30 septiembre, 2018

Típico balance del año acabado (Año 12)

Es curioso que con lo metódico, a veces obsesivo-compulsivo, otras repetitivo, quizá simplemente tradicional o incluso podría decirse que romántico que soy, el pasado enero, tras 11 años haciéndolo, literalmente “se me olvidó” hacer mi acostumbrado “Típico balance del año acabado”, que en este caso habría sido la edición 12.

Como cualquier escribano, incluso los peores, son capaces de echar algún borrón (esto los de la generación Z no lo entenderán, como no entenderían de walkmans, VHS, cintas de cassette o diskettes, ni ellos ni sus bisabuelos, curiosos dispositivos estos que en toda la historia han correspondido sólo a 3 generaciones concretas), no creo que haya problema en haberme saltado esa edición en la que habría recordado el año 2017, pero para dejar todo como está y de algún modo subsanarlo, ¿por qué no hacer un repaso del año 2017, acabado, aunque ya estemos acabando el siguiente? Al fin y al cabo, lo pasado a 31 de diciembre pasado, pasado está, y por tanto no se modifica, lo recordemos 3-4 días después o lo hagamos 300 más tarde, ¿o quizá sí, y al dejarlo reposar más en nuestra mente ella misma modifique cosas, atenúe malos momentos y magnifique los buenos, o simplemente los relativice? Quién sabe…

El caso es que para no dejar esta 12ª edición desierta, hueca, sin vida, vayamos a por ella, aunque sea casi 300 días después, recuerde algo o no, que cada vez se hace más difícil, o incluso como el año anterior hice: sin llegar a hablar concretamente de lo que pasó, sino divagando, que para eso es mi post. Así, por tanto, aquí va, mi típico balance del año acabado:

Recordamos hoy un año impar que pasó, que para mí ya pasaron 17 años impares antes, que nos hacen hacernos viejos sí o sí. Recuerdo aquel partidazo perdido del 85, aquel remate aceitunero del 87, el cumpleaños del 89, aquella charla sobre Kung-Fu en el Corpus del 91, aquella excursión a Granada del 93, aquellos recreos del 95, aquella vuelta al edificio de la infancia del 97, esa visita pirenaica del 99, esos botellones del 01, las canciones modificadas del 03, el letargo del 05, el inefable Gran Hermano en que convertimos el 07, la vorágine creadora del 09, el 11 en que pulsé el botón para quedarme ahí siempre, la mierda absoluta y sin paliativos del 13, la ilusión de los preparativos del 15 e incluso ya el pasado verano inolvidable con mi padre del 17. Todos años impares, más o menos alegres, más o menos tristes, pero pasados que pasados están.

El año pasado prometía ser un año ilusionante, un año de cambios, pero terminó siendo una obra inacabada y esta vez con parte de culpa no sólo para el destino o la suerte, sino para las personas, que a veces somos verdaderos lastres para los demás. Pero bueno, no todos reaccionamos con igual tranquilidad o diligencia ante las adversidades, y como otras veces ha pasado siempre es una buena máxima lo de "aporta o aparta". En fin, que acabamos el año como lo comenzamos, y lo disfrutamos todo lo que pudimos porque sabíamos que sería el último, y sin duda que si no lo hubiéramos hecho, ahora nos habríamos arrepentido, porque ahora sí que ya es imposible.

Se nos fue así ese decimosegundo año que repaso, balance de 365 días concentrados en unas pocas palabras, cuando quizá haya mucho más que contar, y por supuesto que mucho más quedará en el tintero. Este balance sirve para rellenar simplemente un hueco que quedó en nuestro blog, quizá en nuestras vidas, quién sabe, o en nuestros corazones. Es un balance quizá sesgado, ya que conozco parte de lo venido posteriormente, teniendo por ello ventaja, pero la situación extraordinaria del balance hecho cuando ya casi es hora de hacer un nuevo balance, así lo exige.

Esta vez no os puedo desear un Feliz 2018, pero espero que hasta el momento lo hayáis tenido, y que los 3 meses que le quedan sin duda lo sean.  

¡Feliz otoño y comienzo de invierno de 2018!

27 septiembre, 2018

Inconscientes al volante, o incluso sin él

Son tantos los que van haciendo barbaridades por la carretera, saltándose a la torera todas las señales, límites y leyes, impunemente y sin que nadie les multe o les meta en la cárcel como a algunos debería... y luego vas tú, a 76 kilómetros por hora, allí donde de una señal de limitación de 80 pasa a 60 de repente, y te cascan la multa. Y entonces decimos que lo mismo o quizá, no hay justicia...

Por suerte no me ha pasado a mí, pero me ha venido a la mente el recordar todo este tipo de salvajadas o ultrajes porque esta tarde me ha parecido muy curiosa la imagen de un tipo conduciendo por la ciudad con la mano izquierda apoyada en el cristal bajado, empuñando un flamante cigarrillo, y con la mano derecha cogiendo el móvil puesto en la oreja... Sí, estaba fumando y hablando por teléfono a la vez, que ya de por sí es complicado, pero es que para colmo, ¡estaba conduciendo por la ciudad!

Y luego dicen que los hombres no podemos hacer 3 cosas a la vez. Bueno, a decir verdad, conducía raro, y no reaccionaba rápido al ponerse en verde los semáforos, cosas de la conversación, de estar sujetando con una mano el cigarro y otra el móvil y no se sabe con qué el volante.



Y es lo que digo: semejante inconsciente debería automáticamente ver retirado su carné, por listo y por chulo, y sobre todo por inconsciente; lo mismo que aquellos que yendo a 107 en una carretera limitada a 100, te rebasan a unos 150-160 con flamantes cochazos (es por todos sabido que un Mercedes, Audi o BMW, entre otros como el Seat León, se gripan si vas mucho rato a menos de 140), como si para ellos no existieran los límites de velocidad, como si vivieran en una realidad legal paralela... Y así con las barbaridades de unos y otros, como los comerciales que van con el teléfono en la mano habiendo bluetooth manos libres, los que van viendo la tele mientras conducen o los que van haciendo eses o eslalom entre los coches por la Autovía (sobre todo demos aquí un gran premio a las motos de gran cilindrada, que van haciendo eso apostando claramente su vida a cambio de llegar antes, o sólo quizá, de adrenalina).

En fin, a mí algún día me multarán por algo, eso es seguro, pero no me multarán por ir fumando y hablando a la vez en el móvil, como este señor de un coche con matrícula 976X-BWV (omito un número para no incurrir en calumnia que no pueda demostrar, porque creo que con esto es suficiente, pero si no lo fuera, de buena gana borraré alguna cifra más, pues ya digo que lo hago de buena fe, simplemente como curiosidad). Lástima no haber un coche de policía cerca, lástima no poder llamar por teléfono para acusarlo de asesino en la carretera, lástima de tipo listo que iba dejando a todos con la boca abierta por su actitud y ninguno podía más que frotarse los ojos...

Sin duda, inconscientes al volante, o en este caso ni siquiera...

22 septiembre, 2018

Homenaje a toda una generación de Hollywood, en vida

Como algunos de los lectores más veteranos (que no viejos) recordaréis, hace ya casi 11 años escribí un artículo sobre la generación de venerables actores de nuestro cine, incluyendo algunos octogenarios incluso, todos leyendas de nuestro séptimo arte. Por desgracia, en pocos años la mayoría (ley de vida) se nos fueron, y hoy quedan ya pocos de ellos: los más jóvenes, y que recordaba ya por grupos, no uno por uno.

Hace no mucho tuvimos conocimiento de la muerte de Burt Reynolds, uno de esos actores que vimos en cierto modo "jóvenes" los millenials más mayores, en los 80 aún, y que estos días, 30 años después, no nos extraña nada que mueran "de viejos". Es que el tiempo ha pasado, para todos...

Así, igual que hice con los españoles (y coincidiendo entonces con la muerte de Fernando Fernán Gómez, como primero de ellos), querría hacer ese pequeño repaso por las leyendas del cine de Hollywood que muchos conocimos en su madurez, y que aún vivas, querría recordar. Un grupo de gente que nació en los años 30 sobre todo, y cuya generación aún ha tenido muy pocas bajas, que aún está en vida y que no debería morir, ni envejecer nunca, para poder seguir plasmando toda su habilidad, su arte...  

Por supuesto que de la década anterior (años 20), e incluso de la previa ("años 10"), aún quedan algunas leyendas vivas, y sin duda que también las nombraré al final como homenaje, pero digamos que a la mayoría de ellos ya no llegamos a verlos en su cénit, en fin, vamos los que comento:

Jack Nicholson: Ya en los 80 es el actor con más nominaciones al Óscar (12), tras más de 60 años de carrera. La primera vez que lo vi quizá fue el 'Joker' de Batman, pero también tiene otros grandes como el de El Resplandor, Alguien Voló sobre el Nido del Cuco o el loco Melvin de Mejor Imposible, que le dio uno de los tres Óscars que tiene, siempre con esa sonrisa de pillo. En 2013 anunció problemas de memoria, por lo que desde entonces permanece retirado.



Robert Redford: También octogenario, y con la retirada anunciada en breve. Un 'sex-symbol' de Hollywood que ganó el Óscar como director, mostrando ahí su versatilidad. Lo primero que recuerdo son Memorias de África, aunque luego hizo otras como Quiz Show o Pacto de Silencio (que dirigió y protagonizó junto a Nolte o Christie, también en esta lista, y que vi esta semana), sin olvidar aquellas históricas El Golpe o Dos Hombres y un Destino, junto a Paul Newman.

Donald Sutherland: Otra leyenda, también reciente 'ochentero', conocido sobre todo por su gran versatilidad. Últimamente lo hemos visto en Los Juegos del Hambre, pero también estuvo en otras como M.A.S.H o Gente Corriente, precisamente dirigida por Redford, que ganó el Óscar.

Sofía Loren: No vamos a dejar de meter a las mujeres, y qué mujer, sin duda un mito octogenario... Ganó el Óscar en 1961 por Dos Mujeres y participó mucho después en otras como Pret-A-Porter o Matrimonio a la Italiana. Al ser mujer (y vivir de su físico sobre todo), su carrera se desarrolló principalmente de los 20 a los 45, por lo que hay pocos títulos recientes. En los hombres sin embargo vemos películas desde los 30 a los 75, cosa que nos hace claramente pensar que hay mucho que mejorar..

Julie Andrews: Pasará a la historia como "Mary Poppins" (que le dio el Óscar), pero también participó en otras como My Fair Lady o Victor-Victoria, mostrando siempre su capacidad para cantar.



Julie Christie: Icono del Londres sesentero, y junto con De Niro y Pacino es la única por debajo de 80 que incluyo. Ganó el Óscar por Darling, pero también participó en Doctor Zhivago o mucho más recientemente en Descubriendo Nunca Jamás. De hecho permanece activa con 78 años.

Michael Caine: Una leyenda del cine británico, con más de 100 películas (y ya con 85 años), algunas más antiguas como The Italian Job y Educando a Rita, y otras recientes como Las Normas de la Casa de la Sidra (ganó el Óscar) o El Gran Truco.

Robert de Niro: Un poco más joven que estos (75), pero para mí formaría parte del mismo paquete sin duda. Otra gran leyenda de Hollywood, con grandes cintas como El Cabo del Miedo (quizá la primera que recuerdo), El Padrino II, Taxi Driver o Goodfellas, siempre con papeles espectaculares y siendo muy conocido por lo bien que se los preparaba, estudiando en profundidad todos los rasgos del personaje.



Dustin Hoffman: Otra leyenda octogenaria, que recuerdo por primera vez del autista Rain Man (que le dio el Óscar), pero con otros grandes como El Graduado, Cowboy de Medianoche o Kramer contra Kramer (con el que también ganó el Óscar).

Morgan Freeman: Quizá el mejor actor negro de la historia, encumbrado en su madurez (ya también es octogenario) con enormes papeles como los de Million Dollar Baby (que le dio el Óscar que tiene), Cadena Perpetua, Invictus o Seven, aprovechando siempre su cierto magnetismo para personajes que parecen ser muy inteligentes y juiciosos.



Jane Fonda: También con 80 años ya, e hija del gran Henry Fonda, ha tenido una amplia y variada carrera, con 2 Óscars por Klute y El Regreso, y otros títulos como Julia o la reciente La Juventud, donde compartía papel con otros veteranos como Keitel y Caine.

Clint Eastwood: Este ya roza los 90 años, y quizá es uno de los más grandes personajes de Hollywood de los últimos 50 años, ya sea como actor (en los "Spaghetti Western" o como "Harry el Sucio" antiguos y modernos Sin Perdón y Million Dollar Baby) como en la faceta de director (por ejemplo Sin Perdón o Mystic River), que entre todas le han dado 4 Óscar. Su fama de tipo duro le precede y le sobrevivirá.

Gene Hackman: De la misma quinta que Eastwood, participó en The French Connection y Sin Perdón, con las que ganó dos Óscar, y se mantuvo activo hasta 2004 para dedicarse a escribir.

Sean Connery: Escocés, también de 1930, gran cosecha para Hollywood. Será recordado siempre por ser "James Bond", pero sin duda tuvo grandes papeles como en Los Intocables de Elliott Ness (que le dió su Óscar), Indiana Jones o El Nombre de la Rosa. En 2005 decidió abandonar el cine un poco cansado del devenir de la industria, cada vez más "tonta".



Robert Duvall: Rozando ya los 90, con películas como El Padrino, Apocalypse Now o la reciente El Juez. Ganó un Óscar por Gracias y Favores.

Shirley Maclaine: Una de las que ha mantenido su carrera desde hace 60 años, con títulos como El Apartamento, La Fuerza del Cariño (que le dió el Óscar que tiene), Irma la Dulce, Magnolias de Acero o incluso la reciente La Vida Secreta de Walter Mitty. Como curiosidad, es la hermana mayor de Warren Beatty, que aparecerá también un poco más abajo en este artículo.


Vanessa Redgrave: Considerada una de las más grandes de su generación, y también británica, ganó el Óscar por Julia, pero participó en otras como Regreso a Howards End, El Juramento o La Casa de Los Espíritus, sin olvidar su amplia faceta como actriz de teatro o sus apariciones en televisión.

Judi Dench: Gran actriz de teatro, que en el cine logró el Óscar por Shakespeare In Love, tras trabajar también en otras como Jane Eyre, Mrs. Brown, Orgullo y Prejuicio o Philomena, donde a sus 78 años hizo un enorme papel.

Al Pacino: Con nombre de mafioso italiano, y aún con 78, se encumbró con papeles dramáticos y de acción, siendo considerado uno de los mejores actores del siglo XX (tanto cine como teatro), y ganando la conocida como "triple corona" de la actuación (Óscar, por Esencia de Mujer, Tony y Emmy). Actuó en El Padrino, Donnie Brasco o Dick Tracy.

Anthony Hopkins: Con 80 recién cumplidos, sin duda pasará a la historia como el "Dr. Hannibal", en El Silencio de los Corderos (le dió el Óscar), pero tiene otras muchas participaciones interesantes en Drácula, La Máscara del Zorro o Hitchcock. Aún sigue en activo, participando en películas venidas del mundo del cómic.



Todos ellos tienen algún Óscar y ya sólo por eso merece la pena nombrarles y homenajearles aún en vida, aunque sepa conscientemente que de esta forma los estoy "matando", pues en 5-6 años muchos de ellos nos habrán dejado (aunque vista la longevidad de Kirk Douglas o la señorita De Havilland, que pasan de los 100, quién sabe).

Luego habría muchos otros también de calidad que comparten generación, como Harvey Keitel (Reservoir Dogs o El Piano, cumple los 80 en mayo), Warren Beatty (sex-symbol con un Óscar como director por Rojos), Nick Nolte (rozo el Óscar por El Príncipe de las Mareas), Tippi Hedren (musa de Hitchcock), James Earl Jones (Óscar honorífico) o William Shatner (el capitan Kirk de Star Trek) y por supuesto que en la generación posterior hay muchos otros, algo más jóvenes, pero que han compartido mucho con ellos, como Michael Douglas, Richard Dreyfuss, Kevin Kline, Barbra Streisand, Harrison Ford, Goldie Hawn, Diane Keaton, Danny DeVito, Ben Kingsley, Joe Pesci o Susan Sarandon.

Y finalmente, para no dejar en el olvido a los de generaciones mayores que aún no se han ido, desde aquí un recuerdo para gente como Eva Marie Saint (94, Óscar por La Ley del Silencio), Sidney Poitier (91, Óscar por Los Lirios del Valle), Doris Day (96), Angela Lansbury (93, Óscar Honorífico), Dick Van Dyke (92, recordado por Mary Poppins), Mel Brooks (92, también Óscar), Max Von Sydow (89) o Christopher Plummer (88, Óscar por Beginners, y que estaría a caballo entre ambas generaciones), en general, así, un homenaje a toda una generación de Hollywood, en vida.

18 septiembre, 2018

Rueda de prensa (8)

Venga, pasado el verano e iniciado el curso escolar, el político, el deportivo e incluso el curso de la historia, hagamos un repaso a la actualidad, que como siempre pasa, no cambia, y duran y duran los conflictos, alimentados por los que se lucran de ellos, por los siglos de los siglos...


Portada

Las dos Españas se pelean irreconciliablemente por cosas de niños, por tonterías que si nos fijamos bien atentan contra la propia fiabilidad del sistema, contra sus bases de justicia y verdad. Lo cierto es que la mitad de nuestros políticos mienten como bellacos en sus currículum, y cuando los pillan, cambian de tema como profesionales...

Lo absurdo de hoy es ver a Aznar, un presidente nefasto que hundió España (no más que los dos que le siguieron, eso sí), mintiendo hoy en el Congreso ante todos los nuestros, de nuevo, sobre Irak, la financiación del PP, el hecho de tener la mitad de invitados de la boda de su hija en la cárcel, etc... Alguien debería haberle callado la boca, pero no lo hicieron.

Mientras tanto, nadie habla del desentierro del dictador...


Nacional

Sólo se habla de los Másteres y Doctorados de nuestros políticos, todos manchados de desprestigio y corrupción. Si fueran honrados dimitirían todos, pero nos quedaríamos sin cabeza en los partidos.

Atrás quedó el problema catalán, del que nadie habla ante estas nuevas cortinas de humo, ni el problema energético, ni la vivienda, ni el paro... Sí se habla de chorradas como sacar al dictador del Valle de los Caídos o de cómo vamos a cambiar el lenguaje con una millonada tirada a la basura para el "lobby de género" que perpetúe una forma de vida y toda una industria creada por Zapatero.

Mientras tanto, Cataluña se independiza en silencio... sin hacer ruido, que es lo 'millor'.


Internacional

El Trump sigue siendo el bufón del planeta, mientras algunas guerras cumplen ya varias décadas sin solución. España contribuye vendiéndoles armas con su política de derechas con el PSOE el mando.

Mientras, en guerra comercial, China y EEUU se fríen a aranceles, mientras que Rusia también practica, y al final es la Unión Europea la que más sufre, pese a que al final los africanos es donde se están viniendo poco a poco.

Los desastres naturales esta vez azotan a EEUU (como siempre) y a Filipinas, con sendos huracanes con decenas de fallecidos.

En América, el otro famoso de turno, Maduro, sigue empobreciendo a la rica Venezuela, con una inflación de órdago y la gente huyendo despavorida de lo que otra vez fue El Dorado.


Economía

Básicamente un saqueo permanente, de las petroleras (con una gasolina que sube sí o sí, baje o suba el petróleo y con un gobierno empeñado en acabar con el diésel pese a que no contamine más que la gasoline); de las gasísticas (con una bombona de butano que va a pasos agigantados hacia arriba); de las eléctricas (con una luz que sube haga frío o calor, llueva o haga sol, nieve o haga viento, siempre hacia el cielo). Todo con la connivencia de un gobierno inepto y compinchado con ellas, el gobierno de derechas del PSOE.

La clave sería acabar de una vez con el oligopolio y fijar tarifas a través del gobierno, no de subasta, pero estamos muy lejos de eso.

Mientras tanto, algunos anuncian ya una nueva crisis a nivel mundial, porque no hemos sabido aprender a pescar, porque sólo hemos repartido peces, porque nadie pensó en cómo nos íbamos a ganar la vida cuando no hubiera más oro en las reservas.


Sucesos

Serán dos asuntos de hoy, que aún colean, como el derrumbe en las obras del Ritz de Madrid, con un muerto, y el asesinato de una joven golfista española que estudiaba en EEUU, nuevamente en un país plagado de locos con armas que se jacta de ello.


Necrológicas

De esta semana pasada tenemos el adiós de Burt Reynolds, uno de esos "gañanes" de Hollywood, que quizá es la carta de presentación de toda una generación que a partir de ahora se nos va.

Añado la despedida de la gran Aretha Franklin, la reina del Soul que se fue ya hace un mes, pero que es de tanta importancia que merecería nombrarla, claro que sí.


Sociedad

No me gusta este apartado demasiado, pues al final acaba siendo pasto de ricos, nuevos ricos y esnobs. Al menos la "casa real" podría tener algo más de glamour, y aquí lo que habría que añadir al tener en la familia un hatajo de ladrones y mastuerzos, es el primer discurso de la princesita Leonor, que como su padre sería en los premios Príncipe de Asturias.


Ciencia

Este apartado estaría marcado hoy por el fallo de los IgNobel, con grandes avances como el uso de la saliva para limpiar cristales, del vudú contra el jefe, los beneficios de los insultos al volante o las montañas rusas para los cálculos de riñón, sin duda, buenos trabajos los de estos chicos.

Mientras seguimos buscando el planeta donde irnos cuando sea demasiado tarde...


Cultura

Ninguna, la verdad, simplemente incultura manifiesta por todos lados, incoherencia cultural, adoctrinamiento a raudales y alienación a mansalva. En este contexto, cualquier atisbo de esperanza en un páramo inhabitado resulta casi una quimera.


Deportes

Tras la victoria de Simon Yates en la Vuelta a España, y las ventanas del fútbol y el baloncesto (donde España domina), volvemos a la rutina, con los dos mundiales de motos y Fórmula 1 casi decididos y la resaca de las despedidas de grandísimos de nuestro deporte: Alonso (el mejor conductor de nuestra historia), Pedrosa (top 5 en motos), Navarro (el segundo mejor de nuestra historia en basket), David Ferrer (top 8 en tenis), Iniesta (top 3 en fútbol) y Torres (marcó aquel gol de 2008 en la Eurocopa). Séales la retirada leve.

Mientras tanto, leyendas como Carolina Marín o Toni Bou aumentan su botín, en un mundo que no les hace demasiado caso, porque Cristiano (ya ni siquiera en España) sigue siendo la principal noticia, pese a que como siempre aquí, mandan el Barcelona y Messi.


Televisión

Ha sido un verano muy malo, sólo salvado levemente por "The Good Doctor", éxito impensado de Tele5 que ha maltratado como ha podido y que no sabe cómo tratar. Ahora ya empezó el Gran Hermano VIP para dar pan y circo. Mientras, Cuéntame comienza su temporada de despedida (si es que no deciden continuar sin "Carlitos".

A los que nos gusta ver fútbol, se acabó la Champions en abierto (unido a que ya tampoco hay liga en abierto), que se las metan donde les quepa, hoy ya nadie habla de Fórmula 1 o MotoGP como antes, igual que el basket y balonmano son ya casi clandestinos, vosotros sabréis cómo maltratáis vuestro producto.


Contraportada

Se me ve a mí en la contraportada haciéndole una peineta a quiénes tú y yo sabemos...

13 septiembre, 2018

Si no aporta nada, llévatelo a la tumba

"Si crees que revelar ese secreto tuyo que guardas desde siempre, no va a aportar nada positivo a tu vida ni a la de los demás o al mundo, ni por el mero hecho de revelarlo, te doy un consejo: llévatelo a la tumba".

Esto entraría dentro de esta categoría de frases lapidarias y en realidad sería un consejo lapidario, para muchas personas, tomando como ejemplo el de muchas otras que revelaron algún secreto absurdamente, con la excusa de "salir del armario", en el sentido que sea, acabando por sufrir mucho más ante la revelación, y por hacer insoportable su vida o dificultarla aún más.



Un ejemplo sería el de un homosexual en ciertos países o épocas donde eran o son perseguidos hasta la muerte. ¿Qué sentido alguno tendría "salir del armario" en sus casos? ¿Para morir después como mártir? Si es así, y eso aporta algo en su vida (o muerte), pues adelante, pero en cualquier otro caso, no tiene sentido esa catarsis inexistente: lleváoslo a la tumba.

Otro ejemplo sería el de ese muchacho pedófilo y zoófilo, que sabe que jamás va a maltratar nunca a un niño o niña, ni a un animal, pero que no puede evitar sentirse atraído sexualmente por ellos, porque simplemente va con él. Teniendo en cuenta eso, ¿qué sentido tiene "salir del armario" y declararlo públicamente, o decírselo a su esposa, para luego acabar siendo dejado por ésta o vilipendiado por sus conciudadanos. ¿Aportaría algo? ¿Realmente la liberación sería tan grande como para merecer la pena ese sufrimiento? Llévatelo a la tumba.

Podríamos seguir con ese chaval que tiene un Síndrome del Espectro Autista, del que casi nadie se ha dado cuenta (más allá de un "es un tipo raro"), pero que ha decidio "salir del armario" y contarlo en su trabajo. ¿Tendría algún sentido esa "liberación" para luego acabar perdiendo su puesto de trabajo ante la incomprensión o el temor de su jefe y el  departamento de Recursos Humanos? ¿Aportaría algo más en su vida? ¿Obtendría mejoras por ello o un mejor trato adaptado a sus necesidades? Si no, que se lo lleve a la tumba.

Y así con muchos casos más, que ya digo que no merecerían la pena revelar (otra cosa es que con ello sí consiguiéramos una vida mejor, sin remordimientos, tranquila o más sincera), como aquel exconvicto totalmente rehabilitado que se lo cuenta a sus nuevos amigos 30 años después de la condena, como el futbolista que declara ser gay sin que nadie lo hubiera sospechado o le importara, la chica que confiesa en su Facultad que hace 6 años era un chico, el arrepentido administrativo que una vez hizo la vista gorda para que su sobrina consiguiera un trabajo, el marido al que tras 30 años han dejado de gustarle las lentejas de su mujer, el votante de la Falange Española de las JONS, el anciano que recuerda haber estado enamorado de su cuñada y besarla sólo una vez hace 50 años, etc, etc...



Todo eso al final son situaciones con las que uno carga tantos y tantos años, que quizá le atormentan, decisiones, arrepentimientos, gustos extraños que sorprenderían a los demás, actos impropios de su estatus actual y que jamás volverían a cometer, realidades del propio ser pasadas; a todos nos atormenta algo así, por insignificante que parezca, pero es lo que digo: si no aporta nada positivo a nuestra vida o a la de los demás, si sólo va a sembrar el mal, la discordia, la desconfianza, la pena, la burla, la tristeza, la ira o quién sabe qué tempestades más: lleváoslo a la tumba, no merece la pena, la vida no debería perder su sentido ante estas salidas del armario, pero podría dejar de ser tan bonita como hasta ahora, así que si pensáis que no sirve para nada; lleváoslo con vosotros, en estos casos, no actuar es la mejor decisión.

Por mi parte, os emplazo también al mismo lugar, allí entonces, quizá todos nos revelaremos todos aquellos secretos, y entonces la Caja de Pandora y la Caja de los Truenos podrían sonar más fuerte que nunca, o quizá no, y entonces, tras toda esa catarsis colectiva en la que todos saquemos a la luz aquello que guardamos, este maldito Universo acabe por fin siendo un mejor lugar para vivir.

08 septiembre, 2018

El cacao de los sexos y géneros, para dummies

Antes todo esto era muy sencillo, y se resumía en "Sexo: macho" o "Sexo: hembra" (luego llego lo de "varón"-"hembra" y más tarde el "varón"-"mujer", y en cuanto varón suene mal lo cambiaremos, no os preocupéis), y como mucho teníamos entre manos la existencia de los "gays" y "lesbianas", por lo que había sólo 6 tipos de individuos (hombre-hetero, hombre-gay, mujer-hetero, mujer-lesbiana, hombre-bisexual y mujer-bisexual, aunque algunos dirían que todos somos bisexuales, así que habría 2 en total sólo), pero hoy... hoy en día todo se ha complicado al extremo, de modo que existirían cientos o miles de personas diferentes, por lo que intentar clasificarlas es tarea casi imposible. A eso se unen los caprichos de muchos y su empeño por ser únicos y diferentes, pero en fin, para lo que aquí estamos es para arrojar un poco de luz a todo esto, así que vamos allá.

Para empezar, nos vamos a centrar en definir primero los aspectos en los que podemos clasificar a las personas:

1- Su genética: es decir, qué son según los cromosomas que definen el sexo. En este caso, en la especie humana podemos tener individuos con cromosomas XY (macho) o XX (hembra). Aparte, habría infinitos síndromes consistentes en tener un tercer cromosoma: XXY, XXX o XYY, pero en esos casos no dejarían de ser machos o hembras. A simple vista no se ve, pero es nuestra genética.


2- Su patrón sexual: es decir, los órganos sexuales que tenemos, ya sean masculinos o femeninos, no sólo externos sino internos, a lo que también habría que sumar las hormonas e incluso los caracteres sexuales. A simple vista y vestidos no podríamos ver los órganos, pero sí algunos de esos caracteres, como pueda ser el vello, el timbre de voz o la nuez.

3- Su género mental: aquí usaremos esa palabra "género" que hoy en día viene a significar "el sexo con el que te identificas". Esto no se puede ver a simple vista, y es la concepción mental que tenemos de nosotros mismos, lo que nosotros nos sentimos: si somos hombre, mujer o incluso todo lo contrario.

4- Expresión de género: se refiere a cómo expresamos nosotros nuestro género o sexo a los demás, ya sea con nuestra forma de ser y comportarnos, nuestra vestimenta, movimientos, voz, etc.  Es algo totalmente voluntario, y de las 4 es la única con la que no se puede nacer, sino que cada uno tiene que expresarlo como decida.

5- Orientación sexual: se refiere a qué individuos nos atraen sexualmente, de entre todos los anteriores. A esto podríamos añadir una "orientación afectiva", que sentirían unas personas por otras sin llegar a lo sexual.

Con todo lo anterior, podemos hacer categorías en cada uno de los grupos, y multiplicando el número de categorías de cada grupo, tendremos una cifra final (absurda), de distintas personas que puede haber. Lógicamente trato de simplificar y a la vez de expandir lo más posible, así que es imposible tener a todo el mundo de acuerdo.

1- Genética: básicamente tendríamos hombres o mujeres. 2 grupos
2- Patrón sexual: tendríamos individuos con todos los órganos de hombre, con todos los órganos de mujer, con algunos de hombre y algunos de mujer, e incluso sin órganos. 4 grupos.
3- Su género mental: tendríamos individuos que sienten que son hombres, otros que sienten que son mujeres, y otros que no sienten ser mujeres ni hombres (género no-binario), entre los que incluiríamos a los que se sienten tanto hombres como mujeres. 3 grupos.
4- Expresión de género: aquí habrá individuos que a la vista parecen ser hombres completamente, otros ser mujeres completamente, otros que van con ropa, complementos de hombre pero el resto parecen mujer (andrógino), otros que van con ropa de mujer y el resto parecen hombre, y otros que no parecen ser ni una cosa ni otra, ni expresar una cosa u otra. 5 grupos.
5- Orientación sexual: aquí tendríamos gente que se ve atraída por hombres, mujeres, por ambos (bisexual), por hombres vestidos de mujer, mujeres vestidas de hombre, varios de los anteriores (pansexual), gente que no parecen ni hombre ni mujer o por ninguno (asexual). 8 grupos.



Si multiplicamos los 4 primeros grupos, tendríamos que puede haber 120 tipos de personas, a lo que si añadimos las orientaciones sexuales, nos da la nada despreciable cifra de 960 tipos de personas, hecho que obviamente imposibilita comentarlos todos en un post, pero que nos da opción al menos a echar un vistazo a posibles ejemplos:

-Ejemplo 1: (Genética: Hombre, Órganos: Mujer, Mental: Mujer, Aspecto: Mujer, Orientación: Pansexual. 

El individuo anterior nació como hombre, pero se siente mujer y ya fue operada de ello. Por tanto sería una "Mujer Transexual", que en lo que respecta al sexo, no tiene en cuenta más que el corazón.

-Ejemplo 2:(Genética: Mujer, Órganos: Mujer, Mental: No-Binario, Aspecto: Andrógino, Orientación: Mujeres)

El individuo anterior nació mujer y tiene órganos de mujer, pero no viste como una mujer, aparte no se siente ni hombre ni mujer, sino otra cosa, y le gustan las mujeres.

-Ejemplo 3: (Genética: Hombre, Órganos: Hombre, Mental: Hombre, Aspecto: Mujer, Orientación: Bisexual)

Este individuo sería hombre y se sentiría hombre, pero se viste de mujer (drag-queen) y además le gustan los hombres y las mujeres



Así, conforme queramos ir avanzando, los ejemplos serán más y más complicados, ya digo, hasta 960 diferentes (y porque tampoco he querido apretar mucho en cuanto a la orientación sexual, que realmente habría tantas orientaciones sexuales como personas.

Con todo esto, lo que hay que ser es simplemente abierto de mente, y pensar que son personas, todos y cada uno. Que sí, que los hay más o menos locos, más o menos "forzados" en su identidad, porque para eso son mayores de edad y deciden ser lo que sienten o quieren, faltaría más.

Para terminar, explicamos algunos términos usados habitual y últimamente:

-Personas Trans: Sencillo, son personas cuya genética u órganos sexuales no coinciden con su aspecto. (Ej: hombre que se viste de mujer, ojo, independientemente de su orientación sexual y lo que sienta ser.

-Género neutro: Son personas que intentan no parecer ni hombres ni mujeres, sino todo lo contrario. Aquí podemos incluir también por ejemplo a hombres que se visten de mujer pero van con barba o mujeres que se visten de hombre pero van pintadas.

-Género no-binario o genderqueer: Son personas que no se identifican con el patrón tradicional de "hombre o mujer", y sienten ser cualquier otra cosa (podríamos llamarlos "ángeles" incluso, por poner un símil). De hecho, y para colmo, también hay personas (y no seré yo el que los llame "caprichosos que quieren ser únicos") que dicen no ser ni hombre, ni mujer, ni cualquier otra cosa, por lo que habría otra categoría en plan "no me da la gana ser nada que pueda ser nombrado", y olé por ellos.

-Género fluido: Son personas que van cambiando de género mental y de aspecto según les conviene o lo sienten así (lo que confundir confunde tela a los demás).

-Personas intersexuales: han cambiado de sexo, normalmente mediante alguna operación.

-Travestidos: esta es de toda la vida. Son hombres o mujeres que sienten serlo, y simplemente se visten del otro sexo de vez en cuando, porque les gusta (drag-queens o drag-kings).

-Andrógino: se refiere a un individuo que combina rasgos corporales de hombre y de mujer, o que parece ambiguo en ese sentido. Por ejemplo encontramos el caso de muchas modelos recientes que parecen chicos delgados, al no tener mucho pecho, no ir muy pintadas, etc. También tenemos el caso de mujeres con barba, como la famosa eurovisiva Conchita Wurst  y en general no parecer sexys (por decirlo de algún modo). Hoy se empieza a usar simplemente para individuos que reunirían ambos sexos en la misma persona o que no parecen ni hombres ni mujeres.



-Hermafrodita: Serían los que reúnen órganos sexuales de ambos sexos. Normalmente sin poder reproducirse con ambos sexos, pero habitualmente sí con uno de ellos. No está bien llamar así a los transexuales, pues esas personas sólo tienen un sexo, ya sea el antiguo aún sin operar, o el nuevo, ya operado.

-Cisgénero: Es lo contrario a "Trans", y significa que tu identidad sexual coincide con tus órganos. Aunque habría que hacer un estudio, serían el grupo más numeroso.


En fin, sólo he intentado torpemente hacer uno de esos "para dummies" que a veces y sin profundizar el tiempo que requeriría un buen artículo de verdad, hago. Seguro que a alguno le servirá para ir más allá o para abrirle la mente, quién sabe, con eso ya estaría justificado. En cualquier caso, para todos: vivid y dejad vivir, que son dos días.

04 septiembre, 2018

Elige es con ge, doble combo

Esta vez será por el calor del verano, o será el café, pero el elige que encontramos es de cajón, porque justo 3 palabras antes lo habían escrito bien. ¡Buena táctica chicos, en caso de duda lo ponemos 2 veces, una de una manera y otra de la otra, muy ingenioso!

No sabría cómo definirlo, pero es un doble combo o algo así, es un elige con un "elije" al lado, la muestra perfecta:




Esta vez es en la web de Domino's Pizza, aunque ya no en la web en sí sino en la metaetiqueta "description" del código HTML, con lo que vamos rizando el rizo. Para Domino's y su experto SEO o marketiniano entendido en buscadores: elige es con ge.