31 diciembre, 2019

Típico balance del año acabado (Año 14)

Quizá no proceda ya tanto lo de "típico" balance, dado que los blogs prácticamente no existen y un balance del año ha dejado casi de verse allá por las redes.

Opino que tras un año de mierda, sólo por estadística ya es muy probable que el otro sea mejor. Que mejor no quiere decir bueno, ni regular, ni malo. A lo mejor mejor es muy malo, siendo precedido por uno pésimo, como también decir "peor" a un año precedido de uno maravilloso a lo mejor sólo indica que el año ha sido muy bueno, en fin, cosas de los vasos medio vacíos y medio llenos.

Este año comenzó con reservas, como todo año impar, que suelen esperarse algo peores, por aquello de lo izquierdo, impar, siniestro... una reminiscencia del pasado supersticioso que el hombre ha tenido y aún tiene mientras la Ciencia acaba de explicar todo. Luego empeoró y después simplemente discurrió, como todos hacen sin remedio, tampoco eso quiere decir que 2020 como par e integrante de un nuevo decenio: "los años 20" (le pese a quien le pese, así es).

La verdad es que los Reyes Magos sí estuvieron bastante bien, luego no viajamos demasiado pero sí que hicimos un gran e interesante viaje que duró poco aunque fui muy aprovechado.

En cuanto al ejercicio, he dejado la práctica amateur de hasta 3 deportes diferentes (los 3 que practicaba), y aunque no llevaba mucho tiempo, también dejé la del único ejercicio gimnástico que realizaba. Supongo que el resultado será el aumento de mis niveles de colesterol y triglicéridos, el de la grasa abdominal y probablemente la bilirrubina y no sé cuántas cosas más. En los propósitos de año nuevo tengo el de retomar uno de esos 3 deportes, sumar un segundo diferente a los anteriores, y volver a ejecutar el ejercicio gimnástico, siempre de cara a lucirme en las amplias e interminables vacaciones de 2 semanas en verano, merece la pena tanto esfuerzo, claro que sí.

Finalmente agradecer el estar aquí, 14 años después, pues cada año cuenta, y aunque los venideros son esperados, no sabemos nunca cuál será el último, así que hay que rellenarlos todos bien para que este paseo haya merecido la pena.

¡Feliz 2020 a todos!

28 diciembre, 2019

Elige, también para acuerdos de empresa

Ofertas navideñas, descuentos, acuerdos, rebajas... en precios y en ortografía. En este caso el descuento es paupérrimo, en cruceros para a saber cuándo (tampoco creo que vaya a hacer pronto ningún crucero, pero ahí está).



No lo olvidemos, también para las ofertas corporativas de Costa: elige es con ge

24 diciembre, 2019

Esas viejas Nochebuenas de pequeños

Nochebuena es una de esas 4-5 noches más mágicas del año, como la de San Juan, la de Reyes, del 31 de diciembre o la de la final del Gran Hermano. El 24 de diciembre nada menos, un día antes de Navidad y una semana antes de terminar el año que se nos va, sea cual sea y siempre igual.

Nochebuena siempre ha sido una noche familiar, hasta que los radicales que luchan por el final de nuestras costumbres acaben con ella (ojo, sólo de las costumbres que no les gustan, las otras pueden seguir). Esa noche en la que vuelves a ver a algunos de tus primos después de meses o un año, en la que vuelves a revivir la ilusión por Papa Noel, en la que vuelves a ver el discurso de nuestro majestad el Rey y la repetición de la repetición de la gala en la que se vuelve a lucir el gran Raphael.

Nochebuena a todos nos recuerda esos primeros años en los que teníamos incluso abuelos, y puede que hasta bisabuelos. Aquellos años en los que aún vivían nuestros padres, puede que todos nuestros hermanos e incluso muchos de nuestros primos, una familia estupenda y grande en la que no teníamos más responsabilidad que hartarnos de comer y por supuesto de jugar, sin más.

Nochebuena de aquellos años locos pidiendo el aguinaldo, junto a tantos niños a la vez, que salías a unas pocas pesetas, o en aquel grupo profesional de músicos de banda, rondalla y tuna, a veces con la riñonera llena de una recaudación de monedas, pero también de ilusiones y sensaciones. Nochebuena de petardos, bombas fétidas, nieve en spray y serpentinas. Nochebuena de villancicos e iluminación sobria, cuando los pueblos no se embarcaban en locas travesías por el título de mejor iluminado.



Nochebuenas de trabajar echando una mano hasta media tarde junto a mis tíos, primos, padre, hermanos, etc... levantando España que se podría decir. Nochebuenas de preparativos junto a mi madre y mis tías, de dejarlo todo impoluto en la casa para la cantidad de gente que se venía. Nochebuenas de vajilla nueva y mantelería de tela, bordada y de blanco nuclear.

Esas nochebuenas de consomé y bollitos de canapé, de violetes y croquetas, de huevo hilado, de tarta de manzana, esas otras de pularda o salmón ahumado con caviar. Nochebuenas donde nosotros éramos los niños, luego los adolescentes y después los mayores. Nochebuenas en las que faltó alguien, luego otro más, y después perdimos la cuenta los que quedábamos, cuando no era más que una cuenta atrás hasta que no hubiera más nochebuenas, sobreviviendo mientras hubiera algo que llamar "familia", en algo que a lo mejor ya no eran sino varias familias unidas resultantes de la inicial.

Nochebuenas magníficas cantando, relatando, riendo, contando chistes, anécdotas. Nochebuenas de vino de lujo, de copas de cerveza de bar, de tartas de fantasía, de apreturas. Años en los que apenas pasábamos de 10, otros con casi 30. Años en los que los nuevos matrimonios tenían que repartirse, y con cada boda íbamos perdiendo un nuevo integrante, no sólo con defunciones, mientras que poco a poco también había cierto relevo con los nacimientos.



Nochebuena flanqueada por un viejo árbolillo de Navidad, con un Belén magnífico de escayola, o con un Belén de piezas pequeñas y gran portal en el que alguien ha incluido playmobils y otros "ooparts", quizá a modo de caganer incluso, fuera de su Cataluña natal. Nochebuena con medio salón lleno de adornos que cuelgan de la lámpara hasta sitios insospechados donde el fixo los mantiene pegados. Nochebuena de cavas y champañas, de cocacolas y fantas, de decoración ya pasada de moda, incluso desaparecida o cambiada por otra más moderna. Nochebuenas de fotos inolvidables donde no faltaba nadie y todo parecía inconmensurablemente alegre.

Así se fueron pasando nuestras nochebuenas, mientras nos asustaba aquel PapaNoel malvado, mientras encontrábamos los juguetes al fondo del pasillo, mientras alguna inocencia se perdía demasiado pronto al saber que los padres tenían mucho que ver en todo eso, y todo mientras Raphael seguía cantando, mientras llamaban los que estaban lejos, mientras nuestro Niño se volvía a calentar, mientras los mayores mostraban alguna lágrima recordando a los abuelos, mientras nosotros los recordamos ahora, incluso mientras los demás nos recuerdan cuando ya no estamos, así, esas Nochebuenas.

Hoy es una más, una más que cumple el ciclo de las primeras 19 de este siglo, y seguramente las que queden. Hoy volverá a haber misa del gallo, pero diremos que ya no es como antes, y volveremos a sentarnos todos juntos, pero tampoco será igual porque los que faltan no están. Hoy volveremos a cantar villancicos, faltando algunas voces, aún sin integrar otras. Hoy volveremos a reír y volveremos a sentirnos parte de algo, con los nuestros, y por supuesto siempre sabiendo que nunca será igual, porque las nochebuenas de cuando eres pequeño jamás se pueden igualar.

19 diciembre, 2019

Yo nunca haré, y al final lo hice

Me lo has repetido decenas de veces siendo condescendiente, quizá yo te lo he dicho con cierto aire de superioridad, puede que un amigo, tus padres, incluso tus hijos te lo hayan dicho: "yo nunca haré eso".

*Yo veo a los que se hacen 'runners', a esas hordas de gente que sale todas las noches a correr, de pronto, sin esperarlo, y ahí están, compitiendo los findes de semana en las carreras populares, comprándose zapatillas de 200 euros, un pulsómetro y apuntándose a apps de pago. Yo nunca lo haría, es una moda, nada más.

*Veo a las mujeres que se enamoran de un hombre y acaban siendo sus niñeras, sus paños de lágrimas, sus sirvientas, y me digo que son tontas y que yo nunca acabaré así, como ellas, como si eso fuera un final horrendo, un rebajarse, un convertirse en la nada, que a mí nunca me pasará.

*Yo veo a los padres dejar el móvil o la tablet a sus niños para que coman embobados, para que les dejen tranquilos en las cenas sociales, para que no protesten en el coche, y se me van los demonios hablando de alienación, de la puericultura del siglo pasado, de para qué quieren tener niños si se los cuidarán los gadgets, insistiendo en que nosotros jamás lo haríamos.

... y de pronto me veo echando un vistazo a la barriguita, abriendo el armario y desempolvando aquellas viejas zapatillas de pádel, instalándome el Runtastic y yéndome a hacer 'footing' unos 10 minutos al parque.

... y de pronto me veo enamorada de un tío que además trae dos niñas de regalo, haciéndole comidas y yendo con ellos a la playa el fin de semana.

... y de pronto me veo desesperado porque el niño no calla ni a tiros y pienso dar un volantazo y acabar con todo, y le ponemos la Peppa Pig en el móvil, y luego en el restaurante le damos la tablet para dibujar, y todo resulta callado y maravilloso.



No, yo nunca haría todas esas cosas que dije que nunca haría, y aún así me veo haciéndolas de repente, como a tantos otros les vi, reprimiéndoles luego por inconsistentes, por incoherentes, casi por mentirosos, y es que quizá esto es más humano de lo que pensamos.

Sí, quizá estamos rodeados de bocazas, quizá el ser humano es un papanatas bocazas (o "papacazas", que sería un animal que coge patatas al vuelo, supongo) que no sabe más que hablar y hablar, y por tanto que mucho yerra. Somos así, pontificando delante de los demás sobre cosas que no entendemos, sobre ideas que realmente pueden ser las contrarias meses después, y así volvemos el mundo caótico y errante, imposible de cuantificar, como si fuera una incertidumbre Heisenbergiana, como si la insoportable impredecibilidad del ser no fuese más que una imitación novelesca de algún filósofo checo, a saber...

Miramos serios a los demás mientras les reprimimos por su extraño cambio de parecer, por no haber sido consecuentes con lo que nos dijeron, por cagarla saliéndose del camino que decían seguir a pies juntillas; y poco después, días después, años después, no somos más que iguales a ellos.

Yo nunca me teñiré el pelo como esos que no aceptan el paso del tiempo, nunca pediré un vino cuando vaya de tapas como esos esnobs, nunca me compraré un SUV como esos borregos incapaces de comprarse un coche que les guste de verdad sin que las modas se lo digan, yo nunca me abriré un blog, nunca tendré un smartphone, nunca apuntaré a mis niños a extrañas extraescolares, nunca compraré un smartwatch, nunca volveré a confiar en Vodafone, nunca diré nunca jamás...  Y tras decirlo altiva y ceremoniosamente, años después, minutos después, yo lo hago...

Y no, no somos peores personas por hacerlo, ni mucho menos, pero algo bocazas sí, claro está, incapaces de callar un poquito la boca y reflexionar un poco antes, para no hacer el ridículo espantoso después por no haber seguido nuestras propias directrices. Y no, quiénes somos los "yoes" actuales para decirles a nuestros "yoes" de dentro de 10 años qué deben o qué no deben hacer, porque no tenemos ni idea de nuestras circunstancias de entonces. ¿Y quiénes eran nuestros "yoes" de hace 10 años para decir qué o no debemos hacer ahora? Pues eso, nadie. Eso sí, papabocazas de manual, eso no nos lo quita nadie.




Me viene ahora a la cabeza un viejo juego que jugué por primera vez en un bar de Granada allá por 2000 y poco, el "yo nunca he", muy parecido al "yo nunca haré" del que hablo hoy. Por aquel entonces, alguien decía "yo nunca he..." (por ejemplo: "... tenido una relación de más de 2 meses"), y los que cumplieran eso, bebían, cual juego de borrachos de toda la vida, que aquel día jugamos con tinto de verano (juego light aquel). Aquel día, todos los chicos bebimos, y las chicas nos tomaron por ligeros de cascos y picaflores, cuando era todo por todo lo contrario. Entonces, tantos "yo nunca he" salieron a la palestra, que alguno de ellos también pudo ser un "ni nunca he, ni nunca haré", y ojalá los recordara todos, pero no es así, y seguramente tantos años después muchos habríamos perdido nuestra apuesta contra el paso del tiempo, pues lo hicimos lo que nunca haríamos... Sí, papabocazas.

En fin, humanos somos y de humanos es herrar, sobre todo si son herreros, y no hemos de rasgarnos las vestiduras por haber hecho aquello que nunca haríamos, pero sí, aprender para en el futuro no ser tan vehementes cuando hablamos de "usos y costumbres futuras", porque como siempre, antes incluso que la gente a la que predicábamos, estará el tiempo para decirnos: te lo dije...

14 diciembre, 2019

Nuestra afición por el segundón

Ahora que el mes pasado nos dejó Raymond Poulidor (el segundón más famoso de la historia del deporte, con 8 podios en el Tour de Francia y 4 en el Mundial en Ruta sin llegar a ganar ninguno, aunque es verdad que ganó una Vuelta a España), es buen momento para recordar todos esos segundones que a muchos nos acaban pareciendo mucho más atractivos e idolatrables que los que quedaron por encima de ellos. No quiero continuar sin citar también a Merlene Ottey (la segundona más famosa, con 9 medallas en Juegos Olímpicos sin un oro, aunque es cierto que ganó 3 oros y otras 11 medallas en mundiales)



Antes de nada, diré que yo soy de ese tipo de fans que quieren más a esos luchadores que no consiguen ganar que al típico "siete veces campeón del mundo seguidas" y cosas así que otros rápidamente abrazan con la excusa autoengañante de "es que es el mejor". Claro, si no fuera el mejor no le admirarías, eso está claro, pero quizá ahí ellos se están perdiendo parte de esa esencia, de ese gusto por ver a otro que quizá no tiene tantas condiciones o capacidades, llegar casi a ganar, tuteando al supercampeón, siendo por supuesto más campeón que el resto.

Casos paradigmáticos encuentro muchos, por ejemplo el de Barcelona en el fútbol español, del que siempre digo que me hice fan cuando llevaba la friolera de ¡2 ligas en 30 años y 0 Champions en su historia!, cosa que los postmillenials de ahora pensarán que es una trola como un demonio o que es algo de los años 20, pero que es simplemente la realidad de finales de los años 80, donde el Real Madrid era el equipo de todo el mundo, de todos los niños, salvo unos pocos locos que "bancaban" al Barcelona (ni te digo ya cualquier otro del resto, salvo algún niño de equipos vascos que ganaron 4 ligas en los 80 o el bético o sevillista de turno, siempre muy residuales).

Mérito tenía entonces, y evidentemente en su sano juicio ningún niño español se haría fan del Barcelona salvo por herencia familiar, como era mi caso; y mérito tenía también seguir a Perico Delgado en la época del mejor Induráin, a Valverde en la del mejor Contador, a Gibernau en la de Rossi, a Navarro en la de Gasol o a Xavi en la de Messi, quizá siempre con ese ánimo de ser hinchada del segundón, que en muchos casos era simplemente el segundo más glorioso, por encima de todos los demás, debajo del mejor.

¿Y qué decir de los campeones? Pues que siempre me ha faltado esa parte de simpatía, sobre todo cuando el rival perdedor era español, ya fueran Doohan y Armstrong, Schumacher y Tiger Woods, Peterhansel y Doug Lampkin, El Guerrouj y Hermann Maier o Pete Sampras. Obviamente trasladable a lo femenino, con Yelena Isinbayeva y Steffi Graf o Florence Griffith y Katie Ledecky.

Podría decir que es un sentimiento parecido al "viva er Beti man que pierda" que hace que media Sevilla sea de ese equipo pese a sus calamidades frente al rival Sevilla FC, o que en Madrid la gente se haga en tropel del "Atleti", pese a que el equipo del gobierno sea el de enfrente, o en Barcelona del Español, y así sucesivamente. Simplemente algunos somos así, y no nos importa ser del segundón, porque sabemos que también conseguirá cosas, y serán mucho más luchadas que las del que siempre gana, del que es más sencillo ser, al que es más sencillo animar, seguro tú de su victoria.



Luego están los "chaqueterismos", claro está, que suelen darse cuando el típico que anima al que siempre gana, ve que no es tan fácil, o que entra en mala racha. Ahí es muy fácil que acaben por dejarlo, porque al final, no es cuestión de sentimientos, sino de "ser del que gana". Como gran ejemplo actual el de muchos niños que en las dos malas épocas del Real Madrid (años 90 y años 2005 y posteriores) dejaron el club para irse incluso al Barcelona, eterno rival, porque "era el que ganaba". Eso no puede pasar con los que animamos al segundón, porque, ya digo: es cuestión de sentimientos, e incluso cuando uno de los que sólo anima al que gana, da con el equipo o el deportista de sus amores, pese a que no gane, a este no lo dejará nunca.

Y como decía desde el principio, a muchos nos acaban pareciendo siempre más atractivos los segundones, no tenemos remedio, se podría decir, así que como se suele decir, disfrutemos todo lo que podamos de esta inclinación: ¡larga vida a nuestra afición por el segundón!

09 diciembre, 2019

Mis peores entradas (2)

Y vamos con la segunda entrega de esta "anti-lista".

--Peores post, del 101 al 200 (Julio-2007 a Septiembre-2008 )

En esta época el blog cogió la velocidad de crucero, y empezó a llegar a una cierta madurez, todavía con ideas completamente frescas y evitando muchos errores de inexperiencia como antes.

Esta vez, y entre gran cantidad de interesantes aportaciones, los peores posts son los intrascendentes, o los que resultaban demasiado temporales, muy concretos. Por ejemplo el del Valencia, equipo más español, que quizá por entonces lo era y seguro dejó de serlo para repetir más adelante el bucle. Coincidiendo con este también tendríamos algún otro deportivo, como uno dándole la despedida al nefasto Oleguer Presas u otro sobre la esclavitud moderna, con Blatter y Cristiano Ronaldo a la cabeza, que no iba más allá de lo que podría haber sido un simple tuit criticando unas declaraciones.

Este tipo de pequeños artículos podrían ser esa rémora de la época para mi botella. Más allá también valoro muy bajo mi primer artículo de cada 4 años, por ser demasiado "wikipedioso", no yendo más allá, sólo como una simple sucesión de efemérides que cualquiera puede encontrar en la red sin esfuerzo.


Si pudiera borrar sólo uno: borraría el de la Esclavitud moderna, por anecdótico y concreto, porque seguro que en unos días las declaraciones fueron olvidadas, pese a estar vigentes aún hoy en día.

Si pudiera salvar sólo uno: salvaría el del Valencia como equipo con más españoles, rompiendo una lanza por los nuestros, cosa que aún importa y es necesaria, y que por entonces, con un mercado saturado de extranjeros, ya comenzaba a ser un problema grave (pese a que pocos meses después España ganó su segunda Eurocopa).

04 diciembre, 2019

El Porcuna en Tercera División (2)

Continúo con este repaso/diario de la primera temporada del Atlético Porcuna en Tercera División, en toda su historia, complicadísimo reto donde los haya, en la que actualmente es la "Primera División de la provincia de Jaén", y en un campeonato en el que es el pueblo más pequeño, por lo que la dificultad es casi insalvable.

Comentábamos en la primera entrega (hasta la jornada 8) que el equipo ilusionaba, porque aunque los puntos no terminaban de llegar, en todos los partidos estaba compitiendo y consiguiendo perder por la mínima, por lo que mantenía esperanzas de estar incluso más arriba en la clasificación, donde estaba en posición de descenso, pero a un solo punto de la salvación.

Sin embargo, en los siguientes 7 partidos, el equipo ha conseguido dos puntos sólo, entrando en una caída en barrena que le ha llevado al último lugar, nada menos que a 5 puntos de la salvación.

Repasando los partidos, en las jornadas 9 y 10 se cae ante Antequera y Maracena (este, rival directo, y en casa), de nuevo por la mínima y disputando los partidos, pero siendo ya demasiadas las veces que esto ocurre, por lo que comenzaba a dar la sensación de que simplemente a los rivales les bastaba con adelantarse en el marcador para tener ganado el partido, dada la inoperancia del Porcuna en ataque.

Después un ilusionante empate en Loja, justo antes de un partido histórico, como fue la visita del Real Jaén al Municipal de San Benito, por primera vez en la historia en competición oficial, finalizando con una nueva derrota por la mínima (demasiadas ya), que aún dejaba al equipo en un lugar relativamente tranquilo, con esperanzas de subir más puestos.

A destacar aquí, la siguiente imagen, de hace 6 años, en la que en el trofeo de pretemporada de la Feria Real de Porcuna, se enfrentaban un Atlético Porcuna y Real Jaén separados por 4 categorías, haciendo impensable que jamás se vieran las caras en partido oficial. Tras 2 descensos del Jaén y 2 ascensos del Porcuna, este año compiten juntos...



Ahí, a principios de noviembre llegó un punto de inflexión en la temporada de un equipo que estaba cubriendo el expediente aceptablemente. Primero fue el infausto viaje a Melilla, que acabó con el partido suspendido y la vuelta tardía a Porcuna por el temporal en un barco puesto por la Federación, coincidiendo con la semana de la Copa del Rey. Este partido se jugará más adelante, por lo que encima el equipo va a estar un tiempo con un partido menos, lo que lo deja aún más tocado en la clasificación.

Todavía con moral, llegó el 13 de noviembre de 2019, una fecha inolvidable para el fútbol porcunés, con la visita al Club Atlético Antoniano de Lebrija, que fue una auténtica fiesta y disfrute que seguramente no se repita en mucho tiempo. La derrota era casi segura (malévolo sorteo, ya que las otras opciones eran algunas muy asequibles y otras factibles), ante un equipo muy superior, seguramente una o dos categorías más allá del nuestro, que aún así lo intentó luchando hasta la extenuación y perdiendo con mucho honor por un corto 2-0.

Después de eso, el equipo se derrumba por primera vez y encaja 8 goles sin marcar uno solo en dos dolorosas derrotas ante Motril y Almería "B", que además desbaratan el golaverage que tan bien habían labrado hasta ahora (de -7 se pasa a -15 en sólo dos semanas). Incluimos también la salida de algunos jugadores y algún fichaje, en un momento en que la misma continuidad del entrenador empezó a estar en duda.

Esta última jornada, tuvo lugar uno de esos partidos decisivos ante rivales directos y encima en casa, donde se empató decepcionantemente ante el Huétor Vega. Quedamos como el equipo menos goleador y con menos victorias de la categoría. Mucho por mejorar, penúltimos a 5 puntos de la salvación, pero aún con vida. En cuanto a los goleadores, sólo han marcado en estas jornadas Javi Cañada y Luismi (2 goles, que le colocan como pichichi del equipo, aún muy necesitado de tantos).



En cuanto a la categoría en general, se destaca el Linares, camino de algún record histórico de puntuación que no le garantiza el ascenso, y le siguen otros que obviamente eran favoritos al comenzar la temporada como Ejido, Jaén y Motril, nada nuevo bajo el sol. De los pueblos pequeños, el Torredonjimeno (9º con 22 puntos), Torreperogil (19 puntos), Mancha Real (19 puntos) y Maracena (18 puntos, a 6 del descenso ya) están más arriba de lo esperado, rondando aún el 10º puesto (nos hace pensar que el Porcuna podría haber estado ahí ahora de hacer mejor las cosas), mientras que si al principio de la temporada se veía muy tocados a los "Huétor" y al Melilla, el Alhaurín se les unió con una crisis brutal de resultados y sin puntuar, mientras que en estas 8 jornadas, el Huétor Tájar se ha recuperado  milagrosamente, llegando a zona tranquila incluso por encima de un Poli Almería que parece abocado a luchar por la salvación también.

Ahora mismo parece que todavía hay posibilidades de salvación para el Porcuna (único objetivo ya), más aún con la esperanza de no perder el partido atrasado cuando se juegue en Melilla, pero incluso los equipos que antes estaban tocados, empiezan a carburar (desde la jornada 8: Huétor Tájar 8 puntos, Huétor Vega 8 puntos y Melilla 6 puntos, por 2 del Porcuna y 0 del Alhaurín), por lo que no debemos perder más puntos tontamente en casa, ya que fuera es casi imposible puntuar.

Los próximos 8 partidos hasta mi próximo repaso son claves, con enfrentamientos contra Torreperogil, Huétor Tájar, Vélez, Mancha Real o Alhaurín, donde el equipo necesita por lo menos 8-9 puntos para seguir creyendo, cosa que de lo contrario será casi imposible.



En cualquier caso es alucinante ver el nombre de Porcuna en un sorteo de Copa del Rey, en una reseña en el Marca o en una página del Teletexto de la primera, sigamos soñando.

¡Seguimos luchando por este sueño de Tercera!

30 noviembre, 2019

Black Friday, el black que nos espera

Llega el frío, se viene diciembre, la Navidad, el consumismo que nos ciega. Cantos de sirena capitalistas que llegan de América, nombres anglosajones que importamos sin saber que el alma al diablo en ellos dejamos. Halloween, Black Friday, Ciber Monday, Santa Claus, los adoptamos sin rubor alguno mientras luchamos por ser los que mejores adornos tenemos, más luces ponemos, más caramelos comemos, más descuentos conseguimos.

Cada noviembre la Navidad llega antes, siendo diciembre un mero comparsa en todo esto, un simple terminador o liquidador de una época en la que antes era el Rey, y en la que ahora sólo nos ve llegar hastiados y cansados de tanto comprar, de tanto espíritu navideño desgastado por las esquinas, de tanto vivir esa época que antes empezaba pasada la primera quincena del último mes, y que ahora comienza ya a primeros de noviembre, cuando no vemos incluso árboles de navidad y luces a finales de octubre.

Incluso aquí somos mejores que todo eso, y nuestro viernes negro dura una semana, incluso llegándonos anuncios de "aprovecha, quedan unas horas de Black Friday", cuando aún estamos en el jueves... Eso es una locura, y lo hemos dejado también entrar para que nos haga daño, como tantas cosas. Y mientras los centros comerciales se llenan de gente que busca ofertas irreales, nuestro pequeño comercio se muere, viendo incluso como sus propios dueños van a esos centros comerciales, ley de vida, pescadilla que se muerde la cola y obviedad que no puede obviar que todo esto es algo ya inevitable, como la España vaciada del centro olvidado, así se quedan nuestros centros históricos, sin más que llevarse a la boca que unas pocas tiendas de chinos y souvenirs, aparte de otras de toda la vida que cierran y los sueños de algún loco que aún lo intenta, siempre sin suerte.



Black Friday que así se nos va, Ciber Monday que nos viene, porque no nos dejan respirar, cuando aún no ha empezado diciembre, y cuando tantos tenemos ya los regalos de los Reyes Magos comprados, mes y medio antes, cuando todos hemos ido ya de rebajas y hemos comprado todo lo que necesitábamos para 2020, mes y medio antes de las rebajas, a las que sí, volveremos a ir, cegados por esos "desde 70%", que luego se aplican a una prenda y media, pero que nos traen a la tienda, como borregos, que es lo que todos somos, y allí, claro, muchos pican y se llevan algo, que era el objetivo, cumplido, como siempre...

¿Tiene esto fin? Lo dudo, el sistema es cruelmente malvado, y el año que viene esa ropa, esos dispositivos electrónicos, esas chorraditas, estarán rotos, pasados de moda, viejos, obsolescentes, listos para ser sustituidos en la nueva sinfonía de colores del año que viene, cuando vuelva esa semana loca del "Día de Acción de Gracias", que cada vez penetra más en nuestra sociedad, incapaz de valorar lo que tiene, de darse cuenta de la importancia de las raíces y del saber de dónde venimos en un mundo tan igual y globalizado, donde Zara y Stradivarius hay en todos lados, donde es difícil encontrar una ciudad sin un 100 Montaditos, un Ale-Hop con su vaquita en la puerta, un Garnier con su olor a azúcar recién hecho o un Llaollao-Smooy con su promesa de helados saludables, todos iguales uno a uno, mientras los únicos, que eran "la tienduca", "las cositas de Elena", "la despensa de Ángel", "la zapatería de Narciso", "la lencería de los hermanos Torres", "la panadería de Pepe", se van desdibujando hasta desaparecer engullidos por lo igual, por lo impersonal, simple y llanamente por lo que hace que cuatro señores multimillonarios lo sean aún más, mientras el pueblo, que se cree listo por comprar cosas tan malas y baratas, cada vez es más pobre.

Y lo pienso yo, después de venir de un Carrefour, después de comprarme unas pantuflas y camisa que podría haber comprado en el barrio, aunque fuera en los retales, en los chinos, mejor sería que allí, donde no miran por nosotros, sólo por los dólares, y donde trabaja gente explotada que mejor estaría en esas tiendas de barrio que ahora no existen. Sí, señores y señoras, se nos va la vida de nuestros pueblos y ciudades en ellos, que sólo servirán para ir a pasear y ver las luces, y mientras, el Black que nos espera es así, el que ya tenemos, con los centros comerciales repletos de falta de humanidad, mientras nuestro corazón se marchita, mientras somos cada vez más iguales e indiferenciables, justo como querían que fuéramos, mientras no pensamos por nosotros mismos, justo como era deseable que ocurriera, mientras no leemos, no escuchamos, no vemos nada que se salga de la norma, no porque no exista, no porque no emitan, publiquen o enseñen otra cosa, no, porque simplemente ya, dentro de nuestra inteligencia que acaba de ahorrarse unos míseros euros, no nos interesa.

24 noviembre, 2019

Perdonar y también olvidar

"Yo perdono, pero no olvido", frase esta tan manida en aquello de las afrentas, las disputas, las guerras o los encontronazos. Uno se siente traicionado, quizá vilipendiado, defenestrado o ridiculizado; quizá el otro es culpable, quizá no. El dolido deja pasar el tiempo, y el tiempo va curando, de forma que de alguna manera encuentra dentro de sí la fuerza para perdonar, y así lo expresa: perdonando, pero nunca será posible (sin mediar alzheimer) olvidarlo, no ya física o neuronalmente hablando, sino olvidar que sucedió, en un verdadero "pelillos a la mar".

Es humano también el nunca perdonar lo recibido, a sabiendas de que el que te ha hecho algo malo una vez, está más capacitado para repetirlo que el que nunca te hirió. Es casi lógico evitarlo evitando a la persona, es tan natural como simplemente dejarla ir lejos de tu círculo cercano, allá donde no pueda volver a hacerte daño. Eso es no perdonar, incluso aunque el otro intente acercamientos ya imposibles, porque algo te dice que jamás debes hacerlo.

Por supuesto que también en el vasto corazón humano existe el perdón, y tantos hay que sorprendentemente dicen haber perdonado a sus maltratadores, a sus captores, a los asesinos de su familia, a sus acosadores, a sus agresores o a sus ladrones. ¿Saben estos realmente qué están queriendo decir con "perdonar"?

Como inciso, decir que con "perdonar" nos referimos a ser capaces de dejar sin castigo o sin venganza una acción, de manera que una relación siga igual que antes y la ofensa jamás repercuta en el futuro. Se podría decir al igual que diciendo la verdad, que sólo los niños, los borrachos y los tontos, perdonan de verdad, al igual que dicen la ídem.

Personalmente me creo con cierta autoridad para hablar de esto, pues de naturaleza soy raro, ya que yo no sólo perdono sino que olvido (cosas de una infantil mala memoria selectiva gracias a la que el ser humano ha llegado hasta aquí sin exterminarse milagrosamente nunca). Creo que a lo que muchos llaman "perdono pero no olvido" es simplemente un eufemismo para decir que en cierta manera nunca van a olvidarse de lo que les han hecho, y por tanto jamás van a actuar igual, lo que también en cierta manera es una forma de no perdonar, pues ahí el perdón es simplemente una palabra. "Por favor, dame tu perdón", y tú simplemente dices "toma", pero una palabra es, y por los actos se conoce si hay verdadero perdón, cuando realmente hay veces que el perdón no existe.

¿Puede alguien perdonar el asesinato de toda su familia? ¿Puede alguien perdonar al que le acosó durante 8 años en la escuela? ¿Puede un preso que pasó 20 años sin ser culpable perdonar al sistema? ¿Puede una persona perdonar al que la maltrató durante 10 años casi hasta la muerte? ¿Puede un secuestrado perdonar a los que lo tuvieron 2 años en un zulo? ¿Puede perdonarse a alguien que te lo ha quitado todo?  Lo dudo, se puede aprender a vivir con ello, sabiendo que lo perdido jamás se volverá a recuperar, y siendo inteligente para darse cuenta de que por delante tenemos sólo un suspiro y no podemos perderlo lamentándonos o atenazándonos por la falta de perdón.

Es curioso, porque sí que hay gente que nos sorprende por ello, que sueltan la manida frase de marras que a cualquiera desarmaría escuchándola de personas que han sufrido tanto y que deberían odiar a muerte a los que les hicieron mal. Yo no estoy dentro de ellas, pero realmente diría que no es perdón, sino una coraza de cemento con la que han enterrado esa central nuclear de sentimientos, para siempre... inteligentes ellos que saben que es la única manera de poder seguir adelante y disfrutar de lo que venga. Otra lectura sería que ese "verdadero y sorprendente perdón" es una manera de vengarse (y por tanto de no perdonar), no poniéndose a la altura del que les ofendió y situándose en un escalón moral por encima de ellos, ya que si lo pensamos, con el ojo por ojo al final nos convertimos en lo mismo, víctima y agresor, y en este caso, al hacer creer que no lo tenemos en cuenta hacemos un "no hay mayor desprecio que no hacer aprecio", por lo que sí, incluso perdonando de verdad, estarían no perdonando (paradoja que nos deja sin opción a perdón real).

Y como consejo, acabo: si perdonar supone para ti una catarsis, un escapar de tu aflicción, un olvidar por fin lo pasado: perdona, y sigue como si nada; pero si te es imposible olvidar lo que te hicieron, entonces algo en el fondo de tu corazón te dice que jamás puede existir el perdón total, porque hay cosas que simplemente son imperdonables, así que sólo te queda decidir, en mayor o menor medida, cómo será tu venganza, si es que la ha de haber, o si es que será un simple "no hacer aprecio", y por supuesto estarás en tu completo derecho.

19 noviembre, 2019

El mundo sin Rafa, Novak o Roger

El pasado domingo finalizó la temporada tenística 2019, y nuevamente, por quinta vez: Rafa Nadal acabó como número 1 del mundo, igualando a Roger Federer y Novak Djokovic (también de camino a Jimmy Connors, y poniéndose todos a una de Pete Sampras).

Son conocidos como el 'Big Three' del tenis, y para muchos, se trata de los 3 mejores tenistas de la historia (ojo a esto, pues el tenis tal y como lo conocemos comenzó en 1968, con el comienzo de la era Open, por lo que cuando hablamos así, nos solemos referir a los últimos 50 años). Sus números son incontestables:

-Alguno de ellos ha acabado número 1 en 15 de los últimos 16 años.
-Entre los tres han ganado ¡55 de los últimos 66 torneos de Grand Slam!
-En hasta 8 temporadas distintas se han repartido los 4 grandes.




Otra cosa que sorprende de ellos es su extraordinaria longevidad, también provocada por unos a los otros y viceversa, es decir: al coexistir los 3 juntos, la competitividad entre ellos hace que ninguno quiera retirarse, pese a haber tenido durísimas lesiones, malas épocas o momentos en los que probablemente la motivación ya no sea la misma tras tanto tiempo. Los tres han superado ya la edad en la que la mayoría de tenistas importantes se retiraron (Federer 38, Nadal 33 y Djokovic 32), y muchos de su generación ya lo han dejado años atrás, mientras que ellos siguen en el Top 3. Algunos de sus records de longevidad son:


-3 Tenistas con más años consecutivos ganando títulos: Rafa 16, Roger 15 y Novak 14
-Tenista con más años consecutivos llegando a una final: Roger 20
-Tenista con más títulos en un solo torneo: Rafa 12
-Tenista con más finales en un solo torneo: Roger 15
-3 Tenistas con más partidos ganados en Gran Slam
-3 Tenistas con más torneos de Grand Slam ganados
-3 Tenistas con más partidos ganados a un Top 10
-Mayor diferencia de años entre primer nº1 a final de año y el último: Rafa 11
-Mayor diferencia de años entre dos victorias de Grand Slam: Rafa y Roger 14
-Número uno del mundo y Top 5 del mundo más veterano: Roger
-Ganadores más veteranos de Wimbledon y Open USA: Roger(WB) y Rafa(US)  (en 2021 Rafa podría serlo de Roland Garros, y Roger, ya de cualquiera si ganase).
-Número 1 más veterano a final de año: Rafa 33 (llevan batiéndolo 3 años seguidos entre Rafa y Novak).


Y porque Jimmy Connors y Ken Rosewall jugaron hasta pasados los 40, si no, estos 3 tendrían ya todos los demás records de longevidad.

A esto, añadimos un detalle alucinante más, provocado claramente por ellos y la ayuda de Wawrinka y Murray (3 Grand Slam cada uno): ¡no hay nadie nacido después de 1987 que haya sido número 1, y no hay nadie nacido después de 1988 que haya ganado un Grand Slam!

Así, se me ocurre jugar al "deporte-ficción" y pensar en qué habría pasado si al menos sólo uno de ellos no hubiera existido jamás. ¿Ha hecho la coexistencia de los tres que la carrera de alguno de ellos no haya sido muchísimo más meteórica y triunfal?

Actualmente sus números son (Roger: 20 GSlam y 28 Masters 1000, Rafa: 19 GSlam y 35 Masters 1000, Novak 16 Grand Slam y 34 Masters 1000). Veamos cómo hubiera sido el palmarés de los principales torneos sin alguno de ellos (en rojo, los finalistas que hubieran ganado el torneo):



1- Qué habría sido del mundo del tenis sin Roger Federer (Basilea, 1981):

*** Torneos de Grand Slam ***



Nota: Seguramente en 2003 Roddick habría ganado el torneo (perdió en semis con Roger).

Como vemos, los grandes beneficiados habrían sido Roddick y Hewitt, ambos de la generación "New Balls, please", la misma que Roger, que fue aniquilada por el suizo en los primeros años de su carrera. Más adelante, gente como Murray o Cilic habría tenido mucho mejor palmarés.

Así sería el palmarés mejorado de algunos:

-Nadal: 22 Grand Slam (3 más), 1 Masters (no tiene aún ninguno ), 9 años número 1 (sería record absoluto) y 40 Masters 1000.
-Djokovic: 17 Grand Slam, 5 Masters, 5 años número 1 (casi igual que el actual) y 37 Masters 1000
-Murray: 6 Grand Slam (3 más), 1 Masters y 1 año número 1
-Hewitt: 3 Grand Slam, 1 Masters y 3 años número 1
-Cilic: 3 Grand Slam (sólo tiene 1)




2- Qué habría sido del mundo del tenis sin Rafael Nadal (Manacor, 1986):

*** Torneos de Grand Slam ***




Nota: Seguramente Roger habría ganado Roland Garros en 2005 y Djokovic en 2013, pues perdieron en semis con Rafa. En 2017, Del Potro podría haber vencido a Anderson

Como vemos, aquí sí hay 2 grandísimos beneficiados, en Roger y Novak, con una inflación exagerada de su palmarés, inalcanzable en el caso de Roger. También Thiem tendría ya 2 GSlam. Como curiosidad, Roger habría conseguido 2 años seguidos el "Grand Slam" (los 4 torneos el mismo año), cosa que sólo ha hecho Rod Laver

Así sería el palmarés mejorado de algunos:

-Federer: 28 Grand Slam (8 más), 6 Masters, 8 años número 1 (récord absoluto sería) y 35 Masters 1000.
-Djokovic: 21 Grand Slam (5 más), 5 Masters, 7 años número 1 y 40 Masters 1000.
-Wawrinka:  4 Grand Slam
-Thiem: 2 Grand Slam y 1 Masters.




3- Qué habría sido del mundo del tenis sin Novak Djokovic (Belgrado, 1987):

*** Torneos de Grand Slam ***




Nota: En 2014 habría ganado Nishikori, que perdió en semis con Novak, ya que Roger se lesionó y no habría podido jugar la final.  Seguramente en 2011 Roger ganaría en Australia a Murray y puede que en 2016. Además, Nadal habría ganado el Open USA en 2018.

Aquí por primera vez hay 3 grandísimos beneficiados, con 5 torneos más cada uno (sobre todo la carrera de Murray ya sería de las mejores de la historia)

Así sería el palmarés mejorado de ellos:

-Federer: 25 Grand Slam, 9 Masters, 7 años número 1 y 33 Masters 1000
-Nadal: 24 Grand Slam, 1 Masters y 7 años número 1 y 42 Masters 1000 (parejísimos ambos)
-Murray: 8 Grand Slam, 1 Masters y 2 años número 1.


Como vemos, se han ido quitando torneos uno a otro, pero se pueden hacer algunas lecturas, como por ejemplo que el palmarés de Novak y Rafa se ha ido creando después del mejor momento de Roger, por lo que sus carreras hubieran sido bastante parecidas a como fueron. En el caso de Rafa, sin embargo, sí ha influido negativamente en las carreras de Roger y Novak, por un lado evitando que Roger se catapultara a los cielos en su mejor momento, y luego evitando que Novak siguiera dominando cuando era imbatible para el resto. En el caso de Novak, les ha quitado por igual a Rafa y a Roger, y bastante, pero se añade una nueva variable, y es Andy Murray (a veces incluido en un posible "Big Four"), al que Novak ha perjudicado enormemente su desarrollo, y seguramente evitado esa inclusión de la que hablábamos.

En cualquier caso, sorprende verlos ahí todavía a los tres, pero no sorprendería demasiado que estuvieramos hablando de lo mismo a final de 2020. Lo que sí es probable es que en el momento que uno se retire, lo hagan pronto los otros dos (lo normal sería que Federer lo dejase en 2020, así que para 2022 es muy probable que veamos el fin de los otros, más aún teniendo en cuenta que la "Next Gen" empieza a apretar fuerte).

14 noviembre, 2019

Mi primer artículo (hace 25 años)

A raíz de una de las últimas entradas en las que desde el futuro hacía cábalas sobre lo que pensarían todos mis antepasados e incluso mi yo antepasado del mundo actual, algunos me han preguntado por el reportaje al que me refería al final, cuando decía:

 "A mí mismo, quién me iba a decir que iba a estar 25 años después de aquel reportaje de la "tromboflautitis aguda", escribiendo tanto, con un ordenador también, pero poniendo esas letras al alcance de todo el mundo..."

Pues bien, me parece que ha llegado el momento de recordarlo desde aquí, haciendo esas cábalas por supuesto de lo que aquel niño pensaría de hasta dónde hemos llegado, de cuánto ha cambiado el mundo desde entonces y de la maravilla que es tener internet:


 INFORME DE UN PERIODISTA

Una avioneta es un medio para llegar a volar muchos metros de altura. El avión también sirve para eso pero si subes mucho te congelas y entonces las alas se le caen al avión y los pasajeros tienen que ser evacuados en paracaídas y al hospital Ceferino Sterrn que está cualificado para realizarle el tratamiento de trombónflautitis aguda a el jugador del ATLÉTICO DE MADRID Kosecki.

Después de serle realizado el tratamiento, el futbolista será evacuado al estadio de fútbol de el NOU CAMP donde tendrá que jugar un partido de fútbol contra el gran equipo de fútbol de el Sanluqueño debido al descenso de el equipo madrileño a la división de caca del fútbol español.

Especialistas han indicado a la crítica que por qué demonios Gil y Kosecki siguen en el equipo de la ciudad donde se encuentra el palacio de la Moncloa. Por otra parte el Atlético tendrá que jugar el partido con 8 jugadores debido al abandono del equipo del resto de sus efectivos a causa de que el señor Gil no les pagaba, además el equipo jugará sin entrenador también a causa de la falta de pago y de la situación tan caótica en que se encuentra el equipo de la ciudad de el Palacio de la Reina y el Rey que viven por allá y que han explicado los motivos a la opinión pública.

Hasta aquí el informe del ILSMO. periodista JAVIER que acaba de entrevistarse con el presidente de el ATLETICO DE MADRID Jesús Gil Repetido que está pensando abandonar el equipo debido a la situación de ese equipo madrileño que va 19º de su liga con 19 puntos.

EL PAIS, 6 de mayo de 1997



Por Cierto: La fecha estaba puesta en el futuro, como un ver el futuro. Se trata de un caso de acierto en un pronóstico, ya que en 1994 era impensable que el Atlético de Madrid descendiera de categoría. Es curioso que sólo 3 años después de la fecha pronosticada, el Atlético bajase a Segunda División.

09 noviembre, 2019

Kurchatovio y otros nombres olvidados

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos tenido que corregir a uno de nuestro mayores, quizá por decir "Las Vascongadas" en vez del País Vasco, "Yugoslavia" en vez de Serbia, o reírnos un poco por usar "Turmix" para nombrar a la batidora o "a dónde vas Fitipaldi" ante alguien que corre mucho.

Sí, el sino de los tiempos cambia, y con ellos los nombres van evolucionando, siendo difíciles de olvidar para los que una vez los aprendieron, por aquello de que la memoria va dispuesta por capas, y una vez ponemos una nueva capa ya es difícil reaprender. Incluso hay nombres que sólo duran un suspiro, pero que aprendemos como papagayos sin saber que durarán tan poco... quizá en plan "un segundo en el paladar y una vida en las cartucheras", que en este caso sería algo como "recitado en un segundo y toda una vida inútilmente en la memoria".

Un caso curioso para mí es el del elemento químico Rutherfordio (el número atómico 104), que cuando llegó a mis manos por primera vez un libro de Química era aún llamado Kurchatovio (por un químico ruso), en una lucha encarnizada entre sus descubridores rusos y el resto de la comunidad por darle un nombre. Como este señor estuvo muy implicado en el desarrollo de bombas atómicas, el nombre fue desechado, y luego por un tiempo fue propuesto el nombre de "Dubnio". Después, mientras se decidía la nomenclatura definitiva, fue llamado Unnilquadio (según la denominación sistemática), por lo que puede que otros que estudiaron a primeros de los 2000 lo llamen así. Finalmente, siguiendo la tónica habitual que intenta evitar nombres relacionados con la bomba atómica, pero siempre buscando algún científico de renombre, el premio se lo llevó Rutherford.

En Química hay otros casos parecidos, de lucha encarnizada por ponerle nombre a algo, como por ejemplo los antiguos Columbio y Casiopeo, que acabaron siendo Niobio y Lutecio. Y actualmente pasa casi con cada nuevo descubrimiento, ya que hay muchos países investigando a la vez para crear nuevos elementos (incluso amañando resultados para llegar antes). Un ejemplo paradigmático es el del elemento 105, que los rusos llamaron Nielsbohrio (evidente que ni hace falta explicar), los estadounidenses Hahnio (por otro químico) y luego la IUPAC propuso Jolioto. Finalmente acabó siendo Dubnio, justo uno de los nombres provisionales que ya había tenido mi Kurchatovio. Años después, Bohr acabó teniendo por fin su "Bohrio" en el elemento 107.

Otro caso curioso es el de los planetas, que en principio parecían seguir el orden de la mitología, pero que a cada descubrimiento pareció seguirle cierta controversia. Así, por ejemplo Urano fue llamado "estrella de Jorge" (en honor a Jorge III de Inglaterra) o Neptuno llamado "Le Verrier" (en honor a su descubridor). A esto le unimos el gran cambio reciente, que significó un trauma para muchos: la degradación de Plutón a "planeta enano", por lo que la retahíla que aprendimos sobre nuestro Sistema Solar, ahora acaba así: "Urano y Neptuno". Punto.

Y qué decir de los países o ciudades que aprendieron, que aprendimos: el Congo Belga, el Zaire, Birmania, Macedonia, Checoslovaquia, Alto Volta, Ceilán, la URSS, Leningrado, Saigón, Pretoria... a muchos aún les cuesta reconocer estos países, o más bien los nuevos surgidos de ahí, pues ya digo que aprender puede ser difícil, pero desaprender lo es aún más. El caso paradigmático (y una locura colectiva) es el de la capital de Kazajistán, que cuando apareció el país aprendimos como Alma-Ata, luego pasando a llamarse Astaná y hace unos meses Nursultán (están locos estos kazajos). Yo me considero ya demasiado mayor para aprender nada más allá de Astaná, así que dejaré a los post-millenials el aprendizaje de la última.



Por otro lado están las marcas, aquel Mister Proper (que ahora se llama Don Limpio), los Petit Suisse (ahora Danonino), el Pryca (que en la provincia de Jaén sigue siendo el nombre del Carrefour tantas décadas después), Airtel (que luego fue Vodafone), Caja Granada (ahora incluida en Bankia), Telefónica (ahora Movistar), la Sevillana (ahora en Endesa) o el Calgonit (ahora Finish). Nos sigue costando bastante a muchos pensar en el nombre nuevo, y eso cuando no seguimos hablando de pesetas en vez de euros (y ha llovido tanto en los últimos casi 18 años...).

En el deporte, por supuesto ha pasado igual, ya sea con los típicos patrocinadores que van cambiando, y que nos dejan grandes nombres de equipos en el pasado como Taugrés Vitoria, Pamesa Valencia, Caja San Fernando, Teka Santander, Elgorriaga Bidasoa, Seattle Supersonics, ONCE, Kelme, Banesto, Larios, etc. Y también sus templos, como el Vicente Calderón, el Luis Sitjar, el Luis Casanova, el Pabellón Araba, o el Ciudad Jardín.

En fin, así es, renovarse o morir, o simplemente ser víctima del escarnio y las bromas de nuestros menores, que quizá para eso están, para creerse ellos los modernos, cuando el tiempo y los acontecimientos también les pasarán por encima algún día, y parezcan tan obsoletos como el que seguía llamando "plata líquida" o "azogue" al Mercurio hace ya siglos, o seguía hablando de "rebobinar" o usando "bizarro" como "valiente" en la actualidad.

Mientras tanto, para mí, y para siempre, el elemento 104, seguirá siendo, cómo no: el Kurchatovio.

03 noviembre, 2019

Los pueblos más bonitos de España, que he visto

Rompiendo una lanza por España y su magnífica belleza y merecimiento de pena, frente a las modas de irse a miles de kilómetros para ver paisajes que tienes a sólo unos cientos por el mero hecho de irse irreverentemente lejos, desde aquí os sugiero conocer también vuestro país, que merece mucho la pena, y no sólo sus playas o sus grandes ciudades sino sus pueblos, que son nuestras raíces, las de todos.

Por provincia y de los que he visitado, estos son (ojo, también depende de los criterios que usemos, pero todos merecen la pena) los pueblos más bonitos de España. En algún caso pondré dos cuando tenga ciertas dudas.

Otro criterio sería el de qué es un pueblo y qué no. En principio voy a poner un límite aproximado en tener 20.000 habitantes ó 5 veces menos población que la capital de provincia, aunque alguno podría superarlos.

Nota: Este será un post vivo, que iré completando conforme visite algunos otros o algún detalle me haga tener más clara la decisión.

Álava: Laguardia (No he estado, pero por lo que dicen es el más bonito)
Albacete: Chinchilla de Monte-Aragón o Alcalá del Júcar
Alicante: Castell de Guadalest
Almería: Adra (Faltaría ver otros como Mojácar o Níjar, que apuntan bien)
Asturias: Llanes
Ávila: Arévalo
Badajoz: Jerez de los Caballeros
Baleares: (No tengo el placer)
Barcelona: Cardona
Burgos: Frías
Cáceres: Trujillo o Garganta La Olla
Cádiz: Olvera o Setenil de las Bodegas
Cantabria: Santillana del Mar
Castellón: Morella o Culla
Ciudad Real: Almagro
Córdoba: Aguilar de la Frontera
Cuenca: Huete
Gerona: Tossa de Mar
Granada: Guadix
Guadalajara: Sigüenza o Cifuentes
Guipúzcoa: Guetaria
Huelva: Moguer
Huesca: Alquézar (Faltaría ver Aínsa)
Jaén: Baeza
La Coruña: Betanzos
La Rioja: Haro
Las Palmas: (No tengo el placer)
León: Astorga
Lérida: Solsona
Lugo: Mondoñedo
Madrid: Chinchón
Málaga: Ronda
Murcia: Lorca
Navarra: Estella
Orense: Ribadavia
Palencia: Carrión de los Condes
Pontevedra: Combarro
Salamanca: La Alberca o Ciudad Rodrigo
Segovia: Pedraza
Sevilla: Carmona
Soria: Medinaceli
Tarragona: Montblanc
Tenerife: (No tengo el placer)
Teruel: Albarracín
Toledo: Tembleque o Consuegra
Valencia: Játiva
Valladolid: Peñafiel
Vizcaya: (Sólo he estado en la capital, aunque he leído bien por ahí sobre Bermeo, Lekeitio y otros)
Zamora: Toro
Zaragoza: Sos del Rey Católico

PD: Ya iré poniendo alguna foto y completando en general con detalles

Por añadir algún enlace, es curioso que después de preparar el post, encontré una lista de los 100 más bonitos de España, donde están la mayoría de los que comento, y otros que no he puesto por estar en 2º ó 3º posición de la provincia (lista)

28 octubre, 2019

Elige es con ge, también en comunicados de intranet

Esta vez me llega de un sitio bastante curioso, la intranet de una multinacional alemana, en su versión en español, a la hora de elegir restaurantes con acuerdo:



En fin, en todos lados, y aquí también: elige es con ge

23 octubre, 2019

Mis peores entradas (1)

En una sociedad en la que todos buscan con frenesí la excelencia, la victoria, el honor del triunfo y ser mejores que los demás; en esta sociedad en la que los perdedores se ocultan avergonzados, en la que todos mostramos sólo lo mejor usando trucos de toda la vida o futuristas filtros; en esta sociedad en la que sólo parece valer y existir el ganador, también tiene, por qué no, que haber sitio para lo peor.

Así, tras poner en marcha un longevo recopilatorio de "mis mejores entradas", que a estas alturas ya ha superado los 42 posts (es que publico uno por cada 25 entradas), creo que ha llegado la hora de hacer la "anti-lista", como quizá podría hacer con muchas de las listas que en estos años he hecho.

Esta vez, simplemente me miro lo contrario al ombligo, que no sé lo que es, porque no lo hago para demostrarme a mí mismo lo mejor y bueno que soy, sino todo lo contrario, para expresar, para recordar aquellas cagadas, aquellas entradas que jamás debí escribir, o que jamás debí publicar, si es que éticamente todos y cada uno de nosotros pudiéramos tener la potestad de privar al mundo de nuestro pensamiento, de una sola divagación, por absurda y poco valiosa que esta pudiera parecer.

En fin, como tampoco quiero extenderme demasiado con esta serie, recordaré, con más o menos extensión, mis peores entradas, comenzando por las 100 primeras. Así que, aunque aún no he pensado el formato, adelante, ahí va:

--Peores post, del 1 al 100 (Abril-2006 a Julio-2007)

Esta época fue la de los comienzos, incluyendo aquel periplo horroroso por "bitacoras.com". Al ser aún un principiante, uno tiene aún el ímpetu de la juventud, y las ideas frescas, pero a la misma vez también comete errores de inexperiencia.

Por ejemplo, publicar un "chungui-post", como Con la máscara puesta, ya que al final sólo tiene sentido el contexto de esos días, no en el general, y probablemente después haya muchas épocas que sí lo merecerían. También encontramos un ejemplo de post regular en Los viejos porteros, que adolece de falta de investigación y se centra en cuatro datos sencillos, lógicamente muy superado por otras entradas o listas posteriores

También hay alguno de esos de arrepentirse, como el homenaje a Ullrich (luego demostrado que se dopó, como todos de aquel entonces), el aplauso al Valencia por tener muchos jugadores españoles (al final es algo anecdótico y puntual) o haber hecho demasiados memes, como el maldito meme de las series,


Si pudiera borrar sólo uno: borraría el de Los viejos porteros, por insulso y anecdótico, pese a que sí tenía ciertas dosis de investigación.

Si pudiera salvar sólo uno: salvaría el del maldito meme de las series, que al fin y al cabo es algo que creaba comunidad entre unos y otros, y también hablaba un poco de mí y de esa época.


En fin, de momento aquí lo dejo, la verdad es que en este año y pico no he encontrado demasiado y supongo que más adelante sí lo haré, pero eso lo dejaremos para futuras entregas...

17 octubre, 2019

El Porcuna en Tercera División (1)

Ya hace unas semanas hablé aquí de la ilusionante temporada futbolística que se presentaba en Porcuna, tras el ascenso del Atlético Porcuna por primera vez a la Tercera División del fútbol español (en una meteórica sucesión de 4 ascensos en 9 años). 

Aunque espero que la cosa vaya para largo, y otros años ya no repetiría algo así, me gustaría hacer al menos unos 4-5 posts repasando este primer año de trayecto entre "los grandes", que en el caso de la provincia de Jaén sí es la "Primera División de Jaén" porque no hay ni un club de la provincia en una división superior. El año que viene esto ya no será posible (espero que Linares y Jaén asciendan de una vez), así que de aquí viene la oportunidad. Vamos allá:

Tras la octava jornada de liga, nos encontramos ya casi en el primer cuarto de la temporada, aún con mucho por decidir, aún con muchos clubes que todavía están sin arrancar y que acabarán arriba, otros que han empezado con fuerza y luego la perderán, y el resto que más o menos ya saben por qué van a acabar luchando.

En cabeza y arrasando de momento: el Linares, también a la cabeza de la provincia de Jaén, y siempre con el ejemplo del año pasado del Real Jaén, que arrasó inmisericordemente con más de 100 puntos y luego cayó aparatosamente tanto en el play-off de campeones como luego en el play-off de repesca, dos oportunidades tiradas que pueden hacer fracasar a cualquier campeón, en esta división que más parece una ratonera, al mismo modo de la Segunda "B" (donde ni quedando primero asciendes seguro). Este año el Jaén va más pausado, pero sigue siendo el gran favorito.

El Atlético Porcuna comenzó con un rotundo triunfo 3-0 en casa ante el Huétor Tájar, pero luego no volvió a ganar la pasada jornada 8, con un meritorio 2-1 en casa ante un Torredonjimeno que estaba en puestos de promoción de ascenso. Entre medias, muchos buenos augurios, mucha lucha, mucho buen hacer, pero siempre el castigo de la derrota por la mínima para los chicos de Fernando Campos, mostrándose así la dureza de una categoría mucho mayor a la del año pasado, que ahora sí que no permite fallo alguno.



El equipo pinta bien, tiene un golaverage sólo de (-2), por ejemplo sólo un gol peor que el 9º y 10º clasificado, y parece que las victorias irán cayendo, por lo que en buena lógica debería salvarse, pero tal y como está la cosa, ir más allá del puesto 12º parece casi imposible. Ahora mismo está en puestos de descenso a Andaluza, pero a un solo punto de la salvación. En lo que respecta a los goleadores, con 2 goles está Sergio Ortiz y con 1 gol Manolillo, Eu, Carrasco, Uceda, Luismi y Manu Tejero.

Por arriba están los que deben estar, y sólo podríamos citar como sorpresas agradables los puestos del Torredonjimeno (8º a 2 puntos de playoff) y Torreperogil (10º a 3 del playoff). Negativamente lo único serían los puestos de los dos almerienses: el Almería B (11º a 3 del descenso, aunque no deja de ser un filial pese a venir de Segunda B) y el Poli Almería (15º a 1 punto del descenso, que tampoco sorprende demasiado). Realmente, entre los 11 primeros están ya todos los favoritos (incluyendo los dos equipos revelación).

Por abajo, parece que los dos Huétor y el Melilla pintan muy mal, clara esperanza para el resto de equipos, ya que sólo bajan seguro los 3 últimos, y el cuarto por la cola sólo bajaría si desciende desde Segunda B el filial del Granada, algo por desgracia bastante probable.



Para terminar, recordar que hoy fue el sorteo de la eliminatoria previa de la Copa del Rey, una competición que este año cambia para volverse la más "inglesa" de la historia, comenzando por 64avos de final como si de un Grand Slam se tratase, y a partido único todo salvo las semifinales. Así, un equipo de fase previa como el Porcuna, podría llegar a semifinales ganando 6 partidos, sí, una quimera, pero a soñar tocan...

En la fase previa compiten 20 equipos, y dentro de ellos el Atlético Porcuna, que disputa por primera vez la Copa del Rey (no sé si precisará pasar la previa para que cuente de verdad, pero ahí está). El partido será el 13 de noviembre, en el campo Municipal de Lebrija frente al Atlético Antoniano. En principio el rival parece bastante superior, ya que está en posición de ascenso a Segunda División "B" en su grupo de Andalucía Occidental, pero nunca se sabe, y la ocasión es única. Esperemos dentro de unas semanas contar un gran triunfo, lo que automáticamente daría la oportunidad de jugar ante un Primera División la primera ronda, en el que sería el partido más importante de la historia del club.

¡Seguimos luchando por este sueño de Tercera!

11 octubre, 2019

Desde el futuro, quién os lo iba a decir

Este es un pequeño mensaje desde el futuro, para tanta gente de mi familia, que jamás hubieran pensado lo que luego ocurrió, lo que llegamos a ver los de después, la evolución de los acontecimientos en Porcuna, en Jaén, Andalucía, España, Europa, el Mundo..., encarnado en personas de cada una de las 15 generaciones de mi familia anteriores a mí, y teniendo muy claro y muy en cuenta que en el futuro también habrá cosas que a mí mismo ahora, nadie podría siquiera atisbar.

Quién le iba a decir a Francisco González Anguita (mi abuelo 14º), allá por 1550 cuando aún era un chavalín, que hoy en día los chicos como él iban a estar todo el día pegados a un cacharro como el teléfono móvil.

Qué curioso sería contarle ahora a Miguel Ruiz Vallejo (mi abuelo 13º), que de él y sus hermanos vienen los Vallejos actuales de Porcuna, como apellido creado pocos años después, privilegio que pocos pueden tener.

Quién le iba a decir a Aparicio Millán Hernández (mi abuelo 12º), que nació y creció en los tiempos de Felipe II, cuando el sol no se ponía en dominios españoles, que ahora seríamos sólo la península y esas pocas islas...

Alucinaría muchísimo Isabel Huertas Gutiérrez (mi abuela 11ª), nacida a finales del siglo XVI, al ver todo lo que una mujer puede hacer hoy, muchísimo más que los hombres de su época, que no podían estudiar, ni votar, ni casi hacer más que trabajar como mulos, sin hablar de sanidad, pensiones...

Qué sorpresa se llevaría Eufrasia Delgado Tejerina (mi abuela 10ª), que allá por el XVII aún conservaba la nobleza de su apellido, si le dijera que hoy haría casi 200 años que nadie lo lleva en su pueblo.

Quién le iba a decir a Maximiano de Huertas Arroyo (mi abuelo 9º), maestro alarife del siglo XVIII, que colaboró en la reconstrucción tras el terremoto de Lisboa de 1755, que hoy en día habría rascacielos de más de 1 kilómetro y ciudades subterráneas.



Curioso sería encontrarse con Pantaleón Heredia (mi abuelo 8º), que por 1752, época del Catastro de Ensenada, administraba la hacienda del jiennense don Pedro de la Barrera y tenía 4 vacas, 4 bueyes, 3 yeguas, 4 jumentas, 1 cerril, 1 cerdo, 5 puercas y 19 lechones, y compararse con hoy, que uno tiene un automóvil, una Thermomix, una bicicleta, una Play Station, una Roomba, una Máquina de afeitar y compra todo en el Mercadona...

Incluso hoy trataría de suertuda a María Josefa Delgado Quero (mi abuela 7ª), que nació en 1722 y murió con 92 años, edad que hoy sigue siendo muy longeva, y que por entonces parecería casi una broma. Sin vacunas, sin casi operaciones, sin seguridad social, sin conocimiento sobre virus y bacterias, seguramente con dieta mediterránea, ella sí que llegó a ser una Matusalén...

Qué lástima no poder haber atendido mejor a Rosa Ramírez Serrano (mi abuela 6ª), que ejercía como costurera, y que murió de sobreparto con sólo 27 años en 1804, hoy seguramente su mal habría sido una anécdota.

Quién le iba a decir a Pedro Herrera López (mi abuelo 5º), que 200 años después su trabajo familiar de confitero "pastelerito" seguiría aún presente en el pueblo.

Nos tomaría por locos Ana María Barrera Glamon (mi abuela 4ª), si le hubiéramos dicho que su historia y sus orígenes franceses serían rescatados 100 años después de su muerte, cuando ya nadie se acordaba de su existencia.

Se sorprendería mucho Manuel Millán Herrador (mi tatarabuelo), de saber que hoy, más de 130 años después de su muerte violenta y posterior aparición fantasmagórica, aún la gente en el pueblo contaría su historia para nunca olvidarla.



Quién le iba a decir a Jesús Pérez García (mi bisabuelo), que hoy, 150 años después de su nacimiento, aún aparecería todos los años su nombre en los Programas de Feria (como "herederos de Jesús Pérez"), y todavía sería recordado como uno de los mejores carpinteros y persona de su época.

Quién les iba a decir a mis 4 abuelos que nos acabaríamos conectando a internet y que viajar sería tan sencillo.

Quién les iba a decir a mis padres, allá por los años de la Guerra, cuando nacieron, que en todas las casas habría luz y agua corriente, y que existirían al alcance de todos, genialidades como la televisión, el frigorífico o el microondas.

A mí mismo, quién me iba a decir que iba a estar 25 años después de aquel reportaje de la "tromboflautitis aguda", escribiendo tanto, con un ordenador también, pero poniendo esas letras al alcance de todo el mundo...

05 octubre, 2019

Futuro demográfico de Porcuna (2)

Hace casi 5 años publiqué algunas estadísticas que hablaban de un futuro demográfico descorazonador para Porcuna, sobre todo en comparación con muchos otros pueblos, que también van en descenso pero menos.

Hoy echaremos un vistazo a un par de estadísticas más que vuelven a ser demoledoras, insistiendo desde aquí a los gobernantes en que algo hay que hacer para frenar la sangría, y es que basta con pensar un poco cuántos de los que ahora vemos en verano por el pueblo están realmente viviendo en él (incluso cuántos están aún empadronados pero pronto dejarán de estarlo).

Primero echemos un vistazo a la lista de pueblos de la provincia de Jaén que tenían mayor porcentaje de mayores de 65 años (la estadística es de 2011, del Instituto de Estadística, así que podría haberse modificado un poco, hacia arriba en casi todos los casos):



Como curiosidad previa, vemos pueblos donde uno de cada tres está jubilado, futuro negro, negro... Pero pasemos a la Porcuna que nos ocupa, y lo que vemos es que se sitúa en el lugar 28º de la lista de pueblos envejecidos, y teniendo en cuenta que los pueblos considerados "en peligro de extinción", suelen tener mayoría de ancianos, ver a Porcuna en una lista en la que sólo aparecen 3 pueblos de más de 3500 habitantes y es clarísimamente el más grande, ya da una sensación de "pequeñez".

Si nos damos cuenta, la mayoría son pueblos considerados desde siempre muy pequeños, algunos son fusiones de pueblos más diminutos, y en general casi ninguno pasaría de "aldea" en el imaginario popular. En estos números nos movemos, lo que es sólo un síntoma más, sin querer decir desde aquí que vayamos a acabar como Santiago-Pontones, pero las tendencias hay que revertirlas antes de que sea tarde...

De hecho, si hablamos de tendencias, recordemos que Porcuna llegó a tener unos 15000 habitantes cuando estalló la Guerra Civil española, y fue quizá uno de los pueblos de Jaén donde más mella hicieron la contienda y la luego terrible posguerra. Pues bien, echemos un vistazo a los pueblos que han perdido más porcentaje de población en Jaén desde 1940 a 2011:




En este caso Porcuna está el 32º, pero observamos que el mayor pueblo que tiene encima es Santiago-Pontones, que supera por poco los 3500 habitantes, es decir, los que más población pierden también eran los más pequeños (ojo, hay varios pueblos que están unidos en el listado, así que alguna cifra podría cambiar). Vemos otra vez muchos pueblos pequeñísimos, e incluso prácticamente aquí tenemos delante la lista de "pueblos en extinción de Jaén", que comprendería todos los que ahí veis con menos de 600-700 habitantes, y con cierta amenaza también para los menores de 1500.

Nuevamente no pretendemos ir mucho más allá de mostrar los datos e indicar la importancia de analizarlos, pero la tendencia es clara, y Porcuna ha perdido más de la mitad de su población desde 1940 (tengamos en cuenta que de esos 6800 casi que había en 2011, ya no queda mucho más de 6000..., así que la cosa sería aún peor).

Para terminar, a modo de curiosidad y como motivo de orgullo (si es que tener más habitantes lo da), aquí tenéis la lista de los 10 pueblos con más habitantes de la provincia de Jaén en 1900, ahí sí vemos un pujante Porcuna, dentro de un grupo en el que hoy día ni sueña estar y ojalá en un futuro al menos atisbe, esta es la liga en la que deberíamos estar jugando (aunque en lo futbolístico este año sí estemos en ella):



Como vemos, incluso si no contamos a la capital, estaría rozando el 7º puesto (su mejor puesto a nivel andaluz lo tuvo aproximadamente en 1920, encontrándose entre los 50 pueblos más grandes de Andalucía). Hoy, 120 años después, la historia sigue ahí, y del poso de "pueblo importante" aún queda, pero de todos es el deber de evitar que se evapore como el polvo.

Aquí os dejo también este muy visual gráfico con toda la evolución de la población en la provincia de Jaén desde 1787 a 2018:



Espero poder contar en unos años que algo hizo cambiar las cosas, y que el frenazo acabó incluso con un crecimiento sorprendente. De momento va a ser imposible pararlo, pues la ley de vida es así, y tenemos muchos más jubilados que menores de 15, pero sí como digo: frenarlo poco a poco, y ojalá sea posible estancarnos en los 4500-5000 habitantes, con eso ya tendríamos mucho ganado.

30 septiembre, 2019

Apuestas deportivas, la nueva droga

Están por todos lados, en cada esquina, dentro de los antiguos casinos de tragaperras, casi en desuso, ahora revitalizados. Están sobre todo en los barrios de gente obrera, cerca de los colegios. Están en la televisión, machaconamente martilleándonos para que juguemos "juega, juega, juega, apuesta, apuesta, apuesta", apelando a lo compulsivo. Están en la radio, están en internet inundando cada click, cada página de paso, cada hipervínculo. Están hasta en la sopa, y aunque deberían ser completamente ilegales, los que gobiernan se lucran con ello, y por supuesto no hacen absolutamente nada para remediarlo. Desde 2011 está regulado el juego online en España (y por tanto, legalizado), y desde 2012 hay empresas operando.

Mientras, nuestros jóvenes se enganchan a las apuestas deportivas, la gente mayor se gasta lo que no tiene, los hombres (porque la mayoría lo son) derrochan lo que deberían haber convertido en pan para su familia, y tantos y tantos entran en la enfermedad de la ludopatía, engullidos por un fantasma que tenía la piel de cordero, que parecía de color de rosa, edulcorado por publicidad plagada de mensajes amigables y personajes famosos prescriptores de inmundicia, que ahora deberían palidecer de vergüenza.

En un vistazo rápido a internet, vemos su modus operandi, sus ganchos:


Estas son 3 de las principales casas. La primera es 888Sport, que con la excusa de concienciar sobre el juego responsable, se ha convertido en patrocinador de la Liga ACB de baloncesto, y que ofrece un bono de hasta 150€.  La segunda es Betstars, que regala también otros 200€. Y la tercera es Betway, que regala también 150€. No, no regalan nada, saben que lo vas a acabar perdiendo todo, y si por casualidad casualidosa ganas, eliminan tu usuario, ¡no saben nada!, como cualquier vulgar casino que expulsa al que gana y premia al que pierde para que no se le vaya y siga despilfarrando, claro...

Hace unos meses leía que 19 de los 20 equipos de la liga de fútbol española tienen un acuerdo de patrocinio con una casa de apuestas, ¡brutal!, incluso la propia Liga de Fútbol Profesional lo tiene, ¡cómo vamos a acabar con el juego si hasta los equipos se forran con ello! ¿Y pretenden evitar que haya amaños en los partidos? Si es que los aficionados somos tontos, y aplaudimos por un lado a nuestro equipo que tiene el nombre de una compañía de apuestas en la camiseta, y por el otro nos quejamos de la creciente ludopatía y de las redes de amaño. No tenemos remedio, nos la están pegando en nuestra cara.

Sí, es una extraña sensación de hipocresía, una sensación de "droga blanda", como si esto sí fuera aceptable como el tabaco, y otros juegos como el casino, las cartas o el bingo fueran cocaína, pero no, todas son igual de malas, en todas se cae y de pocas se sale, así de duro es.

Lo grave es que la mayoría son muy jóvenes, recién cumplidos los 18, emocionados con el deporte, pensando que saben mucho sobre ello, que van a comerse el mundo, que es dinero fácil, y acaban hasta vendiendo el móvil (ojo, con lo que es para ellos el móvil), para poder seguir gastando. Y mientras se cuadruplican las cifras de ludópatas, seguimos riendo la gracia a gente como el Sobera, Coronado, Pedrerol, Cristiano y otros, que precisamente deberían dar ejemplo y no contribuir al enorme daño que esto hace en la sociedad, normalizando el juego.


Cristiano, Carlos Sobera, Roberto Carlos, Pedrerol, José Coronado y 'Maldini', en anuncios de casas de apuestas.  ELDIARIODELAEDUCACIÓN.COM

Mientras, el gobierno simplemente toma un par de medidas y sigue dejando que todo el monte sea orégano, que sigan introduciéndose en todos lados, que sigan abriendo locales, que sigan ametrallándonos con su publicidad machacona, con su mensaje penetrante y psicológicamente estudiado (para eso tienen pasta y a los mejores en lo suyo), porque les da igual, no les perjudica, les da pingües beneficios y encima mueve la economía, ¡qué mejor!

Y termino, echando un vistazo a esas webs que nos hablan de "jugar bien", "juego seguro", y cuyos banners encima aparecen en las webs de las casas de apuestas (cuando no son directamente parte de ellas), en ellas todo parece Los Mundos de Yupi, como si realmente no existiera ningún problema, todos fuéramos muy responsables y jugáramos sonriendo juntos cogidos de la mano, simplemente unos eurillos cada cierto tiempo, como si de echar la Primitiva se tratase, inocentemente... Es como si en la web de Coca-Cola apareciese información sobre "comer bien" (ups, es que aparece), o en las de galletas (que también lo hace), o para colmo, que en la web de Marlboro apareciera algo como "fumar con moderación" o chorradas similares para lavar su imagen que nadie debería creerse, pero lo hacemos.

En fin, la semilla del mal ya está sembrada, y el cáncer se extiende y corre viralmente, se desplaza rápido como un reguero de pólvora que va a provocar antes o después la explosión, aún estamos a tiempo de pararlo, pero como tantas otras cosas importantes de hoy en día: ¿y eso a quién le importa?

26 septiembre, 2019

Por si lo leéis cuando yo no esté

Escribo esto desde el más acá, pero puede que cuando alguien más lo lea, mi voz resuene ya desde el más allá, desde la otra punta, desde el quinto pino.

Es una sensación curiosa, la de hablar desde lo inevitable, lo desconocido, desde otra dimensión inalcanzable para el lector, más allá en el tiempo, o quizá más acá, desde donde ahora lo hago para que sea publicado días alante, cuando a lo mejor ya no exista, no existamos, y sólo el lector lo haga (sería algo en plan: "leo este post, que ya ha sido publicado, luego existo, cosa segura para mí, que no tiene por qué serlo para el que lo escribió").

Pues sí, y realmente siempre tiene uno ese riesgo con todos los posts que deja publicados en el futuro, así que esto vale para cualquiera de ellos, lógicamente. Uno escribe 3 nuevas entradas, que se publicarán este miércoles, luego el lunes que viene y después el viernes de la otra semana, pero... ¿y si la palmo justo el jueves próximo? ¿serían artículos postumos? Supongo que sí, pero son cosas que escribí en vida, por lo que ahí el único que lo lee con retraso es el lector, con un retraso deliberado por mi parte, para espaciar así las entradas, y sin el objetivo de crear realmente algo que sólo deba ser leído en el futuro, por si da la casualidad que esta vez sí es la definitiva.

En fin, como decía, esta vez nuevamente escribo desde el más acá, y si todo va mal, para cuando leáis estas líneas ya no existiré más que en la memoria de las personas, y en unos cuantos tuits o entradas en redes sociales, aparte de las mil y pico entradas del blog. No está mal, pero en cierta manera podría dejar algún tipo de testamento vital, por si acaso...



Donaría el blog, joya de la corona, para que lo tuvieran entre varios y lo continuaran, ya quizá por fin consiguiendo fama y dinero, quién sabe, según los deseos o los objetivos de cada uno (como no tengo hijos, sería para mis cuatro sobrinos). Tendría que donar la cuenta de Twitter, que sirve bastante (esa se la puede quedar cualquier hermano varón, sea político o carnal), la de Instagram, que nadie conoce (esta para las hermanas políticas), y el Facebook, que sin mí no tendría sentido porque sólo sirve para compartir chorradas y mantener en la lista de "amigos" a muchos con los que a veces tienes menos contacto del que deberías, así que encargo a cualquiera de mis primos que lo deje como cuenta "conmemorativa" o algo así, que eso hay que avisarlo a Facebook para que así la mantengan.

El resto, os lo podéis quedar los primeros que sepáis de su existencia, a donde voy o a donde haya podido ir, no me hacen falta. En cuanto a mis posesiones materiales, podría también servir esto de testamento, pero al fin y al cabo, cuando alguien entre en la casa y revise la carpeta morada, encontrará lo que necesita, un testamento no certificado ante notario, pero que tiene completa validez. En principio eso es todo.

Y si la diosa fortuna, el destino y el resto de dioses, incluido Dios, claro, tienen a bien permitirnos vivir unos cuantos días más, aquí estaré, al pie del cañón el próximo lunes con el siguiente post, cómo no, y si ya que están, tienen a bien darnos al menos 40 años más de buena vida rebosante de salud, desde aquí quizá ya los firme, quién sabe, pero eso será algo de lo que hablaremos en unas décadas, por supuesto aquí, en Los Mensajes de Vuestra Botella...

22 septiembre, 2019

Les va a votar su p... madre

En sus distintas versiones, esta es una de las frases que más he leído o escuchado en los últimos días (junto con la de "es nuestro deber votar, y aunque no se lo merezcan, hay que ir"), y la verdad es que es totalmente comprensible.

Salimos a elecciones por año, y aunque es culpa de todos, quizá yo culparía sobre todo a los dos nuevos partidos: Podemos y Ciudadanos, ya que no han sido capaces de entenderse con los viejos partidos, con el bipartidismo con el que casi acaban, pero al que ahora están dando cada vez más vida. El PSOE y PP ya hace mucho que no deberían tener votantes, ya no podemos culparles por esto, ya que habría que culparles por todo lo demás también, y bastante les hemos culpado ya. Ambos han ganado las últimas votaciones y no han conseguido apoyos, quizá debieran haber cedido un poco más, quizá ahora sus votantes deberían dejarles mordiendo el polvo para que se acordaran de la oportunidad perdida.

Las izquierdas están que trinan, por dar una nueva oportunidad a la derecha, y todos y cada uno culpan a los demás de este despropósito, de esta vergüenza que se produce en un país al borde de la recaída en la crisis, de este desastre de la democracia, donde nadie se entiende con nadie, donde nadie negocia, donde nadie concede nada, donde todos se enrocan y buscan posturas exageradas para que el contrario no acepte ninguna propuesta. Así, todos ganan su sueldo durante varios meses sin casi hacer nada, y ahora nos obligan a volver a poner en marcha la maquinaria electoral, y con ella los millones de euros gastados de nuevo.



Por mi parte, ya me he dado de baja para el envío de propaganda electoral, y os animo a hacerlo, es bastante sencillo y sólo precisa tener el certificado digital. La página es: https://sede.ine.gob.es/oposicionPartidos/presentacion, sólo acceded y pulsad para daros de baja, así de sencillo, un simple gesto que va más allá del "Les va a votar su p... madre".

Ya hace meses hablé de las bondades de la abstención, que finalmente no practiqué, aunque no recuerde ya siquiera a quién voté. Esta vez volveremos todos a las andadas, y quizá ejerza mi derecho a la abstención, por qué no, o quizá les vote, o quizá, como decían tantos estos días, les voten sus preciosas madres, o padres, claro...

16 septiembre, 2019

El observador externo de nuestro multiverso

Nos creemos únicos y especiales en nuestra casa, y a nuestra familia únicos e irrepetibles en nuestro barrio. A nuestro barrio el mejor de la ciudad, a la ciudad la escogida en nuestro país, a nuestro país el deseado en nuestro continente y a nuestro continente el más soñado de nuestro planeta, pero...

¿Y si nuestro planeta, galaxia, universo y finalmente multiverso, no fueran más que un objeto que puede ser visible por parte de un simple observador externo?

¿Y si somos tan pequeños que uno o varios observadores externos puedan tenernos casi en la palma de su mano, o en una especie de multiverso de juguete al modo de un trabajo manual de colegio? ¿Nos creeríamos entonces tan únicos y especiales? Pues obviamente sí, pero... si dentro de ese multiverso hay universos infinitos,  ¿no habría también infinitos planetas azules habitables como el nuestro, con sus infinitos magníficos países y sus infinitos y extraordinarios individuos iguales o más maravillosos que nosotros?

Sería curioso verlo ahí, a nuestro observador-no creador externo, que simplemente viene a vernos ahí, sin tener ese vínculo emocional que tendría nuestro Dios creador por haber sido nosotros su obra; no, el observador externo sólo va de paso, hacia otro lugar, y observa nuestro multiverso como si de un objeto curioso se tratara, quizá lo considere valioso, o quizá inútil y reemplazable.

Quizá el observador externo repare en nuestro planeta azul de aquella galaxia lechosa y nos vea ahí, tan extraños, tan únicos, tan repetibles por los millones de trillones de universos, pero tan creídos y tan egocéntricos antropocéntricamente hablando, y tendría lástima de nosotros, ahí, tan solos...





Nosotros hemos mandado por ahí cientos de sondas, cientos de cacharros intentando ir más allá, ver más allá, alcanzar hasta donde se pueda, a sabiendas de que jamás alcanzaremos a ir a donde nos llega la vista, porque nuestros telescopios son infinitamente más potentes que nuestra capacidad para volar por este universo, no ya para siquiera soñar con llegar a otro de los universos del multiverso que ve el observador externo.

Hemos mandado nuestro código genético, las canciones de los Beatles, nuestros pesos y medidas, nuestras matemáticas, siquiera pensando que son un lenguaje universal del multiverso, sin darnos cuenta de que lo que es "ser", "existir" o la "vida" no tienen sentido en tantos otros universos, donde por supuesto hay otras "cosas" que a su modo "existen", "viven" y "son", pero que jamás entenderían nuestras matemáticas, que son simples descriptoras del mundo creadas por nosotros, ni podrían escuchar un Let it Be, ni pretender pesar o medir con nuestros parámetros.

El observador externo nos mira con ternura, cada intento de buscar, de llegar lejos, de perdurar siquiera una vez hayamos sido conocidos por alguien "más allá", mientras nos autodestruimos, de manera que una vez no existamos, haya al otro lado del multiverso otros "seres" que puedan recordarnos, decir: sí, allí hubo un planeta azul maravilloso cuyos elementos integradores fueron causa de su final, fueran lo que fueran...

El observador se va cansando y se tiene que ir a casa que es tarde, y nos mira por últimos segundos, pensando quizá que la próxima vez que mire el multiverso, ni existiremos, porque puede que lo que nosotros llamamos billón de años, para él sea simplemente un minuto, en el caso de poder comparar escalas, y nos plasma en su memoria para siempre haciéndonos pasar a la eternidad, porque sabe que sólo ahí existiremos, porque no quedará rastro ni polvo de nuestra existencia para cuando alguien pudiera habernos detectado en otro de los universos.



Ternura, lástima y también un poco de orgullo, como observador-no creador externo, sin vínculo emocional alguno, que se daría cuenta de nuestro potencial, de nuestras posibilidades, de nuestros buenos sentimientos y de nuestro coraje cuando queremos enfocarlos hacia metas constructivas, y en cierta manera le imbuimos admiración por nosotros, a un ente observador externo que ni siquiera sabe lo que son los sentimientos, el coraje o la admiración que nosotros entendemos, pero que aun no sintiendo nada, es sensible a determinados pulsos electromagnéticos, que podríamos llamar, y eso, en su inefable naturaleza, es lo mismo que el sentido a la nuestra.

Y por última vez mira de reojo y se va, a sabiendas de que nos recuerda, dejando ir nuestro multiverso, caminando de vuelta a casa. Quizá mañana cuando vuelva a pasar por ahí, nosotros no existamos, nuestra galaxia y universo tampoco, y puede que en unos días ni el multiverso quede ya, y entonces se acordará de cuán preciosos éramos, porque ya no quedará multiverso alguno que admirar, y su vida será vacía y aburrida, siempre como observador externo que era, trabajo no remunerado que sin duda sería codiciadísimo en su sociedad.