo, y como soy un caballero, sólo diré que pasaron 10-15 minutos hasta que volví. La verdad es que fue un rato bastante divertido.

2- De cervezas con el examinador del carné de conducir

Como buen hijo de mis padres, me saqué el carné de conducir a la primera, allá por el año 2004. El hecho es que cuando me examiné del práctico, yo era el último del día, tras una serie de 5 suspensos de un examinador "hueso" del que ya me habían dicho que era de los de peor fama de Granada. En el momento del cambio de conductor, el examinador decide tomarse una cerveza con el de la autoescuela antes de empezar mi examen, así que ahí nos tenías a los tres, tomando juntos varios tubos de cerveza antes del examen, que obviamente realicé superando la tasa mínima de alcohol, y para colmo aprobé. Mientras bebía pensaba si eso no sería una trampa para decirme "prohibido beber conductores noveles, suspenso", pero no fue así.



3- El peque-goloso se va de marcha

Tendría unos 4 años. Un día fui a comprar el pan con mi madre, y en un segundo mientras la atendían, aproveché y me metí en la C-15 del panadero (era muy goloso y travieso de pequeño, eso lo explica todo). El muchacho no me vio, así que cerró la puerta y arrancó. Después de vender en un par de casas, una mujer le dijo que había un niño en la parte de atrás... Mientras, todos buscándome en la calle de la panadería y mi madre desesperada, y yo tan contento porque estaba rodeado de las cuñas, los bollos de aceite, etc... (nosotros también teníamos una C-15 así que no extrañaba el coche). Al final me llevó de vuelta a la panadería sano y salvo. Lo recuerdo a trozos, pero sobre todo se me quedó grabada la impresión al ver el susto de la gente que me buscaba.

4- El hospital fantasma

Una noche de 2013 estuve con mi madre en un hospital de la comunidad andaluza donde acababan de ingresarla. De madrugada se le rompío el sistema del suero y empezó a salírsele por todos lados, a chorro, así que tocamos el botón de llamada a las enfermeras. Tras un rato esperando, salí y no vi ninguna en el pasillo ni en el puesto, así que fui a ver. Recorrí la planta sin suerte, viendo sólo a los enfermos en las habitaciones. Volví a esperar, y como al rato seguía mojándose todo, salí de nuevo y fui subiendo y bajando por las 3 plantas sin encontrar a nadie, ni en la recepción, a pesar de llamarlas a voces. Finalmente, fui a lo práctico: busqué la sala donde tenían las ropas de cama y almohadas,  cogí las que necesitaba para poder cambiar la cama, y a dormir. Ya al día siguiente hablaremos...



5- El intruso entre las flores

2006, campamento religioso multicultural en el corazón de Francia, con sus monjes, monjas, iglesia, rezos, votos de silencio, etc...  Dormíamos en grandes tiendas de campaña para unas 16 personas más o menos, por supuesto segregados por sexos, y también ordenados por edades.  Tras una pequeña apuesta del tipo "no hay huevos de...", una noche me colé en una de las tiendas de las chicas que había conocido, sin darse cuenta las vigilantes. Al final acabé durmiendo el resto de noches allí, con el beneplácito de las chicas y sin que las monjas se dieran cuenta (lo que habría sido un curioso escándalo), y en mi descargo, sin que hubiera nada más allá de besitos de buenas noches en la mejilla, eso sí.


Y nada, ahora a descubrir cuál no es verdad para ganar el juego, es curioso que una me pasó en Granada, otra en Francia, otra en Porcuna, otra en Jaén y otra en Dublín, de lo que por supuesto deduzco lo divertido que es viajar, y las aventuras que uno se puede correr...

05 julio, 2019

Resumiendo 10 años de Twitter (y 3)

Y vamos con la tercera parte, que va de 2015 a 2017 (y ya sólo queda una, todo llega):

1- Un poco en la vertiente de luchar contra las costumbres importadas, y uniéndome a una habitual cruzada en la red

 ¿Shopping night en Córdoba? Y luego nos quejamos porque cada vez adoptamos más las costumbres anglosajonas. ¿Es que Noche de Tiendas es feo? Sat Jun 06 13:22:36 +0000 2015 

2- Ironía al poder, en un día en el que todo el mundo habla de la Diada catalana

Qué pesados los telediarios con lo del Día de Cantabria de mañana, parece que no hay más comunidades, todo el día hablando de Cantabria... Mon Sep 14 20:00:13 +0000 2015

3- Otra de esas frases para pensar. Volviendo de un espectáculo en el que todos grababan con el móvil, perdiéndose absurdamente lo que pasaba ante sus narices. Así de idiotizados estamos.

Maravilloso el espectáculo de ayer. Lo grabé entero en el móvil mientras me lo perdía y luego lo veré en casa como el resto de asistentes... Sat Feb 06 11:55:51 +0000 2016
 

4- Este es el típico tuit indignado contra el postureo de muchos. Una moda que surgió por entonces, de poner el hashtag #sinfiltros a las fotos que publicaban, incluso aunque el cielo se viera verde, las rosas azules y los perros pareciesen marcianos, pero no, es #solomovil... perdona que me parta de risa bonito/a.

¿Qué sentido tiene añadir un "sin filtros" o "solo móvil" a fotos que se nota que has retocado? No se es mejor fotógrafo por una cosa u otra Sun Apr 24 09:11:41 +0000 2016

5- Sorprendido Twitter entero por la participación de Australia en el festival de Eurovisión, en el que acaba segunda tras ganar su semifinal.


6- También típica queja a una empresa latrocínica. Por teléfono me dijeron esa barbaridad pseudomafiosa, que no me iban a devolver lo robado, que los denunciara...

Otra de @EndesaClientes "nosotros estimamos tu última lectura, y si es menos, no te devolvemos nada, denuncianos si quieres..." Sun Jun 05 11:00:04 +0000 2016

7- Una verdad como un templo, que 3 años después y tras el fiasco del Mundial de 2018 y la Euroliga de Naciones de 2019 sigue totalmente vigente.

Retiradas: Iniesta, Cesc, Casillas, Silva, Del Bosque. Señores, sin Xavi estamos en el periodo pre-2006, cuanto antes lo asumáis, mejor. Mon Jun 27 17:53:42 +0000 2016

8- Aquellos años aún dominábamos, pero hoy ya no está casi ninguno. No tengo ni claro quiénes eran, aunque los dos primeros sí Purito y Valverde. Aún Valverde aguanta con 39 y reciente campeón del mundo, pero la travesía del desierto ya es clara.

Cuando los 4 mejores españoles en el Tour 2016 tienen 37, 36, 32 y 39 años, mala señal...Menuda travesía del desierto nos espera. Carpe diem Tue Jul 12 17:04:56 +0000 2016

9- Que viva la semana de los Juegos y fuera el deporte-único.

Espectacular: las 83 primeras noticias de hoy en la web de AS @diarioas son de fútbol. ¡Qué nostalgia de las semanas de Juegos Olímpicos...! Fri Aug 26 09:05:59 +0000 2016

10- Parodiando a Elmundotoday, que también es importante unirse a estas modas.

Granada Today: los vecinos del botellódromo de Granada celebrarán esta semana por fin su anhelado cierre con un gran botellón. :D Wed Sep 28 07:06:11 +0000 2016
 

11- Esa semana en dos vuelos a Alemania me ocurrió. Es una manera de asustar al pasaje, la verdad, o quizá de hundir la reputación de Samsung. Eso sí, que no exploten si no quieren tener mala fama...


12- Un habitual en nuestras televisiones: anuncian algo cuando debería haber empezado. ¿No es más fácil empezarlo directamente? Eso sin contar lo del retraso del Prime Time, que ya roza las 11 de la noche...

A las 22.09 TVE anuncia que MasterChef Junior empieza a las 22.05... ¿Hay alguien pilotando? Ah, a las 22.11 aún no ha empezado... Tue Jan 10 21:11:12 +0000 2017

13- Viendo los Goya de 2017, una tradición tuitera con solera. Ese año la película del monstruo arrasaba, y hacía un paralelismo a lo de "que le den la liga ya" cuando un equipo tiene ventajas arbitrales y se dice eso.

Que corten ya los #goya2017 y le den la liga a Un Monstruo Viene a Verme. Menuda exhibición... Sat Feb 04 23:25:55 +0000 2017